Sebastián Royo

Recibir actualizaciones de Sebastián Royo
 

Obama: Otra cita con la historia

Publicado: 21/01/2013 16:23

Hoy empieza el segundo mandato del presidente Obama. La ceremonia de inauguración ha vuelto a despertar grandes expectativas, pero no se espera que tenga el impacto de la de hace cuatro años, cuando logró congregar a más 1,8 millones de personas en Washington (este año se esperan unas 600.000).

En los últimos cuatro años Obama y EEUU han cambiado de forma significativa. Sin duda que muchas de las grandes expectativas que se generaron con su elección en 2008 han quedado defraudadas. Obama ganó las elecciones como un agente de cambio. Se presentó como un nuevo político no tradicional, que procedía de fuera del sistema, y que sería capaz de transcender las divisiones políticas y raciales, así como la polarización que han caracterizado cada vez más el funcionamiento de las instituciones políticas estadounidenses (y las están haciendo cada vez más disfuncionales). Su mensaje de esperanza ilusionó a millones de votantes y creó unas expectativas irreales de cambio.

A cuatro años vista hay claros y oscuros en su gestión. Los logros son innegables: desde rescatar al país de las garras del abismo en que se encontraba tras la crisis que se detonó por implosión de las hipotecas basura (pese a que muchos critican la timidez e insuficiencia de las medidas de estímulo); al rescate del sector automovilístico; a la reforma del seguro de salud (la más ambiciosa de las últimas décadas); o la reforma del sistema financiero; hasta sacar al país de la guerra de Iraq; acabar con Osama Bin Laden; o restaurar (al menos en parte) la reputación de EEUU en el mundo.

En otras áreas, sin embargo, los avances han sido mucho más modestos: en inmigración (se aprobaron tímidas medidas que facilitarán el acceso a la ciudadanía a hijos de inmigrantes); o en impuestos (se consiguió repeler las bajas de impuestos de Bush); o en temas de seguridad nacional (se han limitado las grabaciones sin aprobación judicial), todavía queda mucho por hacer. Por último, hay promesas que han quedado olvidadas en el camino: desde cerrar la base de Guantánamo, hasta imponer unas regulaciones mucho más estrictas a los grupos de presión; o impulsar medidas para afrontar de forma más ambiciosa el cambio climático.

Sin duda una de las mayores decepciones ha sido su incapacidad de transcender las confrontaciones con los republicanos. Si acaso hoy son más pronunciadas que hace cuatro años. La emergencia del Tea Party ha radicalizado aún más a los republicanos y ha hecho más difícil conseguir acuerdos. Sin embargo, Obama también ha sido muy criticado por su estilo de liderazgo distante y poco dialogante (mejor dando discursos que escuchando), y por su incapacidad de establecer relaciones con los líderes del Congreso que facilitaran las negociaciones y los acuerdos legislativos. Los presidentes que más éxito han tenido han sido los que han colaborado con sus oponentes, han trabajado estrechamente con el Congreso, han delegado en sus equipos, y han construido procesos de decisión inclusivos pero que reflejaban disenso y diversidad. Hasta ahora Obama ha dejado mucho que desear en casi todas esas áreas. Si va a tener éxito en su nuevo mandato tendrá mucho que mejorar. Es de esperar que haya aprendido de sus errores.

Su nuevo mandato va a estar condicionado por la situación económica y política. La economía seguirá siendo sin duda su gran caballo de batalla: pese a que la crisis ha pasado el crecimiento económico es todavía mediocre, el desempleo sigue alto, y las desigualdades siguen aumentando. Pese a que el desempleo ha caído por debajo del 8% (está alrededor del 7,8%), ello se debe en parte a que cientos de miles de personas han decidido dejar de buscar trabajo. La deuda pública ha alcanzado un record 16,4 billones de dólares, y el país todavía se enfrenta a un nuevo precipicio fiscal si republicanos y demócratas no llegan a un acuerdo para aumentar el techo de deuda antes de marzo.

Desde el punto de vista político su gran reto será su gran asignatura pendiente: conseguir acuerdos con los republicanos que siguen teniendo mayoría en la Cámara Baja y capacidad de bloqueo en el Senado. Pese a su victoria, su capital político es reducido. Una encuesta reciente del New York Times muestra que sigue teniendo el apoyo de los votantes pero por un margen muy reducido: tan sólo un 51% (era del 62% hace 4 años), y marcado por una división partidista (8 de 10 republicanos desaprueban cómo está haciendo su trabajo). Las buenas noticias para él es que el Congreso es aún más impopular: un 82% desaprueban de su trabajo, ¡lo que sitúa al Congreso por detrás de las cucarachas y las colonoscopias en desaprobación!

