BLOGS

Lo que Rajoy dice y lo que no dice a Puigdemont

16/10/2017 13:47 CEST | Actualizado 16/10/2017 14:05 CEST
EFE

Mark Thomson en su libro Sin palabras asegura que estamos en la era del lenguaje, y que las palabras utilizadas en política merecen un estudio detenido en sí mismo. Aquí una pequeña aportación sobre lo que Rajoy dice y lo que no dice en su carta inmediata a Puigdemont para poder entender la situación actual desde el prisma del Gobierno y la lucha por el "marco" retórico en el que estaremos inmersos hasta el jueves.

  • "Molt Honorable Sr. D. Carles Puigdemont i Casamajó". Rajoy se dirige al President con la figura protocolaria correspondiente a su cargo electo, y por lo tanto, reconociéndole la legitimidad como el interlocutor válido de esta crisis, desoyendo a aquellos que aseguran que habiéndose saltado las leyes, ya no lo es.
  • "Lamento que haya decidido Ud. (...) no aclarar (...) si alguna autoridad ha declarado la independencia". Con el verbo "decidir" incide en la idea de que a Puigdemont no le interesa aclarar cuál es la situación actual, que también sigue sin estar clara para el Gobierno de España, desoyendo las presiones de las interpretaciones que le piden la aplicación de medidas para actuar en Catalunya, según las cuales se declaró la independencia. Cuando se refiere a "autoridad" está apuntando a que diga, en caso afirmativo, quién la proclamó para que pueda asumir responsabilidades.
  • "Los catalanes tienen derecho a saber"/ "responda con la claridad que todos los ciudadanos exigen"/ "tiene la obligación a explicarles qué ha pasado. La primera expresión juega con la máxima independentista "derecho a decidir" resignificándolo para que el requerimiento no recaiga en el Gobierno, sino como apuntan el resto de expresiones, una obligación para con sus gobernados escrito en tercera persona del plural, de la que el Gobierno de excluye.
  • "Concordia cívica" vs "proyecto radical y empobrecedor". Yuxtaposición de presente y futuro con una figura proléptica, en la que el Presidente toma una situación futura imaginaria y la presenta como la realidad del momento para conectar con la situación de huida de empresas de Catalunya sin tener que citarla.
  • "(El 155) no implica la suspensión del autogobierno, sino la restauración de la legalidad en la autonomía". Por primera vez, el Presidente interpreta el artículo políticamente y rectifica al propio bloque secesionista, pero también a opinadores y periodistas que habían impuesto el marco de la "suspensión de la autonomía". De esta manera, intenta rebajar la carga política y lo resignifica otorgando mayor protagonismo al Estatuto de Autonomía como la ley fundamental del autogobierno catalán. Evita así hacer referencia a la posible toma de control del gobierno español sobre la comunidad autónoma, expresión que no cita para referirse a Catalunya como "autonomía" reafirmando la expresión que pretende resaltar versus intervención.
Le recuerda que él solo representa a una parte, y que esa parte está vulnerando los derechos de una mayoría de votantes en Cataluña.
  • "El único conflicto que existe en este momento es un conflicto de legalidad"/"imperio de la ley". Rajoy delimita el perímetro de la crisis, enmarcando el problema catalán no como un choque de legitimidades auspiciada en la figura del choque de trenes, sino como un descarrilamiento del Govern catalán fuera de la ley. Al mismo tiempo que, con la reiteración en el texto de "imperio de la ley", niega que la crisis se haya producido por la negación de la libre voluntad de un pueblo histórico a elegir su futuro o que se trate de una cuestión sobre democracia, marco impulsado por el secesionismo.
  • "No es mi voluntad generar nuevos escenarios de controversia". Rajoy demuestra que no pretende echar más leña al fuego, ni avanzarse en los acontecimientos, como le demandan otras fuerzas políticas o actores mediáticos, admitiendo que está dispuesto a resistir las mismas presiones que debe resistir Puigdemont con los sectores más radicalizados. Un gesto que invita a la reciprocidad.
  • "Uno de los indicadores que definen la calidad de una democracia es el respeto a la oposición"/ "por mi parte, creo poder hablar en nombre, no solo del Gobierno y del partido que le apoya, sino también de una gran mayoría de representantes del pueblo español". En estos párrafos utiliza una metonimia entre el gobierno, oposición y España como un todo, reforzando su legitimidad al frente de la respuesta del Estado. Por oposición de este todo, le recuerda que él solo representa a una parte, y que esa parte está vulnerando los derechos de una mayoría de votantes en Catalunya.
  • "No resultan creíbles sus llamamientos al diálogo"/ "Se brindó un espacio parlamentario para el diálogo". Ambas expresiones pretenden ser confrontadas para encauzar la crisis en el ámbito político designado por PP y PSOE. Sin nombrar la propuesta del PSOE de reforma de la Constitución le está recordando la salida legal y legítima para reconducir la situación por los cauces multilaterales, dejando al margen la vía unilateral. Resulta una mano tendida que evidencia el cambio de postura del partido que apoya al gobierno que hasta la semana pasada negaba la necesidad de actualizar la carta magna.
  • "Sigue estando en su mano"/ "será usted el único responsable de la aplicación de la Constitución". Incidiendo en la imagen de la mano tendida y la mano de quien ordena y tiene la responsabilidad, devuelve la pelota al tejado del President de forma instantánea, no dejando que la responsabilidad de la aplicación resida en el gobierno de España y no permitiendo que se especule con la respuesta del estado. La figura de la mano como imagen retórica de la responsabilidad es constante no solo en esta carta, también Pedro Sánchez durante sus últimas entrevistas ha reiterado que quien accionaría el botón del 155 sería el dedo del Sr. Puigdemont.

Lo que Rajoy NO dice

  • Que se haya declarado la independencia. Porque si él entendiera que se hubiera producido se habría aplicado ya el 155.
  • Que el gobierno vaya a suspender la autonomía imponiendo una dirección política alternativa.
  • Las medidas que se aplicarán, el periodo de aplicación y sus consecuencias.
  • Que esté dispuesto a diálogo bilateral.
  • Que las FSE desplegadas en Catalunya se vayan a retirar.
  • Que no reconoce al actual Govern como un interlocutor válido.
  • Que vaya a pactar un referéndum legal.

Carta de Rajoy a Puigdemont by El Huffington Post on Scribd

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blog

MÁS SERIES