Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Pilar Portero y Ana Cañil Headshot

La agenda oculta de Rajoy

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-07-27-1469608281-9139449-6360453533106029221.jpg
Foto: EFE

Ni el PP ni Moncloa están manteniendo estos días contactos con PSOE y Ciudadanos ni se les ha ofrecido propuestas concretas para suavizar la reforma de la ley laboral, la educativa o la de Seguridad Ciudadana, al contrario de lo que afirma sin sonrojo Javier Maroto en los medios o insinúa el propio presidente en funciones. Eso es lo que aseguran fuentes de la dirección tanto del PSOE como de Ciudadanos a El Huffington Post. La sensación de ambas cúpulas es que Rajoy podría estar buscando la convocatoria de unas terceras elecciones inculpando a Sánchez y Rivera de dinamitar un Gobierno presidido por él. "Sencillamente, no está dispuesto a afrontar una legislatura en minoría, con 137 diputados y teniendo que negociar cada día con todos los partidos. Quiere que PSOE y Ciudadanos le otorguen la mayoría absoluta que no le han dado los votantes. Mienten cada vez que dicen que nos están ofreciendo reformas. Nada, no han propuesto absolutamente nada", recalca uno de los hombres más cercanos al líder socialista.

Mientras, se abre camino la idea de que la pasividad de Rajoy solo persigue unas terceras elecciones que le acerque a los 160-170 escaños, para no soportar un Gobierno en minoría con los becarios Sanchez, Rivera e Iglesias molestándole.

Las preguntas-contacto de Hernando

"Los únicos contactos que hemos mantenido con el PP fueron para negociar la mesa del Congreso y posteriormente para pedir explicaciones por no informarnos del voto nacionalista. Pero durante este largo fin de semana no nos ha llamado nadie. No hay ofertas de ningún tipo", asegura un dirigente de confianza de Rivera. Solo Rafael Hernando, portavoz popular en el Congreso, ha telefoneado un par de veces para comprobar si siguen empeñados en mantener su postura. La conversación es '¿Qué tal, habéis cambiado de opinión? Pues no, nos abstendremos, pero no vamos a apoyar a Rajoy'. "Ya se lo hemos dicho, o habrá un Gobierno monocolor o no habrá, porque con el actual líder del PP es imposible que votemos sí", insisten desde el círculo de Rivera . "Lo de 'discretos contactos' no es cierto, como tampoco que haya presión por parte de grupos económicos o financieros por encargo del presidente en funciones", tal y como apostilla la misma fuente de Ciudadanos. La misma constestación que otro miembro del equipo del secretario general socialista: "Sería el mayor error que podría cometer Rajoy, porque ningún político va a ser sensible a lo que le diga el presidente de una gran empresa. Por eso no hemos recibido ni una sola llamada en ese sentido".

A Ciudadanos le abrasaría ligarse al presidente de un partido investigado por corrupción al que su afán por perpetuarse en Moncloa a cualquier precio se comienza a interpretar como un seguro de vida ante el avance judicial.

En el entorno de Sánchez se explora la posibilidad de convocar una rueda de prensa conjunta con Rivera para dejar las cosas claras y explicar que ni han sido llamados ni han recibido la más mínima oferta. "Ojalá hubiese sido así, eso demostraría que Rajoy tiene interés en formar Gobierno. Por ahora lo único que sabemos es que es el político más antipatriota de España, porque antepone sus intereses personales a los del país. Es evidente que el único escollo tanto para nosotros como para Ciudadanos es él. Si hubiera que apoyar a otro presidente, las cosas cambiarían", explican los asesores de Sánchez. "Sin Rajoy como candidato todo sería diferente. Un partido que busca la regeneración no puede ligar su nombre al suyo", insisten desde Ciudadanos. Les abrasaría ligarse al presidente de un partido investigado por corrupción al que su afán por perpetuarse en Moncloa a cualquier precio se comienza a interpretar como un seguro de vida ante el avance judicial.

De llegar a producirse la hipotética rueda de prensa conjunta, por ahora en el limbo, Pablo Casado no las pasaría tan canutas cuando le piden que salga a defender ante los medios unos contactos inexistentes. Y es que los que sí hablan entre ellos son PSOE y Ciudadanos, no tan intensamente como cuando negociaban tras el 20-D, pero sí en voz baja. En ambas formaciones no ocultan la buena sintonía existente entre Pedro Sánchez y Albert Rivera, a pesar de lo catatónico que se encuentra el socialista tras el 26-J, pues "tiene a los barones al acecho, sin la libertad de movimientos necesaria para actuar como debería", tal y como señalan con preocupación en su propio partido.

2016-07-27-1469608470-5145116-Capturadepantalla20160727alas10.33.45.jpg
Foto: EFE

Sin apoyo mediático

Ni Sánchez ni Rivera tienen el apoyo mediático del que actualmente goza el PP. Por eso la jugada de los populares transmitiendo a la ciudadanía que son los otros los rechazan los acuerdos está calando. Dada la inesperada subida en las segundas elecciones, en Moncloa ya están pensando que en unas terceras elecciones podrían alcanzar entre 160 y 170 escaños, con los que gobernar cómodamente. Un cálculo que, ante el hartazgo de la población solo de pensar en unos nuevos comicios, puede no ser tan cuento de la lechera.

Ni tan siquiera la guerra de manifiestos desatada estos días, casi todos nacidos de círculos próximos a los socialistas, tiene visos de influir. "Nuestra posición está fijada por un comité federal y eso no hay manifiesto que lo pueda variar. Es lo que va a trasladar Pedro Sánchez al monarca. El rey no puede pedir nada más allá de su mandato constitucional. El que tendrá que dar explicaciones es Rajoy sobre por qué en lugar de trabajar para lograr una mayoría no está haciendo nada. Suya es la iniciativa y la obligación", dice en el PSOE uno de los máximos apoyos de Sánchez.