Huffpost Spain
Toni Cantó Headshot

Sobre el asalto al Congreso

Publicado: Actualizado:
Print Article

Viendo como están las cosas, lo extraño es que la gente no se manifestara. Si algo positivo podría llegar con esta crisis es que se le diera la vuelta a un sistema que está resultando claramente caro, corrupto e ineficiente.

Y eso solo se logrará con el empuje de los ciudadanos.

Alguien tuiteaba el otro día una duda... ¿no debiéramos haber ocupado el Congreso el 20 de noviembre del año pasado?

Y hay algo de esto con lo que estoy de acuerdo. Es legítimo, sano y necesario que nos manifestemos, ¿pero es efectivo?

Tengo mis dudas. No creo que a un PP que no le tiembla el pulso en absoluto a la hora de incumplir un programa electoral le impresione mucho una manifestación, y en el caso de que asuma alguna de sus peticiones, lo más probable es que se olvide pronto de su cumplimiento. Lo mismo con el PSOE, y si no, recuerden lo de OTAN: de entrada no. Así ha venido siendo durante todas las legislaturas.

Esta es una parte importante del problema. La gente también se manifiesta porque no se siente representada.

Pero frente a los que creen que es la política en general la responsable de nuestra situación, algunos creemos que solo lo son algunas de las personas que viven de ella.

Creemos que la política es la única herramienta para modificar la realidad, para mejorarla.

Mi respeto y comprensión hacia los que se manifiestan legalmente en la calle expresando su indignación.

Yo, he decidido hacerlo desde dentro.

Las dos formas de trabajar para que mejoren las cosas son validas.

Que cada uno escoja. Personalmente creo que, primero el voto, y luego la militancia o la cooperación en la forma que sea con los partidos que mas se acerquen a nuestros ideales -aceptando que nunca hay ninguno con el que estaremos 100% de acuerdo- son las formas más rentables de esfuerzo.

Solo pido que se respete mi elección.

Con lo que no estoy de acuerdo es con el equilibrismo que hacen algunos con tal de estar presentes en los dos lugares a la vez. Acusando a la clase política en general y al sistema como si ellos no formaran parte, intentando apropiarse de un movimiento ciudadano muy heterogéneo.

El día 25, mientras miles de manifestantes se expresaban fuera del Congreso, nosotros presentábamos un proyecto para racionalizar los sueldos de los políticos y otro para que los niños no tuvieran que pagar los famosos tupper. Hemos llevado iniciativas para cambiar la injusta ley electoral, para pedir una transparencia con la que serían imposibles tantos desmanes, hemos tenido que llevar a Bankia ante la Audiencia Nacional...

Esas son algunas de las razones que llevaron a los ciudadanos a los alrededores del Congreso.
Pues bien... todos los Diputados votaron siempre en contra. Todos nos llamaron populistas y demagogos, todos dijeron que estábamos contribuyendo a la desafección ciudadana...

Es el colmo... los que defienden los privilegios, nos acusaban de provocar estas manifestaciones.

Los que llevan corruptos en las listas, los que ocupaban las cajas de ahorros, las televisiones públicas, los que se han repartido dinero de todos y se niegan a racionalizar su sueldo gritaban, los que con su incompetencia nos han traído a esta dramática situación, pataleaban, nos insultaban y abucheaban sin dejarnos hablar.

Ayer, los anti-sistema-democráticos estaban dentro, no fuera.