BLOGS

La moderación ha cambiado de bando

14/02/2017 07:22 CET | Actualizado 14/02/2017 07:22 CET

2017-02-13-1486991802-7183600-636225028372135763.jpg

Foto: EFE

Los militantes de Podemos finalmente votaron. Y lo hicieron por la opción liderada por Pablo Iglesias frente a la de Íñigo Errejón. Radicalidad frente a moderación. Construcción de un relato nuevo que impugne los grandes consensos que han llevado a millones de españoles a la pobreza frente a adaptare al relato neoliberal existente.

Tras conocerse los resultados del proceso interno de Podemos, en el que votaron más de 155.000 personas, no son pocos los columnistas que se han echado encima del teclado a escribir que, con la victoria de Pablo Iglesias, los dirigentes de PP y PSOE ya respiran tranquilos, debido a que la radicalidad de Iglesias no conseguirá ganar nunca las elecciones, según pronostican.

Quienes afirman esto son los mismos que decían que nunca votarían a la IU de Julio Anguita pero que tampoco votaron jamás a la IU de Gaspar Llamazares, aunque usan estos giros argumentativos a ver si convencen a algún despistado.

Quienes arengan estas afirmaciones son los mismos que no se han enterado de absolutamente nada desde que empezó la crisis, o que no se quieren enterar, y que siguen sin entender por qué Podemos y sus fuerzas afines gobiernan las principales ciudades españolas y aglutinan apoyos electorales impensables para la izquierda no socialdemócrata hace sólo 10 años.

Hay quienes siguen analizando este país como si aquí no hubiera ocurrido nada, como si la crisis no fuera un hecho que ha devastado la vida de millones de personas, como si las políticas de empobrecimiento hubieran sido una accidente meteorológico y no el resultado de unas políticas concretas contra la gente sencilla, paridas por la lógica neoliberal de quienes gobiernan las instituciones europeas y ejecutadas en España por PP y PSOE.

Sería aconsejable que quienes escriben de España desde el centro de Madrid, antes de echarse al teclado, se dieran una vueltecita por barrios periféricos de la capital como Vallecas o San Blas o por barrios y pueblos antes industrializados de ciudades de Andalucía, Valencia, Canarias, Cataluña o Extremadura y vieran con sus propios ojos en qué país nos hemos convertido fruto de unas políticas que han cambiado el significado de moderación y radicalidad.

Lo que en 2008 era radical, hoy significa moderación, porque este país ha sido empobrecido brutalmente a una velocidad de vértigo. Desde 2009, la pobreza en nuestro país aumenta a una velocidad media anual del 9%, según Cáritas. De película de miedo.

6 millones de trabajadores cobran menos de 650 euros al mes y después de salir de trabajar, en muchos casos, se van a Cáritas a por la cartilla de alimentos para que sus hijos puedan comer yogures y pescado una vez al mes.

Pero hay más datos de terror que explican por qué la moderación ha cambiado de bando ante la sorpresa de quienes viven autoprotegiéndose de los movimientos políticos que amenazan con ir a la raíz de este sistema, que ha rescatado del franquismo la figura del trabajador pobre.

6 millones de trabajadores cobran menos de 650 euros al mes y después de salir de trabajar, en muchos casos, se van a Cáritas a por la cartilla de alimentos para que sus hijos puedan comer yogures y pescado una vez al mes. Millón y medio de familias tienen a todos sus integrantes en paro y la mitad de estas familias no reciben ningún ingreso.

Tres personas en España acumulan la misma riqueza que 14 millones de criaturas. O lo que es lo mismo, un tercio de la población española se acuesta sin saber si al día siguiente podrá pagar la luz o saldrá agua caliente del grifo cuando lo gire hacia la derecha, mientras que una minoría se hace de oro a costa de pagar salarios de miseria y tributos injustos.

España, este país que se radicaliza ante la mirada atónita de quienes siguen sin enterarse de nada, es el segundo país de la UE con mayores niveles de pobreza infantil. Las oenegés que antes pedían dinero para niños y niñas de Senegal, Nicaragua o Mali, ahora recaudan fondos para programas dirigidos a los dos millones de niños y niñas pobres que hay en España.

Ser un niño pobre, por si alguien no lo sabe, significa desayunar leche rebajada en agua, ir al colegio con los zapatos rotos, no estrenar nunca y vestirse y calzarse de lo que te da el vecindario, decirle a la profesora que te has puesto enfermo para no confesar que no vas a la excursión del cole porque tu madre no tiene los 10 euros que cuesta el viaje, abrir la nevera y no encontrar un yogur antes de ir a dormir, no comer pescado en toda la semana, calentar tu cuarto con un calefactor que es más tostador de pan que otra cosa o irte a casa de amiguitos del cole a hacer los deberes porque en tu casa no hay conexión a Internet.

Una casuística que hiela y que radicaliza porque una madre, cuando no tiene qué dar de comer a sus hijos, no se anda con chiquitas, no le vale una ley moderada, ni discursos solemnes sin corazón, ni palabras vacías y huecas, ni la equidistancia entre quienes empobrecen y los empobrecidos.

Ser sensato y moderado hoy es ser radical, ir a la raíz de las causas que hacen que este país se esté despeñando por el precipicio de la pobreza, la desigualdad y la pérdida de derechos. Más le valdría a los sorprendidos pasearse por los barrios periféricos para entender por qué España se está radicalizando.

Se llame Podemos o como quiera que sea, el líder sea Pablo Iglesias o Mengano, es cuestión de tiempo que la fuerza de la realidad llene las urnas de este país en busca de una solución sensata frente al extremismo con el que actúan quienes han convertido a España en un país impensable hace sólo una década.

ESPACIO ECO