Conflictos

Orden en el picoteo o el origen de las jerarquías

La igualdad en sociedades compuestas por millones de personas es complicada de alcanzar. Por esta razón las jerarquías ayudan determinando lo que en etología llamamos orden de picoteo (pecking order), mediante el cual los individuos conocen cuáles son sus límites a la hora de repartir los recursos.

Una guerra con otro nombre

Cuando se trata de violencia fuera de control, América Central es la zona cero. El Salvador, Guatemala y Honduras cuentan con las tasas de muertes violentas más altas del mundo. San Pedro Sula, la segunda ciudad más grande de Honduras, es considerada la más peligrosa del planeta.

El conflicto no es un comportamiento asocial (II)

Aunque los conflictos nos parecen indeseables, lo cierto es que están tan bien integrados en lo social que parecen cumplir una función muy importante en los grupos de animales humanos y no humanos. El conflicto es la consecuencia natural de la cooperación y sin ellos esta no sería posible.

Agua y paz

Dicen los titulares que el agua será una de las mayores fuentes de conflicto en el siglo XXI. Dicen los expertos que, según demuestra la Historia, no tiene por qué ser así. Garantizar el acceso seguro al agua potable será, en cualquier caso, una de las cuestiones más relevantes para una parte importante de la Humanidad en las próximas décadas.

El conflicto no es un comportamiento asocial (I)

Los animales también tienen conflictos y utilizan diversas maneras de resolverlos, al igual que hacemos los humanos. Por ejemplo, lo delfines, tras un episodio agresivo, si quieren reparar la relación, se frotan suavemente un cuerpo contra el otro. Los macacos dorados, se dan la mano y abren la boca en señal de amistad.

Aprender bajo fuego

Al igual que muchos otros jóvenes somalíes que entrevisté en Kenia, Xarid M. recorrió cada día las peligrosas calles de Mogadishu para asistir a la escuela mientras fue posible. Todo cambió por completo el día en que el grupo insurgente islamista Al-Shabaab llevó la guerra hasta su propia aula.

¡Ay de los vencidos!

El heroísmo escasea en los momentos duros. El robo, la traición, el abandono de seres queridos enmedio de la más absoluta histeria y del hambre más voraz, es lo más habitual en plena lucha por la supervivencia.