El otro gran problema será que tiene un margen de tiempo muy reducido para poder obtener resultados. Los próximos 12-18 meses serán clave. Después los congresistas se empezarán a centrar en las elecciones legislativas de 2015 y en las primarias en sus distritos (lo que hace mucho más difícil conseguir acuerdos), e inmediatamente después empieza la campaña interminable para las siguientes presidenciales. Este calendario comprime el ciclo político y deja muy poco margen de maniobra para conseguir aprobar reformas ambiciosas.

Obama ya ha empezado a definir sus prioridades para su segundo mandato. Todavía sigue hablando de cambio, pero en un contexto político tan difícil y disfuncional como el actual, hay dudas de cuánto se podrá conseguir. Además de la economía hay otros tres temas claves: la inmigración, el control de las armas de fuego (en el 2011 hubo 11.101 homicidios causados por armas de fuego en EEUU, y la reciente matanza de niños en Newtown ha dado un gran impulso a este problema), y el cambio climático.

Con más de 11,1 millones de inmigrantes ilegales en EEUU, la reforma migratoria se ha convertido en una de las grandes prioridades. Tras varios intentos fallidos en los últimos años las últimas elecciones pueden haber generado una posibilidad de acuerdo. Tras el varapalo que sufrieron los republicanos entre los votantes hispanos, por fin parecen haberse dado cuenta de que las realidades demográficas no les dejan otra opción que tratar de atraer el voto hispano. La dialéctica anti-inmigrante de las últimas elecciones les llevó al fracaso, y ya hay personalidades importantes dentro del partido que están trabajando en un posible acuerdo.

Hegel dijo una vez que "la experiencia y la historia muestran que las personas y los gobiernos nunca han aprendido nada de la historia". Es de esperar que este axioma no se repita porque Obama debería de aprender de lo que le pasó a sus antecesores más directos. Si se analiza la historia más reciente, los segundos mandatos no han sido benevolentes con los presidentes reelegidos. Nixon se vio obligado a dimitir por el escándalo de Watergate; Reagan sufrió el escándalo de los contras y la compra de armas por Irán; Clinton tuvo que afrontar un procedimiento de impeachment por su relación con Monica Lewinski; y G. W. Bush vio su segundo mandato descarrilado por el desastre de la guerra de Iraq y por la explosión de la crisis económica. Obama es un gran observador y estudioso de la historia y hará lo posible para evitar terminar de igual forma. Pero no va a depender sólo de él.

Por último, la historia también muestra que en los dos últimos años de un segundo mandato los presidentes reelegidos son "sitting ducks" (patos sin alas) con poca capacidad de influencia en las políticas domésticas, por lo que se suelen centrar en la política exterior. Si Obama quiere cumplir sus ambiciones tendrá que conseguirlo en los próximos 12-18 meses. Para ello tendrá que poner toda la carne en el asador y utilizar todo el capital político que ha conseguido con su reelección. El mundo y la historia le siguen esperando.

Loading Slideshow...
  • 4


Loading Slideshow...


El Huffington Post te cuenta la ceremonia de Inauguración en directo:

Abrigo azul y vestido de seda a medida Thome Browne, zapatos J.Crew y cardigan de Reed Krakoff. En este enlace puedes ver una galería con los 'modelos' que han lucido las Obama.

Compártelo:

La cantante Beyoncé entona el himno nacional de Estados Unidos.

Compártelo:

El poeta también hizo una mención a su padre: "Manos tan gastadas como las de mi padre, cortando caña de azúcar, para que mi hermano y yo pudieramos tener ropa e ir a la escuela". El sacerdote también utiliza el castellano para decir: "Que dios os bendiga".

Compártelo:

Tiene lugar ahora la bendición final, de la que se encarga el sacerdote hispano Luis León, de la iglesia de Saint Johns.

Compártelo:

En este enlace puedes ver el perfil de Twitter de Blanco.

Compártelo:

Blanco pronuncia "buenos días" en varios idiomas, entre ellos el castellano. "Es el idioma de mi madre", subraya.

Compártelo:

El poeta hispano Richard Blanco lee un poema. Blanco nació en Madrid hace 44 años, pero es de origen cubano. Ahora vive en Miami, adonde sus padres emigraron desde España cuando él tenía 45 días. Aquí puedes leer un reportaje sobre él.

Compártelo:

En este enlace puedes ver los GIFs de otros juramentos de los presidentes de EEUU.

Compártelo:

Kelly Clarkson, acompañada de la banda de marines.

Compártelo:

"Todos tenemos que responder a la llamada de la historia y entrar en un futuro incierto en el que buscaremos la libertad". Así finaliza Obama su discurso.

Compártelo:

"El juramento que he prestado ante vosotros es un juramento de una nación, no de un partido. Vosotros y yo tenemos el poder de marcar el ritmo de este país y la obligación de dar forma a los debates de nuestro tiempo

Compártelo:

"Ser fieles a nuestros documentos fundadores no nos exige estar de acuerdo en todo ni que definamos la libertad de la misma forma".

