BLOGS

¡Socorro, tengo el ojo más grande que la muñeca! La deformidad de género en 'Frozen'

29/12/2013 09:52 CET | Actualizado 28/02/2014 11:12 CET

No puedo añadir demasiado a las críticas sobre los roles de género en las películas Disney. Pero quiero actualizar mi serie sobre la deformación de género de la factoría de animación. El último en unirse a la lista es Frozen.

Justo cuando me estaba planteando cuáles eran las dimensiones de los personajes supuestamente humanos, el guión me ofreció el punto álgido del deformismo: un mano a mano romántico con la composición perfecta para comparar los ojos y las muñecas.

2013-12-18-17.jpg

Con los guantes no se pueden comparar las manos exactamente, pero te puedes hacer una idea. ¿Y los ojos? Sí, los de ella son de un diámetro mayor que su muñeca:

2013-12-18-23.jpg

Los ojos gigantes y las manos pequeñas simbolizan la feminidad en Disneylandia.

Y ya que estoy, voy a incluir Brave en la serie. A no ser que se me haya pasado, no hay ninguna historia de amor con la protagonista de la película, pero aquí tenéis una comparación muy pertinente con sus padres:

2013-12-18-32.jpg

No me digáis que la explicación son las diferencias genéticas entre los clanes rivales de los que proceden los padres de Merida.

Como empecé a quejarme de esto con Tangled, he actualizado el artículo para incluir Gnomeo and Juliet. Puedes leer esos posts para ver más enlaces a investigaciones sobre este tema (y también este estudio sobre deformidad humana frente a deformidad animal, de Lisa Wade). Estas son las imágenes principales. De Tangled:

2013-12-18-33.jpg

De Gnomeo:

2013-12-18-41.jpg

Llegados a este punto las evidencias sugieren que Disney tiende a hacer composiciones en las que las manos de las mujeres son muy pequeñas comparadas con las de los hombres, especialmente si mantienen una relación romántica.

ADDENDUM: MUÑECAS A TAMAÑO REAL

¿En qué se diferencian las muñecas de los hombres y las mujeres reales? He analizado siete trabajos que van desde el síndrome del túnel carpiano hasta el dominio del judo, y he observado que la media para las mujeres está entre 15,4 cm y 16,3 cm, y para hombres, entre 17,5 y 18,1 cm (en ambos casos, los del equipo de judo tenían las muñecas más grades).

También me encontré con este estudio antropométrico genial del personal del Ejército de EEUU desde 1988. En esa muestra (casi 4.000, elegidos para representar la composición de edad, género y etnias del Ejército), la media era de 15,1 para mujeres y 17,4 para hombres. Basándome en los percentiles detallados listados, he preparado este gráfico con las distribuciones:

2013-12-18-graph123.jpg

La diferencia entre las muñecas de hombres y mujeres es de 2,3 cm de media, o un ratio de 1,15-1. Si se toma a la mujer con la muñeca más pequeña (12,9 cm) y al hombre con la más grande (20,4), la diferencia es sin embargo de 7,5 centímetro o un ratio de 1,6 a 1. No puedo hackear los servidores de Disney con una cinta métrica para compararlas directamente, pero por las imágenes parece evidente que estas parejas tienen más diferencias que las más extremas en el Ejército estadounidense.

Este post se publicó originalmente en Family Inequality y en thesocietypages.org.