BLOGS

10 cosas que no debes hacer cuando viajes

01/06/2017 07:26 CEST | Actualizado 01/06/2017 07:26 CEST
Faada - Turismo Responsable

Cuando viajes que tu única huella sea la de tus pies en la arena. Este es uno de los principios esenciales que todo viajero ha de cumplir. Sin embargo muchas veces realizamos actos que conllevan un impacto negativo en el destino.

La mayoría son acciones involuntarias realizadas por falta de conocimiento. Otras veces por no dedicarle unos segundos a pensar las consecuencias de ese inocente comportamiento. Aquí os dejo negro sobre blanco diez actos que nunca debemos realizar cuando viajamos.

1.- Fotografiarse con niños y subirlo a redes sociales

Imagina que un día navegando por internet descubres una foto de tu hija junto a un desconocido. Pinchas en la foto y ves que está publicada en las redes sociales de un turista con el comentario: ¡Que niña más guapa, es para comérsela! Ahora imagina que esa niña no es tu hija, sino un niño de África, Asia o América Latina, que el turista de la foto eres tú y la red social tu Facebook. ¿Sabes cual es la diferencia entre las dos imágenes? Ninguna.

2.- Ir a delfinarios

Los delfines tienen la costumbre de nadar largas distancias en grupos numerosos; salvo los que se encuentran en cautividad. Ellos viven encerrados, separados de sus familiares y sometidos a entrenamientos denigrantes. Que los delfines hayan nacido en cautividad es la excusa de los delfinarios para justificar su actividad. Actualmente las posibilidades de avistar delfines el libertad son muchas ya que frecuentan las costas de muchos mares. Cuando quieras conocer a estos fascinantes animales elige de forma responsable.

3.- Regatear a los artesanos

El regateo es la esencia de muchos mercados como los zocos en las ciudades del Magreb. Otras veces es necesario ante un claro abuso por parte de comerciantes ávidos de multiplicar el precio de una mercadería a un turista ingenuo. Pero el trabajo manual de un artesano no forma parte de este mercadeo. Hay muchas horas de trabajo detrás de piezas únicas que sirven para mantener familias y comunidades enteras. El salario, el esfuerzo y la dignidad de los artesanos no se regatean.

4.- Fotografiarse con animales salvajes

La búsqueda de la foto más exótica para subir a las redes sociales es una mala noticia para los animales. Cada vez que te haces una foto con un tigre drogado, un mono encadenado, un zorrillo del desierto atado o un papagayo con las alas mutiladas estás alimentando la captura de especies protegidas y el cautiverio de animales salvajes.

AOL

5.- Dar dinero o comprar souvenirs a niños

Los niños suelen vender souvenirs y pedir limosna porque consiguen más dinero. Cuesta mucho negarles unas monedas y precisamente ese es el poder que explotan quienes están a cargo de ellos. He preguntado a muchos educadores sociales de varios países sobre este tema y todos son unánimes. Nunca hay que comprar nada ni dar dinero a los niños. Haciéndolo estamos creando niños mendigos y fomentando su explotación laboral.

6.- Comportarse de forma etnocéntrica

Etnocentrismo es un término sociológico que significa juzgar las cosas en base a las normas estipuladas en la cultura propia de cada uno. Por suerte el mundo es muy diverso y en casi todos los países hay costumbres inconcebibles en nuestra sociedad. Si un día estás viajando por Asia y ves en mercados lindos perritos destinados a ser parte de una sopa o una barbacoa, no lo juzgues. Recuerda que tú haces lo mismo con los pollos, cerdos y vacas.

7.- Dejar reflejado tu amor en un monumento o un árbol

El amor es una de las cosas más hermosas y por supuesto hay que mostrarlo. Una forma es raspar con una pequeña navaja el nombre de la persona amada dentro un corazón en un monumento o un árbol. Voy a proponerte otra manera más espectacular de mostrar tus sentimientos. Con la navajilla graba ese corazón en tu brazo, pierna, torso, frente... elige la parte del cuerpo que más te guste. Así también demostrarás lo grande que es tu corazón y lo pequeño que es tu cerebro.

8.- Montar en elefante

Solo hay una manera de conseguir que un elefante obedezca a su cuidador cuando le ordena agacharse para montar a unos turistas. Esa forma se conoce como "romper el alma" y consiste en separarle de su madre cuando es bebé, encerrarle, atarle con cadenas, golpearle y castigarle hasta que aprenda a ser sumiso. Así se logra que un elefante obedezca a su cuidador. En ningún lugar donde verdaderamente cuidan elefantes permiten subirse a ellos. Vigila bien para no acudir a un falso centro de rescate.

Más información sobre Turismo Responsable con animales pincha aquí.

Faada - Turismo Responsable

9.- Abusar de recursos escasos

Vivimos en una sociedad donde los recursos esenciales no suelen escasear. Pero hay lugares donde no es así. En muchos países hay escasez de agua. Cuando estés en áreas desérticas o países secos, por mucho que hayas sudado, tómate una ducha lo más corta posible y lava la ropa sólo cuando sea imprescindible.

10.- Alimentarte de animales exóticos

Descubrir la gastronomía es una parte muy importante de todo viaje. Probar carne de canguro en Australia no supone ninguna amenaza para la especie y seguro te gustará la experiencia. Sin embargo probar tortuga en cualquier país donde te la puedan ofrecer seguramente suponga una amenaza. Infórmate muy bien de las especies que puedes degustar cuando viajas a sitios exóticos.