Compártelo:

"La libertad individual está ligada a todos los seres humanos que están sobre la Tierra. Nuestro viaje no ha concluido mientras siga habiendo una madre con una hija que quiera vivir según su sueño Nuestro sueño no acabará hasta que nuestro hermanos homosexuales sean tratados iguales. Esta igualdad debe ser cierta".

Compártelo:

"Nuestro credo común describe la tolerancia y la justicia".

Compártelo:

"Nosotros, el pueblo, seguimos creyendo que una paz duradera no exige que tengamos una guerra perpetua. Nuestros soldados, nuestros ciudadanos, saben demasiado bien cuál es el precio de la libertad, pero tenemos que oir a aquellos que quieren ganar la paz y aprender las lecciones del pasado. Defenderemos a nuestros ciudadanos defendiendo el Estado de Derecho".

Compártelo:

"Responderemos a la amenaza del cambio climático sabiendo que el fracaso traicionaría a nuestros hijos. Algunos pueden poner en duda lo que dice la ciencia, pero obviar los efecto de incendios, de fuertes tormentas..."

Compártelo:

"Tenemos que hacer elecciones difícil para reducir el coste de la sanidad y reducir el déficit, pero tenemos que invertir en la generación que va a construir el futuro. En este país la libertad no está reservada para los que tienen más suerte porque cualquier persona puede ser víctima de una enfermedad".

Compártelo:

"Esta generación ha sido puesta a prueba por la crisis, pero también ha acabado una década de guerra y ha comenzado la recuperación económica. Estamos hechos para este momento y lo vamos a aprovechar si lo hacemos juntos. Sabemos que nuestro país no puede irle bien si solo a unos pocos le va bien. La prosperidad debe basarse en las anchas espaldas de la clase media".

Compártelo:

"Cuando los tiempos cambian, también tenemos que cambiar. Nadie puede controlar todo lo que necesitamos para construir el futuro, pero tenemos que hacerlo juntos".

Compártelo:

"Los patriotas de 1.776 no lucharon por sustituir la tiranía de un rey por los privilegios de unos pocos. Nos entregaron una república, un gobierno por y para la gente. través de la sangre derramada hemos aprendido que una unión fundada en la igualdad tiene que sobrevivir. Juntos hicimos que nuestra economía construyese infraestructuras, que el libre mercado sólo aumenta cuando hay reglas para garantizar el juego gusto. Juntos decidimos que una gran nación debe proteger a los mas vulnerables y proteger a sus ciudadanos".

Compártelo:

"Cada vez que nos reunimos para una toma de posesión, somos testigos de la fortaleza de nuestra Constitución, afirmamos la promesa de nuestra democracia, recordamos que a esta nación no le una nuestro color de piel, nuestra religión. Lo que nos hace Estados Unidos, excepcionales, es tener una idea basa en una declaración hecha hace más de dos siglos. Hoy continuamos un viaje sin fin para acercar el significado de esas palabras con las realidades de nuestro tiempo, porque lo que puede parecer evidente quizá no se puede ejecutar de forma tan sencilla".

Compártelo:

Gritos de "Obama, Obama" de los asistentes.

Compártelo:

Jura Obama: "Juro solemnemente que ejerceré con fidelidad y hasta el límite de mi capacidad mi cargo y que protegeré y defenderé la Constitución de EEUU".

barack obama

Compártelo:

Actúa el cantante James Taylor, quien también lo hizo en la Convención Demócrata en septiembre pasado. Después se producirá el juramento de Obama.

Compártelo:

El vicepresidente jura su cargo sobre una biblia sostenida por su esposa. "Asumo este cargo sin reserva mental. Que dios me ayude".

Compártelo:

Ahora tiene lugar el juramento público del vicepresidente, Joe Biden, a cargo de la primera jueza hispana del Tribunal Supremo, Sonia Sotomayor.

Compártelo:

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha deseado "buena suerte" a su homólogo estadounidense, aunque también le ha acusado de tener "doble moral" con respecto a América latina.

Compártelo:

Canta el Coro del Tabernáculo de Brooklyn.

Compártelo:

Myrlie Evers-Williams es la viuda de Medgar Evers, un militante de los derechos civiles asesinado hace medio siglo en Misisipi, en un caso por el que Myrlie batalló durante 30 años en los tribunales.

Compártelo:

Myrlie Evers-Williams pronuncia ahora la invocación, un breve discurso de tono religioso. Es la primera vez que lo hace una mujer laica. "Que todo el pueblo, sobre todo los más desfavorecidos, florezcan en nuestra nación. Que tu visión nos siga inspirando, todopoderoso. Damos gracias a que el hecho de vivir no haya sido en vano. Por cada montaña, tú nos diste la fuerza para escalarla".

Compártelo:

 
 
 
Seguir a El HuffPost