BLOGS

Las 10 actividades más peligrosas del mundo

09/06/2017 07:31 CEST | Actualizado 09/06/2017 07:31 CEST
www.organizotuviaje.com

Lo experimental está de moda. Cuando viajamos no nos conformamos con ver y fotografiar. Queremos hacer cosas y si traen adrenalina incorporada mucho mejor. En muchos lugares del mundo se ofrecen actividades que tienen como pequeño ingrediente extra que puedes morir mientras las realizas. No morir de risa, felicidad o emoción. Morir en el sentido literal del término.

1.- Bañarte en la piscina del diablo en las Cataratas Victoria, Zambia

The Devils Pool es una piscina natural situada en el borde del precipicio de las Cataratas Victoria. Una vez que has sorteado las resbaladizas piedras y te has sumergido en la piscina,enfrente tienes un bonito abismo de más de 100 metros de caía. No siempre podrás bañarte en esta piscina. Si el río Zambeze trae mucha agua se prohibe. La enorme fuerza con la que baja el río en época de lluvia te arrastra sin remedio al precipicio.

www.organizotuviaje.com

2.- Bucear con tiburón blanco en Gansbaai, Sudáfrica

A unos 200 kilómetros de Ciudad del Cabo se encuentran las aguas de Gansbaai uno de los sitios preferidos del gran tiburón blanco. Como no es plan de ponerte a nadar a su lado, puedes sumergirte dentro de una jaula a la que el escualo se acerca hasta golpearla. Por los huecos de la jaula hay espacio para sacar la mano y tocar al tiburón, pero si deseas seguir conservándola junto a tu muñeca se recomienda no hacerlo.

3.- Descenso en bicicleta camino a Los Yungas, Bolivia.

Quizás el camino a Los Yungas no te suena de nada, pero si te digo la carretera de la muerte, seguro que este nombre lo has escuchado más veces. En los 64 kilómetros de descenso has de cubrir un desnivel de 3600 metros plagados de curvas sin ningún tipo protección. Puro barranco cuya única medida de seguridad es tu concentración y los frenos de la bici.

GilCahana

4.- Nadar en hielo, Finlandia

Dicen que el agua fría ayuda a la circulación, evita la gripe y reduce el estrés. En Finlandia piensan que si en vez de fría está helada, los beneficios aún son mayores, por ello la natación en hielo se ha popularizado mucho en el país nórdico. Pensarás que abrigado con un buen neopreno se puede soportar y seguro que así es, pero no te hagas ilusiones. La natación en hielo en Finlandia se hace en bañador.

5.- Puenting desde el Royal Gorge Bridge, Estados Unidos.

En el estado de Colorado se encuentra en medio de un maravilloso parque natural el Royal Gorge Bridge, un puente convertido en atractivo turístico con la posibilidad de hacer un salto al vacío 321 metros. Es hasta la fecha es el puenting más alto del mundo. Si te atreves a realizar la actividad, llévate un libro para ir leyéndolo mientras dura la caída libre.

6.- Skywalk de Auckland, Nueva Zelanda

Si el vértigo no te supone un problema, una de las mejores formas de conocer Auckland es mediante el Skywalk desde su torre de comunicaciones. Es un paseo de unos 45 minutos que se hace a través de una plataforma de unos 50 centímetros de anchura sin ningún tipo de barandilla y suspendida a 192 metros de altura. Sin duda unas vista excepcionales.

7.- Tirolina de Barrancas del Cobre en Chihuagua, México.

En el centro recreativo del Parque de Barrancas del Cobre se encuentra la tirolina más larga del mundo. Con un cable de 2550 metros de longitud llegas a superar los 100km/h en los tres minutos que puede llegar a durar el recorrido. Puedes aprovechar el trayecto para contestar esos correos electrónicos que siempre quedan pendientes en tu bandeja de entrada.

Flickr Martijn.Munneke

8.- Rafting en el río Zambeze, Zambia.

Está considerado el descenso en río más peligroso del mundo. La mayoría de sus más de 20 rápidos tienen nivel V de dificultad, la máxima legal permitida para esta actividad. Entre los nombres con los que han bautizado a estos rápidos tenemos "escalera hacia el cielo", "suicidio colectivo" o "la lavadora".

9.- Trekking en el Monte Hua Shan, China

El monte Hua Shan es una montaña sagrada del taoísmo con varios templos en sus cimas. Para llegar a ellos hay una serie de senderos por lo que hay que hacer ascensos verticales, subir por escaleras talladas en roca y caminar por minúsculas pasarelas de madera sin barandilla. Ostentar el título del trekking más peligroso del mundo ha sido un imán que atrae cada año a más adictos al riesgo.

10.- Pasear por Sevilla en agosto a las 4 de la tarde, España

Si lo leído hasta el momento no te ha parecido suficientemente extremo, prueba a darte un paseo por Sevilla en agosto a las 4 de la tarde. Esta actividad, totalmente gratuita, es prácticamente exclusiva de turistas. No se conoce a ningún sevillano que la haya realizado.

García Cordero (El País)