Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Pilar Portero y Ana Cañil Headshot

Rajoy, a por la tercera legislatura

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-12-01-1480616323-9969698-636160961296502201.jpg
Foto: EFE

El presidente del Gobierno puede lograr un hito en la derecha: superar a Aznar logrando ser elegido por tercera vez como presidente. El sueño, que hasta ahora parecía una quimera, comienza a hacerse realidad. A pesar de que el PP es el partido más envejecido de Europa y la democracia interna brilla por su ausencia, en el contexto actual se atisban síntomas que podrían conducir a que Rajoy vea cumplida su ilusión. "Nunca ha sido partidario de las dos legislaturas como Zapatero o Aznar, y por lo pronto, ya va a por la segunda y sin rival en el horizonte. Porque en este año sin gobierno ha logrado tomar distancia del resto de partidos y consolidarse, a pesar de lo cuestionado que estaba. Su táctica de resistencia pasiva ha dado frutos", reflexiona un político, colega del presidente, que le conoce desde hace más de 30 años.

El contexto internacional le sonríe

La foto de los líderes europeos con Obama no hace ni 15 días era elocuente. Rajoy destacaba entre el resto. Ha pasado de ser el último de la fila a situarse a la cabeza. Es el que tiene un futuro a medio plazo más asegurado entre sus homólogos. El referéndum sobre la reforma de la Constitución al que se enfrenta Mateo Renzi en Italia este fin de semana medirá su fortaleza, sobre la que hay serias dudas. La ultraderecha de Norbert Hofer en Austria podría ganar la elecciones, convirtiéndose en el primer partido de ultraderecha en gobernar un país europeo en décadas. En Francia, todos los ojos están puestos en que la derecha recalcitrante de Fillon frene a Le Pen. Y Merkel tendrá que luchar por su cuarto mandato durante los nueve próximos meses.

2016-12-01-1480616545-17299-Capturadepantalla20161201alas19.21.54.jpg
Foto: EFE

La oposición a dos velas

Tal y como advirtió en el discurso de investidura y repite cada vez que interviene en el Congreso, Rajoy no va a cambiar su política económica ni un milímetro. La idea con que justificaron Ciudadanos y el PSOE el 'sí' y la abstención aduciendo que harían hincar la rodilla a Rajoy habrá que ver si se sostiene. Ambos partidos están a merced de las concesiones que tenga a bien su señor otorgar, con la balanza siempre del lado del Ejecutivo. Rajoy acaba de pactar subir un 8% el salario mínimo con el PSOE. Es el titular que necesitaban los socialistas para aprobar el techo de gasto primero y los presupuestos después. Pecata minuta para lo que tendrán que tragar.

Aunque para tragaderas, las de Ciudadanos, que se está comiendo con patatas el documento que vertebraba su pacto con el PP. De no aceptar una bajada del techo a comulgar con ello, como también han hecho con el ultimátum para que no prescribiera la amnistía fiscal.

Ahora se entiende por qué el PSOE renunció a exigir condiciones para la abstención. Sabía que lo más probable era acabar haciendo el ridículo y tener que aguantar que le restregaran durante toda la legislatura el incumplimiento del pacto, como a Ciudadanos. Hasta ayer, la única concesión del presidente a sus socios había sido retirar las reválidas de la LOMCE. Ahora se pueden colgar la medalla del 8% de subida del SMI y dar las gracias por el detallazo.

La izquierda matándose y Ciudadanos fuera de juego

El Congreso se asemeja cada vez más a un circo romano en el que los gladiadores se matan entre sí mientras el emperador observa desde el trono el espectáculo. Mientras Pablo Iglesias e Íñigo Errejón concentran sus esfuerzos en minarse mutuamente y la gestora del PSOE se afana en continuar perdiendo votantes, Rajoy se frota las manos consciente de que convertir a Iglesias en líder de Podemos le asegura un tercer mandato.

2016-12-01-1480616734-2929230-636161143964186172.jpg
Foto: EFE

Con Ciudadanos está siendo igual de fácil. Las huestes de Albert Rivera en el Congreso están encantados de ser amigos de los hermanos mayores. Las palmaditas en la espalda que Álvaro Nadal le da a Toni Roldán y que inflan de orgullo al joven economista solo son un ejemplo del colegueo que se ha instalado entre ambos grupos y que está haciendo más suave de tragar el ninguneo constante al que Rajoy somete a Rivera. Como si los cafés compartidos de media mañana entre portavoces de uno y otro grupo fueran suficientes para restar importancia a que se les trate como un cero a la izquierda.

2016-12-01-1480616864-4897321-636160961309294283.jpg
Foto: EFE

El mejor candidato, Rajoy

En olor de multitudes. Así será reelegido Rajoy en el Congreso del partido que se celebrará en febrero. Sin primarias ni una sola grieta por la que dejar pasar a los críticos dentro del partido capitaneados por Aznar, sobre el que planea la incógnita de si seguirá siendo presidente de honor o dimitirá como último acto de protesta.

Ya nadie habla de modernizar el partido a pesar de que el voto joven se les esté escapado del todo y cuente con un voto envejecido. Queda la esperanza de que, tras neutralizar a Ciudadanos durante la actual legislatura, regresen los nietos pródigos, este votante joven y moderno que se está asentado en el partido de Albert Rivera. Así que Feijóo y Saénz de Santamaría tendrán que seguir esperando. Como apunta uno de sus asesores, y demuestra su trayectoria, "a Rajoy le gusta que se agoten los tiempos y ahora, con mayor tranquilidad a su alrededor, porque no hay que ocultar que la desaparición de Rita Barbera le ha dado tregua en cuanto al uso mediático de la corrupción, no va a convocar elecciones anticipadas".

Los datos económicos

"Hay otro asunto que favorece a Rajoy en este momento y es que la situación económica con que ha empezado ahora es mucho mejor que la de hace cinco años. Las políticas de austeridad no son el primer eje", apunta orgulloso un colaborar del presidente. En el último informe del Banco de España se destaca el 'vigor' de la economía gracias al consumo privado, que está tirando del PIB. Un optimismo económico que se sitúa frente al pesimismo laboral que expresan los españoles en las encuestas. No obstante, la sustitución de empleo de calidad por contratos basura sigue aumentando, lo que permite a Rajoy alardear también de creación de empleo a pesar de que quedan 1,6 millones de empleos por recuperar. Unos datos que enarbola en la tribuna del Congreso como la bandera de un cruzado de la recuperación económica.