BLOGS

Botín entierra el debut de Pedro Sánchez

10/09/2014 14:01 CEST | Actualizado 10/11/2014 11:12 CET

¡Vaya faena! Eso es lo que le ha hecho el banquero número uno de España y América Latina a Pedro Sánchez, el secretario general del PSOE, que se estrenaba hoy ante Rajoy. Poco antes de las nueve de la mañana, entraban Sánchez y Antonio Hernando al Congreso, cuando han sido informados por un periodista de que Botín había muerto. "Llegan Sánchez y Hernando y se muere Botín. Ni nos ha dado tiempo a respirar", reconoce irónicamente el nuevo portavoz socialista, resignado a que su primer cuerpo a cuerpo con Soraya Saénz de Santamaría quede sepultado por la noticia del día. "Ya les he dicho a Alfonso Alonso y a Carlos Floriano que hoy la sesión de control no iba a tener ningún eco, porque a la prensa solo le interesa Botín", apunta el diputado popular, Vicente Martínez Pujalte.

Rajoy, efectivamente, no tenía ánimo para sesiones de control. Estaba tan ensimismado evaluando el impacto económico que tendrá la sucesión en el banco top del país y en la pérdida del principal interlocutor del poder bancario, tanto dentro como fuera de España, que no ha tenido tiempo de reparar en el señor que a partir de ahora se sentará en el puesto de Rubalcaba. Sánchez ha aprovechado y se ha levantado del escaño para acercarse a saludar al presidente y a la vicepresidenta. Ha sido Saénz de Santamaría la que ha dado en el brazo a Rajoy para que reaccionara ante la presencia de Sánchez, que esperaba de pie delante de él, algo que los socialistas han visto como una "desconsideración". El debate ha pasado sin pena ni gloria. el nuevo líder del PSOE ha despachado su primera sesión de control. El nuevo líder del PSOE ha despachado su primera sesión de control, con el PP encantado con él y los suyos "justitos de emociones, sin mucho entusiasmo", tal y como se manifiesta un colega de su generación, mientras para los seniors "ha tenido un buen tono y dos aciertos, levantarse a saludar a Rajoy y no ser agresivo ni brutal con la crisis económica".

La muerte de Botín ha provocado el milagro de ver a Rajoy pararse intencionadamente con la prensa para alabar con más de una frase la figura del poderoso banquero. No ha ocultado el shock en que se encontraba. "Ha sido un mazazo", ha reconocido con naturalidad, mientras ponía en valor su figura, mucho más locuaz de lo que acostumbra. Algunos periodistas aseguran que se le aguaban los ojos. Estaba tan blando que hasta ha sido generoso con Ana Botella, a la que ha calificado de gran alcaldesa. Eso sí, ni una palabra sobre el nuevo líder de los socialistas.

Botín ha monopolizado las conversaciones también en los pasillos, antes y después de la primera sesión de control de la temporada otoño. A medida que iba llegando el goteo sobre las circunstancias de su muerte, sus señorías no podían reprimir los comentarios. "Son fríos y calculadores hasta en la muerte. Mira que comunicarlo a través de la CNMV, en un hecho relevante, demuestra que el negocio es lo primero", decía un destacado socialista. Cuando se han enterado de que el banquero murió en la noche de ayer, han arreciado las especulaciones. "Si han necesitado tantas horas es que igual no estaba bien atada la sucesión con Ana P." O "habrán tenido que considerar el impacto en varias bolsas internacionales y las horas de apertura y de cierre". "En el sitio donde más lo van a sentir es en Cantabria. ¿Qué va a pasar con el centro Botín, que era el gran proyecto de Emilio para Santander?", se preguntaba un diputado de allí. Y lo más importante, unos cuantos diputados de los que han sido ministros o han tenido cargos relevantes en distintas instituciones, mantienen una opinión unánime sobre Ana Patricia Botín: "Será implacable. Tan dura, o más, que el padre. Para eso está educada desde que nació".