BLOGS

Cuatro cosas que no deberías hacer en Facebook

20/03/2015 07:04 CET | Actualizado 19/05/2015 11:12 CEST

Facebook es una red SOCIAL. Social significa interactivo. Todo lo que publicas en Facebook posiblemente provoque una respuesta por parte de tus amigos. Si después de compartir algo, no piensas que tu post es divertido, o inteligente, o relevante, o interesante, lo puedes borrar.

Aquí tienes lo que NO postear en Facebook.

1. No seas un jodón

Facebook es una comunidad. Tus conexiones de Facebook, ya sean amigos íntimos o casi extraños, leen tus publicaciones cuando pasan por su página de inicio, digiriendo las pequeñas partes de ti que decides compartir. Si estás teniendo un día de mierda, empatizarán contigo. Si tienes algo que celebrar, se alegrarán contigo. Si publicas una foto, tienes más probabilidades de que la gente interactúe que con cualquier otro tipo de publicación.

Pero piénsatelo bien antes de postear cosas que pueden ofender o deprimir a los demás. Si no te gusta el Día de la Madre, quizá lo mejor es que te mantengas apartado de Facebook ese día del año. Incluso más carga emotiva tiene el Día del Padre. Si el tuyo era un hijo de puta, puede que el jueves debieras desconectar de las redes.

2. La mafia médica

Me molesta cuando la gente -no doctores ni enfermeros, sino una persona cualquiera- escribe algo sobre los peligros de la medicina convencional y los tratamientos médicos con enlaces a artículos sobre los efectos milagrosos de los anacardos o de los batidos de hortalizas para tratar cualquier cosa, desde enfermedades mentales hasta el cáncer terminal.

Que un profano en la materia prescriba una cura para una enfermedad no sólo es irresponsable, sino insultante para las personas que utilizan una medicación convencional. Y a las personas que están haciendo frente a una enfermedad y ven esos posts les puede producir miedo e incertidumbre hacia los consejos médicos y las decisiones deliberadas que han tomado.

Nunca se sabe; lo que tú dices puede ser el motivo por el que alguien con depresión clínica deje su medicación y tenga una crisis, o incluso peor.

Una cosa es que abras un debate sobre cuál es la mejor medicina contra la alergia. Otra cosa es proclamar que todos los medicamentos son malos y que si comes bien y respiras hondo, puedes curar todos tus males.

3. Presumir con falsa modestia

Ya sabes, esos posts del tipo:

  • "¡Uf! No soy capaz de decidirme entre un crucero por el Mediterráneo o un resort en Cabo San Lucas. ¡Se aceptan sugerencias!"
  • "¡Oh, Dios mío! Tengo la bandeja de entrada tan llena que no voy a poder leerlo todo. ¡Hasta arriba!"
  • "Oprah quiere leer el borrador de mi próxima novela. No sé si debo estar feliz... ¡Es tan crítica!"

Ya vale, por favor. Si tienes buenas noticias, compártelas. No lo conviertas en una oportunidad para que tus amigos proclamen lo maravilloso que eres. Pueden hacerlo sin necesidad de que publiques estas cosas.

4. Y lo peor de todo... andarse con medias tintas

Me refiero a esos posts que aluden a algo muy bueno o muy malo sin dar ningún tipo de detalle:

  • "No puedo creer que un amigo me haya tratado así. Lección aprendida"
  • "El mejor día DE MI VIDA. ¡Nada volverá a ser igual!"
  • "No hay nada que pueda arreglarlo. Qué asco de día"
  • "Ahora mismo os encantaría estar en mi lugar. ¡Qué subidón!"

Venga, hombre. Contadlo o no lo contéis. Lo único que hacéis con estas actualizaciones es manipular a vuestros amigos de Facebook para que pregunten "¿por qué?", "¿qué ha pasado?", "¿estás bien?", "¿cuál es la buena noticia?". Si de todas formas vas a contestarles, dilo. Si no se lo vas a contar, entonces no compartas nada en Facebook.

Piénsalo de esta forma:

  • Si vas a casa de una amiga y su madre está pasando allí la tarde, ¿le dirías que te pone triste porque tu madre es una arpía?
  • Si fueras a visitar a un amigo al hospital, ¿le dirías que se quitara la vía con medicación que seguramente necesita con urgencia?
  • ¿Llamarías a un amigo para decirle "¡Me acaban de dar la mejor noticia de mi vida!" y luego colgarías?
  • ¿Te mostrarías excesivamente crítico con tus logros frente a tu jefe? ¿O con tu familia?

Facebook es más que un lugar en el que dices lo que crees y piensas y sientes. Es un lugar en el que los demás leerán tus posts y reaccionarán. No es una sala de conferencias, sino un barrio. Piensa lo que vas a decir y plantéate si se lo contarías a más de 500 personas a la cara. No estás gritándolo en una sala vacía. Estás retransmitiéndoselo a todos tus amigos de Facebook.

Con tus contactos virtuales deberías ser tan considerado como con tus conocidos en la vida real.

Este post fue publicado previamente en Midlife Boulevard, apareció con anterioridad en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano.

Ve a nuestra portadaSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter