BLOGS

Sal con alguien que te rete (aunque a veces te saque de quicio)

Si quieres crecer como persona, no salgas con tu hermano gemelo.

29/09/2017 07:29 CEST | Actualizado 29/09/2017 07:29 CEST

Escrito por Mélanie Berliet

Es un principio sencillo, pero que a menudo se pasa por alto o se infravalora. La compatibilidad en una relación no solo es cuestión de tener la capacidad de pasarlo bien. Por supuesto que es importante reírse, disfrutar de la compañía del otro y compartir intereses, aficiones y valores.

Pero la compatibilidad se basa en algo más que en similitudes. Podría decirse que es más importante encontrar a alguien que se diferencie de ti en cierto modo. Porque el crecimiento personal depende de los desafíos que se te pongan por delante, y alguien que sea exactamente como tú no te empujará hacia nuevos retos.

Si quieres crecer como persona, no salgas con tu hermano gemelo.

Es fácil dejar que tu reflejo te seduzca: alguien que apruebe cada uno de tus caprichos, que esté de acuerdo contigo en los temas importantes y que quiera pasar cada hora del día de la misma forma que tú. Es reconfortante ser tan sorprendentemente similar a otra persona, pero, cuando sales con alguien que es igual que tú, estáis destinados a quedaros estancados.

No salgas con alguien que diga que sí a todo, que te ría las gracias siempre o que te siga ciegamente.

Los paralelismos son reconfortantes. Son cómodos y se pueden confundir con el cariño. Pero no son las semillas del crecimiento. Ser igual que tu pareja no te expondrá a cosas nuevas, ni te enseñará mucho sobre la vida. Las parejas más sólidas no están formadas por personas con puntos de vista, personalidades o entornos idénticos. Están compuestas por personas que se complementan y que se plantean retos a diario para alcanzar nuevos niveles de comprensión y experimentar cosas nuevas.

No salgas con alguien que diga que sí a todo, que te ría las gracias siempre o que te siga ciegamente. Sal con alguien a quien a veces no aguantes porque sus opiniones te sacan de quicio o porque su visión del mundo te parece incompatible. Oblígate a ver las cosas desde su perspectiva, a entender cómo sus vivencias han dado forma a sus enfoques y a sus principios.

Considera la posibilidad de que existan realidades alternativas.

Sal con alguien cuyos puntos fuertes compensen tus puntos débiles y viceversa. Alguien a quien puedas admirar por destacar en los ámbitos que te cuestan más, que esté motivado cuando te sientas vago, que sea meticuloso en lo que tú eres más torpe y que mantenga la calma cuando pierdas los estribos.

Enriquecerás la vida de tu pareja, aunque no siempre estaréis de acuerdo.

Tu media naranja no tiene por qué entender a la perfección tu sentido del humor. Puede que en ocasiones se pregunte por qué te desternillas, pero será muy divertido explicarle por qué esa tontería te parece tan graciosa. Puede que tu pareja no quiera ver la película que te mueres de ganas por poner, pero también es bonito eso de insistirle para que le dé una oportunidad a esa película en versión original subtitulada y ver cómo se le llenan los ojos de lágrimas (o no).

Puede que tu alma gemela se queje de que la arrastras a eventos que sabe que no le van a gustar, pero, una vez allí, es posible que se dé cuenta de que no están tan mal. Puede que se muestre reticente a aprender a montar en moto o a bucear, hasta que lo intente y te dé las gracias por haberle ayudado a expandir sus fronteras personales.

Juntos seréis mejores. Enriquecerás la vida de tu pareja, aunque no siempre estaréis de acuerdo. Discutiréis y os pelearéis, pero si sabéis disculparos, todo irá bien.

Con el tiempo, aprenderás a apreciar al otro por lo que es, incluso a pesar de las diferencias fastidiosas. Apreciarás esos aspectos de su personalidad que a veces te dan ganas de tirarte de los pelos y esos otros que te complementan.

De esta manera, comprenderás que los defectos de tu pareja no son defectos en absoluto. Igual que los tuyos. Ambos sois humanos y estáis evolucionando constantemente. Como pareja, os daréis cuenta de que sois imparables; precisamente gracias al otro.

Puedes seguir a Mélanie en Instagram y en Facebook.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense del 'HuffPost' y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero.

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!