BLOGS

¿Cuál es el peor error que puedes cometer al negociar tu salario?

01/03/2017 18:47 CET | Actualizado 15/03/2017 11:32 CET

Getty Images/iStockphoto

Escrito por Javier Fernández

Pides un error y te voy a dar un error.

El error número 1, el más grave con diferencia en una negociación, de lo que sea, es que la otra parte perciba de ti una gran necesidad.

En el momento que la otra parte ve en ti la necesidad sabe que, perdona la expresión, te tiene cogido por las pelotas y no te va a soltar. Ahí tienes el error que creo más importante. No muestres excesivo interés.

Obviamente estás negociando tu subida y por tanto se asume que quieres que se te suba el sueldo, pero no muestres excesiva necesidad o interés. No caigas en la impostura de "a mi no me importa el dinero" porque en ese caso le dejas a la otra parte en la posición de "ah, ¿no te importa el dinero?, pues la negociación ha terminado", pero vamos, procura no parecer ansioso aunque lo estés.

Pediste un error y un error te he dado, ¿ves? Primera lección, ten cuidado con lo que pides. Si solo te doy "el peor error" te perderías conocer otros errores que conozco que quizás no sean el peor, pero que si son muy malos. Pero es lo que has pedido. De acuerdo. Pero no soy mala persona, te voy a dar otros más, y gratis, al menos hasta que consigas esa subida salarial.

Segundo error. No saber lo que quieres. Si tu no tienes idea de cuánto quieres que te suban o cuánto quieres ganar difícilmente vas a poder negociar. Tu me dirás "¿cómo no voy a saber lo que quiero?, ¡qué tontería!". Te sorprendería saber la cantidad de gente que de pronto tengo en frente para negociar algo y que no tienen claro qué es lo que quieren y, amigo, si ellos no lo tienen claro ya les digo yo lo que quieren y en ese punto gano la negociación.

Al ir a negociar, siempre tenemos que tener claro tres puntos. El mejor caso, cual es la cantidad que te gustaría conseguir. Algo realista, no sueños del mono loco. El caso en el que salvas la cara, la cantidad con la que puedes ir a tu pareja o a tu madre o a quien le cuentes de tu salario y le puedas decir "no conseguí todo lo que quería pero al menos conseguí esto" y que no te sientas avergonzando. Y también tienes que tener claro cuál es el peor caso.

Al final en la negociación será para ti un éxito si consigues algo entre "el mejor caso" y "el caso en el que salvas la cara" y la negociación será un fracaso para ti si consigues algo entre "el caso en el que salvas la cara" y "el peor caso". Se sincero al fijar el nivel de "el caso en el que salvas la cara" y serás más feliz en tu vida. Mentirse a uno mismo es una tontería.

Tercer error. No estar bien informado. Los servicios de inteligencia de España tenían (creo que lo han cambiado) un lema "La información es poder". Gran verdad. ¿Qué cobra gente de tu nivel en la empresa? ¿Qué cobra gente de tu nivel en otras empresas? ¿Cuánto crees que la empresa está dispuesta a pagar? ¿Cuánto te necesitan realmente? Luego vuelvo sobre esta en concreto. ¿Qué aprecia la compañía de ti? Cuánto más sepas de tu salario en relación con otros, cuanto más sepas lo que realmente vales para la compañía, más posibilidades tienes de tener éxito.

Por mucho que tu pienses (y te mientas a ti mismo diciendo) que eres imprescindible, no lo eres, créeme.

Esto... ¿te he dicho ya que mentirse a uno mismo es una tontería? ¿Realmente te puedes comparar con esa otra persona que dentro o fuera de la empresa gana un 50% más que tu? ¿Realmente? No te mientas y así otra persona no te mostrará la verdad en el peor momento.

Cuarto error. Pensar que eres imprescindible. Nadie es imprescindible. Todos tenemos un precio para la empresa. Si tu rindes y para la empresa vales X y les pides X+5 y para la empresa no lo vales, la empresa dirá "a ver, ¿qué tenemos que perder? ¿X+2? en ese caso adios, aun ahorramos dinero". Por mucho que tu pienses (y te mientas a ti mismo diciendo) que eres imprescindible y que tu empresa se irá a la bancarrota si tu te vas, la realidad es que hay en el planeta 7.000 millones de seres humanos entre los cuales es probable que haya reemplazos para ti por cientos.

El mercado es muy competitivo hoy en día. No eres imprescindible, créeme. Y es una apuesta a ciegas, sin conocerte, sin saber lo que haces, sin saber tus circunstancias. Pero apuesto mi linda cabecita a que a la empresa no le pasará nada irreparable con tu marcha. Así que, campeón, cuidado con jugar esa carta de "pues si no me lo das me voy" porque es una carta que como te estés mintiendo a ti mismo o como la empresa haga bien sus cálculos puede salirte mal. Además, ¿acaso eres un terrorista del ISIS? Solo gente así negocia amenazando a la primera de cambio, e incluso esos obtienen respuestas como "Estados Unidos no negocia con terroristas... toma bombazo".

Quinto y último error que te quiero comentar. Perder los papeles. Las negociaciones nunca son personales. Ok, pueden serlo, pero no debes tratarlas como si lo fueran. Cada parte tiene sus motivos profesionales para estar ahí. Todos somos profesionales. El primero que (no fingido ni como parte de una impostura) alza la voz, se irrita, y pierde los papeles... ha perdido la negociación. A los toros se les enfada antes de poderlos torear, pero una vez que están enfadados los llevas donde quieres. Animo y si consigues una buena subida me debes una cervecita.

Esta pregunta apareció originalmente en Quora. -un lugar para adquirir y compartir conocimiento. Puedes seguir a Quora en Facebook.

NOTICIA PATROCINADA