Educación

ISTOCK

Carta para mis alumnos suspensos

Siéntete mal por no haber aprobado, piensa que tu futuro depende en gran parte de lo que hagas ahora. Y, a partir de enero, vas a venir aquí a dejarte la piel: vas a dejar de dormir en clase y pensar que no puedes solo porque no lo intentas; vas a demostrar que no necesitas que te bajemos el nivel, porque sabes que tienes capacidad de sobra. A partir de enero me vas a entregar todo lo que te pida y como te lo pida, porque si no, pequeño, estás perdido.

¿Otras 'notas' en los exámenes? Sí, es posible

A punto de finalizar el primer trimestre escolar, llega la hora de las "notas". Los docentes estamos obligados a evaluar. ¿Qué nos puede indicar que un niño saque un 6 en un examen? Ha superado el listón. Y además a una altura media en referencia a sus compañeros. Yo a mis exámenes les pongo "notas", en su acepción de observación manuscrita.
EFE

El rector plagiador y el coro silente

Mientras que los que deberían haber hablado y actuado callan, se extiende un clamor insidioso que se va haciendo ensordecedor: este profesor, hoy rector de Universidad Rey Juan Carlos cuyos plagios han sido descubiertos, representa la podredumbre generalizada de la universidad española.

Las princesas con gafas y sin inspiración ya salen en los cuentos

Irene Soler estudió Magisterio en Barcelona y trabajó en escuelas mientras se formaba como actriz, su sueño desde la infancia. La soledad tras su llegada a Madrid le empujó a la escritura y de su pluma ha salido Princesa 2.0 ahora en los escenarios de Madrid. Muestra la realidad con humor: ni todas las niñas son las típicas princesas, ni los chicos fuertes y protectores.
Shutterstock

El aprendizaje canonizado

Es poco frecuente encontrar esquemas conceptuales que sometan al verbo aprender a escalas inferiores. Estamos acostumbradísimos a verlo encumbradísimo, es un verbo canonizado, santificado. Y eso no le hace nada bien. Comprender es más que aprender -nos dicen-, y además es una cosa diferente.
EFE

La verdad sobre las pruebas PISA

Las pruebas PISA no sirven para nada porque son una constatación del estado (malo, a tenor de los resultados) del sistema educativo que no viene acompañado de una serie de propuestas de mejora. Además, los alumnos no se toman la prueba en serio porque no cuenta para su nota.
ISTOCK

¡Que lean lo que quieran!

No se puede obligar a veinticinco alumnos a leer el mismo título porque cada uno de ellos tiene gustos particulares, personales y distintos. Nos bombardean a diario con la "atención a la diversidad", pero cuando llega la hora de enganchar a nuestros escolares al hábito lector nos la pasamos por el forro, lo vestimos de obligación y, como guinda, lo hacemos pasar debajo de la escalera del examen.

MÁS SERIES