BLOGS

Las servilletas de bar de Manuela Carmena

13/09/2015 09:56 CEST | Actualizado 13/09/2016 11:12 CEST

"Tengo un sueño", dijo el activista Martin Luther King Jr., un agosto de 1963 en Estados Unidos, con la intención de poner fin a la ola de racismo que asolaba toda la nación. Aquella frase pasaría a los anales de la historia como una de las más célebres del mundo moderno. Pero el señor King Jr. no es el único que tuvo un sueño. Esta semana ha sido la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, la que ha soñado: "Me encantaría que en los bares de Madrid las servilletas no fueran de una empresa sino que fueran del Ayuntamiento, con dibujos de Madrid", expresó en un foro.

2015-09-10-1441881741-2120333-serv1.jpg
Boceto de servilletero con dibujo. Foto: Paco Valentín.

Cuando hablé con un amigo sobre qué le parecía la idea, su primera respuesta fue: "¿Cuáles? ¿Las típicas servilletas de bar que no secan y sólo extienden?". Me hizo reír. Razón no le faltaba. Quién no ha derramado la cerveza sobre la mesa alguna vez y, al intentar secarla, ha utilizado innumerables de estos cuadraditos que repelen todo tipo de líquidos. Y es que igual deberíamos mejorar su calidad antes que pensar en pintarlas de colores. Pero esto es mucho pedir, porque que no sequen, ya forma parte del imaginario colectivo, y hasta podríamos decir que nos gusta.

2015-09-10-1441881989-1808405-IMG_20150910_122136.jpg
Servilletero como epicentro del bar. Foto: RGS.

El caso es que la gente se ha llevado las manos a la cabeza con este sueño de nuestra alcaldesa, y a mí me parece muy loable que aporte ideas sugerentes, siempre y cuando se lleven hasta el final. "Mientras sean más baratas y no repercutan negativamente en mi economía, por mí bien", asegura Laureano, que trabaja en la cervecería Cervantes, en pleno barrio de Las Letras madrileño. Explica que las servilletas las adquieren, como otros muchos productos, a través de una empresa externa de servicios de limpieza generales.

2015-09-10-1441882082-2697954-20150909_140123.jpg
Servilletero Bar La Revoltosa. Foto: RGS.

"A mí que vengan con dibujitos me parece original", señala Óscar, encargado de la famosa taberna La Dolores, quién añade que no cree que esas nuevas servilletas entraran en su local "a no ser que las regalasen". Dice que no le importa que la alcaldesa visitara su local, tal y como asegura hacía el ex alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, "a tomarse su cañita". Argumenta además que en este local llevan toda una vida confiando en la misma empresa privada para la adquisición de servilletas de papel.

La propuesta de Carmena apostaría por ser el Ayuntamiento el que vendiera esas servilletas a los bares, entiendo que a un precio más reducido de lo que se venden en la actualidad y, por supuesto, con el incentivo de llevar dibujos emblemáticos de Madrid, así como mapas o rutas interesantes. La otra opción que comentó la alcaldesa sería regalarlas "a cambio de determinados acuerdos". Sea como fuere, soñar es gratis, lo haga la señora Carmena o lo hiciera el señor Luther King Jr., y si de algo sabemos los españoles es de soñar, y más con el codo apoyado sobre la barra de un bar.