Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Pilar García de la Granja Headshot

El partido republicano contra Trump

Publicado: Actualizado:
TRUMP
Brian Snyder / Reuters
Imprimir

La división es evidente desde hace prácticamente seis meses. En el escenario de los primeros debates televisivos el magnate neoyorquino Donald Trump -nacido y crecido en el barrio de Queens- siempre llevó la voz cantante. Sus adversarios en el GOP (Great Old Party) se pasaron meses defendiéndose de sus acusaciones y teniendo que salir al paso de sus planteamientos políticos. "El que da primero da dos veces" parece haber sido la máxima de Trump quien, efectivamente ha sido hasta el momento el más efectivo de los candidatos republicanos.

Sus propuestas, tan estridentes como el protagonista: desde el famoso "muro con México, que pagará México", hasta la expulsión de los inmigrantes ilegales de Estados Unidos - cerca de 11 millones-, o sus planteamientos para que las empresas de EE.UU. fabriquen en EE.UU. y no en el resto del mundo, están convenciendo a millones de estadounidenses.

De hecho, se cree que hay una base de entre un 30-35% de votantes republicanos que son fieles a Trump "diga lo que diga". Una base que se amplía mucho mas dependiendo de los Estados. En Nueva York, por ejemplo, mas del 50% de los votantes registrados votaron por él. En todo caso, salvo en contados estados, Donald Trump ha ganado hasta ahora en la gran mayoría y este martes, el cuatro supermartes, se prepara para obtener victorias en Pensilvania (77 delegados), Maryland (38 delegados), Delaware (16 delegados), Rhode Island (19 delegados) y en Connecticut (28 delegados).

Por ello, porque el Partido Republicano no sabe qué hacer para pararle los pies, se une en un último esfuerzo que será titánico: desde este domingo por la noche las campañas de Ted Cruz y John Kasich se unen en un intento de conseguir al menos, consolidarse en el Medio Oeste y en California. Aunque lo tienen muy complicado.

Matemáticamente imposible es ya que Cruz-Kasich consigan el número de 1.273delegados para la Convención de Cleveland del próximo 18 de Julio. Hasta este martes 26 de Abril, Trump cuenta con 845, Cruz con 559 y Kasich con 148. Una convención que será "Contestada" es decir, que si Trump no consigue el número de delegados y llega a la convención con menos de los necesarios -en segunda vuelta el voto es libre-, el GOP presentará otro candidato.

En todo caso, el Partido Republicano ya está roto en dos. Trump ha dicho que si le hacen trampas se presentará como independiente, lo que ha hecho regresar el "miedo Ross Perot", mientras que si no le apoyan en las Presidenciales, la Casa Blanca será presumiblemente para Hillary Clinton.

Así las cosas, ¿quienes son los votantes de Donald Trump?. Pese a que el común de los mortales cree que son blancos, de clase baja, con pocos ingresos - lo que la progresía denomina White trash (basura blanca), una encuesta de The Economist de la semana pasada asegura todo lo contrario.

trump support

El votante masivo de Donald Trump tiene unos ingresos superiores a 50.000 dólares al año. Solo el 16% de sus votantes tienen educación hasta el bachillerato o menos. Graduados universitarios y con postgrado son el 43% de sus votantes, mientras que aquellos cuyos ingresos anuales son menores a 50.000 dólares suman solamente el 29%, frente a sus electores por encima de 50.000 dólares anuales, que son son el 69% del total. Traducción: los votantes de Trump son clase media, media alta cansados de los políticos "tradicionales" con estudios superiores y que quieren algo así como una "segunda revolución". Podríamos decir que coinciden con los votantes de Bernie Sanders, también en su mayoría blancos, con estudios superiores y cansados del actual establishment político.

La cuestión es si los dos candidatos restantes (Cruz/Kasich) son capaces de ganar estados tan importantes como los de Filadelfia, Maryland, Connecticut, Delaware, e incluso California - con 173 delegados en liza) para evitar que Trump se alce con los delegados necesarios. De no ser así, el GOP no tendrá más remedio que apoyar a Trump.