BLOGS

¿Tu madre es enfermera? Seguro que te identificas con esto

25/05/2015 07:19 CEST | Actualizado 25/05/2016 11:12 CEST
BiblioArchives / LibraryArchives/Flickr
Title / Titre : Female nurse Cecile Dumas bathes and dresses workman Tom Heard's eye at the Arvida Aluminum Company of Canada plant. / À l'usine Alcan Aluminium Limitée d'Arvida, l'infirmière Cécile Dumas lave et soigne l'oeil de l'ouvrier Tom Heard. Creator(s) / Créateur(s) : Ronny Jaques Date(s) : January 1943 / janvier 1943 Reference No. / Numéro de référence : MIKAN 3196538 collectionscanada.gc.ca/ourl/res.php?url_ver=Z39.88-2004&... collectionscanada.gc.ca/ourl/res.php?url_ver=Z39.88-2004&... Location / Lieu : Arvida, Quebec, Canada / Arvida, Québec, Canada Credit / Mention de source : Ronny Jaques. Canada. National Film Board of Canada. Photothèque. Library and Archives Canada / Ronny Jaques. Canada. Office national du film du Canada. Photothèque. Bibliothèque et Archives Canada

Hay muuuchas enfermeras en mi familia, entre ellas mi madre, que es matrona desde hace 40 años. Así que creo que sé un par de cosas sobre lo que supone vivir con una de ellas...

1. Tendrás que estar desangrándote o inconsciente para que te lleve a urgencias. Cuando mi padre empezó una noche a quejarse de dolor en el pecho y dijo que quería ir al hospital, mi madre le advirtió que más valía que no fuese la vesícula. De camino al hospital, ella dio media vuelta porque se había olvidado el uniforme... Porque al día siguiente trabajaba. Como podéis imaginar, no era la vesícula. Efectivamente, le estaba dando un ataque al corazón. Me alegro de que mi padre siga vivo para recordarle la anécdota de vez en cuando... Por cierto, mi madre no nos avisó hasta la mañana siguiente, porque, como "no había muerto", no quería despertarnos. Un compañero suyo me llamó y me dijo que estaba rezando por la familia.

2. Las conversaciones en la mesa son bastante gráficas. ¿Crees que has tenido un mal día? Pregúntale a una enfermera y te contará una historia entre perversa y grotesca. De acuerdo, me rindo. Su día fue peor. Y cualquiera que haya comido con una enfermera sabe que al final te volverá a contar las partes más extrañas, asquerosas y locas.

3. Tienes un miedo sano a acercarte a ella en un radio de menos de medio metro cuando vuelve del trabajo. Primero dejas que se dé un buen baño a 40 grados. Resulta extraño que apenas se preocupen por coger algo de sus pacientes y sí les preocupe mucho lo que puedan pasarte a ti.

4. Tienen en su botiquín (o en su bolso) prácticamente todos los medicamentos que puedas necesitar. Ya sabes, por si hubiera un apocalipsis, o una escasez repentina de Amoxicilina en el país. Puede que esas medicinas lleven tres años ahí, pero bueno. ¿Dolor de cabeza? Hay algo para ti. ¿Estómago revuelto? Aquí tienes. ¿Náuseas? Mira, aquí tengo justo lo que necesitas...

5. Trabajan los días de la semana que nadie trabaja y tienen los turnos pensados con tres meses de antelación. Si alguno de tus padres es enfermero, sabrás que pedirles que cambien el turno con alguien del trabajo es como pedirles que vayan al dentista por placer para hacerse una endodoncia. Ya lo hacen para el 50% de los partidos de fútbol, recitales de danza y fiestas del colegio. El resto de fines de semana, ¡las enfermeras trabajan!

6. Organizan muchas fiestas del tipo "cada uno trae un plato de casa". Por supuesto, alguien tiene que encargarse de las bebidas y los platos de plástico. A las enfermeras les encanta la comida. Y estas fiestas son una oda a los carbohidratos...

7. La terminología médica es su terminología. Mi hija no dice que hace caca blanda. Dirá que tiene gastroenteritis. Y luego me explica de qué color es y qué comió para que se le revolviera el estómago. Tiene 9 años. Su hermano tiene pene, los bebés salen de la vagina y cuando tiene náuseas dice que va a regurgitar. Seguro que lo habrá oído de alguna enfermera...

8. Seguro que en el trabajo algún compañero está haciendo una colecta para alguien (o algo). Cada semana, los enfermeros piden dinero para una boda, para un funeral, para hacer un regalo a alguien que va a tener un bebé (o un nieto). Sí, a eso se dedican.

9. Sus hijos, amigos, vecinos y desconocidos les piden todo tipo de consejos médicos. Cuando era pequeña, no me daba miedo preguntarle nada a mi madre, desde problemas de chicas hasta cuestiones de sexo, temas intestinales... En fin, cualquier cosa valía. Así que, si tienes una pregunta, ¡prueba con una enfermera!

10. Son capaces de sobrellevar cualquier locura que a sus hijos se les ocurra hacer. Porque, por muchas tonterías que puedan hacer ellos, han visto esas barbaridades y otras MUCHO peores de algún paciente. Si te ha criado una enfermera, sabrás que pueden sobreponerse a cualquier ataque de locura. Las enfermeras saben resolver todo tipo de situaciones :)

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco

Ve a nuestra portada Facebook TwitterInstagramPinterest

OFRECIDO POR NISSAN