Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Pilar Portero y Ana Cañil Headshot

¿De verdad se va a ir Pablo Iglesias?

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-11-16-1479295275-5860581-636144685529806648.jpg
Foto: EFE

Se ha extendido como la peste en Podemos y aledaños una afirmación que ha ido ganando intensidad en las últimas semanas: "Pablo puede irse a medio plazo". Circula entre diputados cercanos a la cúpula y hasta en ámbitos regionales, y lo han comprado tanto los errejonistas como los pablistas y los anticapitalistas, ahora tan en auge. El think tank de Iglesias -la unidad de análisis que elabora los argumentarios- se ha encontrado con que parte de la mercancía se vende bien. "Lo que le gusta a Pablo es estudiar, profundizar en la parte intelectual, lo que se le hace muy difícil con la vorágine en la que se mueve", asegura un colaborador que ha pasado mucho tiempo a su lado. "Que le paren por la calle para alabarle, o lo contrario, le cansa. No le interesa la gente, en el sentido de que se siente más cómodo con sus libros y sus escritos", explica la misma fuente.

"Si quiere que la organización crezca, él tendrá que dar un paso atrás. Si no lo ha hecho ya, es por no dejar tirado a su equipo y organizar la sucesión para no dejar el partido en manos de Íñigo Errejón. Irene Montero no cuaja, Echenique no es de su confianza. ¿Alberto Garzón? Eso quisiera él. El que lleva tiempo trabajándoselo es Ramón Espinar", reflexiona un independiente que rechaza posicionarse en un bando determinado y al que le sorprende la falta de pudor del nuevo secretario general de Podemos en Madrid, que ha declarado la necesidad de superar la dependencia de Pablo Iglesias a este mismo medio.

La victoria de Ramón Espinar en Madrid solo ha profundizado en la herida. "La fractura es total desde el momento en que Íñigo presenta la lista de Rita Maestre y Tania Sánchez sin avisar. Antes, la relación era tensa, ahora es inexistente", confirma uno de los hombres de confianza de Errejón. A pesar del serio revés y de las declaraciones de Errejón, insinuando que no disputará el liderazgo a Iglesias, en las filas del número dos de Podemos no se dan por vencidos y ya están preparando una ponencia a la que buscan sumar a destacados socios del partido en toda España. "A Pablo lo que más le excita es la pugna con Errejón. Siempre la han tenido. Al principio era una medio broma entre ellos, pero ahora se ha convertido en un aliciente".

Si Errejón elaborara una posición clara en Vistalegre II, ¿de qué lado estarían los Ada Colau, Xavi Domènech, Mónica Oltra o el juez Juan Pedro Yllanes? ¿Con Pablo Iglesias o con él?

Los 88 votos que la anticapitalista Isabel Serra sacó a Espinar en las primarias son la cifra que usan tanto los anticapitalistas como los errejonistas para señalar como ganadora moral de las primarias a Serra, con 13.774.00 votos, 51.72%, frente a los 13686.00 votos, 50.82%, de Espinar. El ejercicio de poder de Izquierda Anticapitalista no se ha hecho esperar. Teresa Rodríguez, la líder de esa corriente en Andalucía, ya ha anunciado que Podemos Andalucía se constituye como organización autónoma, con sus propias cuotas de autogobierno. "Han vendido el partido a los anticapitalistas, ellos verán", suelta con resignación un cargo del partido que sabe que después de Teresa Rodríguez y de Echenique en Aragón, no habrá quien pare la federalización de Podemos, lo que resta a la cúpula ese poder absoluto que ha ejercido hasta ahora.

Vistalegre II en enero

A la vista de lo anterior, da igual que el mundo gire bajo la batuta de un personaje siniestro como Trump o que Rajoy se instale cómodamente en La Moncloa para sus próximos cuatro años. La izquierda se destroza con igual brío fuera de nuestras fronteras y dentro. Si alguien pensó que con el despiece en el matadero que los socialistas se han aplicado a sí mismos se acababa la tristeza entre las fuerzas progresistas, ya puede ir abandonando sus esperanzas. Podemos no va a decepcionar en tensiones. Hasta su próximo Congreso, Vistalegre II -en enero, para aprovechar el tirón de los pablistas, no sea que se disipe el impacto- veremos de todo.

Mientras, el entorno de Iglesias deja que se extienda eso de que "Pablo puede irse", y lo asombroso es que los "errejonistas se lo compran". Esa será una primera parte de la batalla, aquí de boquilla todos están dispuestos a irse. Desde Rajoy -que si no le aprueban los presupuestos, se larga y convoca nuevas elecciones- a Iglesias.

El think tank de Iglesias

El núcleo duro pablista, formado por Irene Montero, Juanma del Olmo o Rafael Mayoral -los encargados de que a Iglesias le molesten las menos cosas posibles y quienes han desplazado a los errejonistas a base de susurrarle al oído lo de "Íñigo te quiere quitar la organización" durante día y noche, tienen muy claro que antes los pactos con Izquierda Anticapitalista que con Errejón. Alrededor del líder ya solo queda el propio Íñigo. Y eso aunque pagarán el peaje, porque no en vano, Isabel Serra, la número dos en la lista por Madrid detrás de Espinar, ha sacado más votos que el senador que un día tuvo una vivienda de protección oficial.

A los anticapitalistas -con posos del trotskismo latentes- también les es más fácil entenderse en la terminología con el grupo que pilota la unidad de análisis que lidera Francis Gil -orígenes en CCOO y PCE- con Laura Arroyo y Pedro Honrubia. Hace tiempo que desplazaron a tipos como Jorge Moruno. Este centro de cerebros analíticos hace los argumentarios. En las próximas semanas, hasta Vistalegre II, todo o casi todo lo que salga de la boca de los Del Olmo, Mayoral o Montero habrá sido elaborado por la unidad de análisis, capaces de hacer creer a sus compradores que el discurso lo han elaborado ellos mismos.

2016-11-16-1479296584-7805657-636142133790190669.jpg
Foto: EFE

Por su parte, los discípulos de Errejón siguen en la brecha, aún proclamando que "Íñigo jamás va a enfrentarse a Pablo por el liderazgo", pero confían en que, de cara a Vistalegre II, Errejón y Moruno -más su grupo de profesores caídos en desdicha por blandos y plurales ante el regreso de la lucha de clases- sean capaces de elaborar una posición, plasmada en un documento, donde retraten que la organización fue creada con otras miras -"Ni de izquierdas ni de derechas, son términos viejunos, ¿recuerdan?"- y que otros líderes autonómicos, personalidades destacadas de la alianza con Podemos, se retraten.

Los aliados también tienen que elegir entre papá y mamá

Si Errejón elaborara una posición clara, ¿dónde estarían los Ada Colau, Xavi Domènech, Mónica Oltra, el juez Juan Pedro Yllanes? ¿Se retratarían en la línea de Pablo y los Anticapitalistas, más los restos de Izquierda Unida-PCE o con la línea de Errejón? E incluso Pablo Echenique -para unos pocos la tercera vía entre Errejón e Iglesias- tendría que elegir "entre papá y mamá", como él mismo ha bromeado alguna vez.

Lo asombroso de todo es pensar que se creen más los errejonistas que los pablistas la amenaza sin concretar de que Pablo se puede ir. Se niegan a imaginar que es más fácil que antes se largue el propio Errejón que Iglesias, un tipo bien soportado por reglas heredadas de los partidos de izquierda más orgánicos y estructurados, el aparato puro y duro que tanta grima daba a los idealistas del 15M y que lentamente se va implantando en la organización.