BLOGS

Doctor, deme algo para las defensas

03/01/2014 08:19 CET | Actualizado 04/03/2014 11:12 CET

Una de las cuestiones que suele preocupar a las personas son las defensas. Cuando en una temporada nos acatarramos varias veces o alternamos distintos procesos como una diarrea o una infección urinaria solemos pensar que estamos bajos de defensas. Por este motivo una petición muy frecuente en consulta es: "Doctor, deme algo para las defensas..."

Lamentablemente no existe ninguna sustancia que haya demostrado servir para aumentar las defensas. El sistema inmunitario humano es complejísimo y todavía desconocemos muchas cosas del mismo. Consume un 20% del gasto energético total (casi tanto como el gasto cerebral), lo que indica la importancia que tiene para sobrevivir. La psiconeuroinmunología estudia la relación entre sistema nervioso y sistema inmunitario, pero pese a ciertos avances en la compresión sigue manteniendo inquietantes lagunas por dilucidar.

Aprovechando un reciente post del doctor Francisco Traver, prescribiré algunas medidas para subir las defensas sin tener que tomar vitaminas, pastillas ni suplementos de ningún tipo.

  1. Duerma el tiempo necesario.
  2. Evite las emociones negativas frecuentes.
  3. Evite los secretos vitales.
  4. Evite que su cortisol se mantenga elevado.
  5. A menor testosterona mejor inmunidad.

La falta de sueño se asocia con una merma en el funcionamiento del sistema defensivo. Las emociones negativas y el estrés mantenido dañan la inmunidad, esto es conocido desde hace mucho tiempo. Lo que no conocíamos era que los secretos vitales (aquellos que son de gran importancia para nosotros y no hemos contado a nadie) también se relacionan con más infecciones.

Cortisol y testosterona son hormonas con un complejo sistema de regulación interna. El cortisol es una hormona con efectos antiinflamatorios y moduladores a la baja de la actividad defensiva. En terapia se usa frecuentemente en enfermedades que conllevan una mayor activación (patológica) del mismo. Es significativo que aumente en personas estresadas o en la depresión mayor, por ejemplo. Evitar el estrés es una sencilla manera de impedir que aumente.

Por otro lado, es interesante recordar que la conducta puede modular la testosterona, sobre todo en varones. De este modo según sea su estado civil los niveles de esta sustancia se modifican. Vean la siguiente lista de menor testosterona a mayor.

  1. Hombres casados con hijos.
  2. Hombres casados sin hijos.
  3. Hombres casados con o sin hijos pero promiscuos.
  4. Hombres solteros o desemparejados.
  5. Homosexuales.

En el artículo del doctor Traver tienen más información al respecto.

Mi recomendación es que cuidemos nuestro sueño y evitemos tanto los secretos vitales como el exceso de emociones negativas y el estrés mantenido. Además de mejorar nuestra inmunidad, nos sentiremos sin duda mejor.

OFRECIDO POR NISSAN