Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Saskia Niño de Rivera Headshot

Nuestro combate para salvar a la infancia de la violencia empieza en las prisiones

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-04-28-1461864823-7174568-iStock_000048255014_Large.jpg

Tiene dos años de edad y la única realidad que conoce es la de las cuatro paredes de una prisión. Said nació y vive en prisión desde hace dos años junto con su mamá, Maribel, acusada de secuestro, un delito que no cometió. Su realidad no es la de un niño de su edad. Nunca ha visto un perro, jamás ha corrido en un parque ni ha mirado la luna. Su infancia transcurre tras las rejas, viendo custodios, escuchando pases de lista y quedando encerrado bajo llave, junto a su mamá y el resto de las internas, todos los días a las 7pm.  
 
Said es uno de los más de 483 niñas y niños que viven en alguna cárcel en México; uno de los 128 que lo hacen en el Centro Femenil de Readaptación Social de Santa Martha Acatitla, el penal femenino más grande de América Latina. Said, que tiene nombre y apellido, para las autoridades penitenciarias mexicanas no alcanza siquiera a ser un número. No existe, es invisible, porque ninguna ley lo toma en cuenta, porque no hay políticas públicas ni programas de desarrollo para él, porque no hay recursos públicos destinados a las niñas y niños que nacen y viven en la cárcel ya que no son delincuentes y las cárceles -que no es novedad alguna admitirlo y decirlo- no están hechas para ellos. En esos espacios, por las condiciones de vulnerabilidad y encierro, es más común la presencia de violencia física, psicológica, sexual y verbal, y es a eso es a lo que Said está expuesto. Eso es, seguramente, lo que aprenderá. Y eso es lo que no queremos que repita cuando se convierta en un adulto.
 
En Reinserta un Mexicano, trabajamos para que los niños invisibles dejen de serlo; para transformar su realidad y para terminar con esa inexistencia tan frecuente en la práctica. Buscamos que los legisladores hagan leyes que los incluyan, que las autoridades penitenciarias generen espacios para su desarrollo, esparcimiento formación y que no pasen su primera infancia entre rejas, candados y violencia. Los primeros seis años en la vida de niñas y niños son cruciales para su desarrollo. Queremos romper el círculo de violencia que hoy es frecuente, común y hasta normal para muchas y muchos que comparten la realidad intramuros. Trabajamos para que quienes víctimas de la injusticia más atroz nacen tras las paredes de un reclusorio, no solo no queden marcados de por vida, sino que no repitan lo que a diario observan.
 
El primer paso es hacer visible lo invisible. Nuestro primer reto es sacar de la oscuridad y el abandono en el que todo un sistema tiene a Said y más de 483 niñas y niños que, encerrados tras las rejas, no tienen voz. No estamos cegados a los grandiosos esfuerzos que los sistemas penitenciarios del país realizan a diario. Lo que hacemos es sumarnos a esa cruzada para dar voz en la sociedad civil a las y los menores que nacen, crecen y viven al interior de prisión y no cuentan con oportunidades alternativas. Sabemos que la mujer es la delincuente más abandonada, y además de no contar con redes de apoyo en el exterior que puedan auxiliarle con el menor, la mayoría se convierte en el sustento económico y moral de su familia, esa familia monoparental que tiene lugar en entre cuatro paredes.

A las autoridades les hace falta apoyo, y eso es lo que fundaciones como la nuestra piden a lectores como tú, que tienes este texto en tus manos. Súmate a nuestra causa, ayúdanos a hacer visible lo invisible y a darles voz a estos menores cuyo único delito fue haber nacido en prisión. Said y muchos como el necesitan de tu apoyo.

Puedes leer aquí otros textos sobre el Women's Forum Mexico

Página del Women's Forum

2016-03-09-1457538556-8592386-banniereHuffPost.jpg