BLOGS

Financiación para pymes, llegan las últimas tendencias

28/02/2017 07:26 CET | Actualizado 28/02/2017 07:26 CET

2017-02-22-1487789921-7209167-iStock468044606.jpg

Foto: IStock.

Entre los problemas que trajo consigo la crisis económica mundial, está la dificultad para conseguir un crédito bancario. En un panorama donde era más complicado que nunca asegurar qué se podía hacer frente a un préstamo por parte de un cliente, las entidades bancarias comenzaron a mostrarse mucho más inflexibles a la hora de conceder créditos.

Debido a esto, de unos años a esta parte, han surgido nuevas fórmulas para acceder a la financiación. Entre estas destacan los créditos que algunas nuevas entidades conceden a trabajadores autónomos y pymes, con mayor facilidad que el sector financiero tradicional. Pero si hay una opción que ha cobrado un especial protagonismo durante este tiempo, es el microcrédito online.

Los microcréditos como solución a los problemas diarios de las empresas

Los microcréditos son préstamos rápidos concedidos por empresas que se dedican a la financiación, independientes de los bancos convencionales. Este tipo de préstamo resulta a menudo una buena solución a esos pequeños contratiempos que pueden surgir en el día a día de un negocio. Además, se conceden normalmente de forma inmediata. Ya hay empresas bien posicionadas en el sector, como MoneyMan, que hacen realidad la idea de crear tu propio negocio sin pensar en los problemas a los que estábamos acostumbrados con los préstamos habituales.

Las cantidades que se suelen prestar a través de los microcréditos oscilan entre los 300 y los 900 euros. Entre las ventajas que presentan, cabe destacar que son muy fáciles de solicitar. Normalmente se piden por teléfono o a través de Internet. Pero además, las entidades financieras que conceden créditos exprés no suelen exigir un aval, ni documentos que acrediten la solvencia económica del solicitante. Por estos y otros muchos motivos, los microcréditos son especialmente atractivos para financiar proyectos empresariales.

Las formas más habituales de pedir financiación para crear una empresa

Aunque los expertos aconsejan que entre el 30 y el 40% de la inversión inicial de un proyecto empresarial se haga frente con recursos propios, lo cierto es que acudir a una entidad financiera es un paso habitualmente necesario para poner en marcha un negocio. De entre las distintas posibilidades de financiación que existen a día de hoy en el mercado, las más utilizadas son las siguientes:

  • La financiación bancaria convencional. A pesar de haber proliferado nuevas formas de financiación, acudir a un banco tradicional se encuentra aún entre las más habituales. Estas entidades conceden desde pequeños créditos, hasta préstamos mucho más voluminosos para contribuir a proyectos de emprendimiento.

  • Los créditos de las Sociedades de Garantía Recíproca. Estas son entidades financieras que conceden créditos fáciles a las pymes. Por lo general, tratan de mejorar las condiciones de financiación para estas empresas, prestando avales ante las entidades bancarias, cajas de ahorros, clientes, proveedores y administraciones públicas. Existen Sociedades de Garantía Recíproca que conceden una financiación bastante importante a los emprendedores, de hasta 60.000 euros en algunos casos.

  • Línea ICO Empresas y Emprendedores 2017. Estos préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) se dirigen a autónomos y entidades, públicas y privadas, que hagan sus inversiones productivas en España, y/o requieran satisfacer sus necesidades de liquidez, independientemente de su domicilio social o fiscal, y de si la mayor parte de su capital está en España o en el extranjero.

  • Los préstamos participativos de ENISA. Enisa es una sociedad mercantil de carácter estatal, en dependencia del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, a través de la Dirección General de la Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa. Esta sociedad participa de forma activa en la financiación de proyectos empresariales innovadores y viables desde 1982. Entre las distintas formas de financiación ofrecidas por ENISA, destaca especialmente la de Jóvenes Emprendedores.

  • Crowdfunding. Mediante este modo de financiación, diversos promotores de proyectos que necesitan fondos se ponen en contacto con inversores de fondos que buscan conseguir un rendimiento en la inversión. En esta fórmula los inversores no participan en la gestión de la nueva empresa que se crea.

  • Business Angels. Es una opción similar al crowdfunding, exceptuando que, en este caso, los inversores no solo aportan su capital en el nuevo proyecto empresarial, sino también su experiencia, además de sus contactos. Aunque se puede pensar que así el emprendedor ve limitada su autonomía, lo cierto es que por otro lado este se ve beneficiado de todo lo que el inversor le puede aportar.

  • Capital Riesgo. Las Entidades de Capital Riesgo conceden financiación por un tiempo de entre 3 a 10 años, sobre todo a empresas que están empezando, pero a las que se le presume un buen potencial de crecimiento. Como en el caso de los Business Angels, aparte de participar en el capital social de la empresa, aportan otras numerosas ventajas a la misma.

Entre las ventajas de las fintech están la rapidez con la que conceden sus préstamos, además de la facilidad que supone conseguir financiación con estas empresas.

Las pymes recurren cada vez más a las fintech para conseguir financiación

Las fintech son empresas que recurren a las nuevas tecnologías para conseguir unos costes más baratos y unos mejores servicios financieros. Estas nuevas entidades surgieron sobre todo gracias a la armonización legal por parte de la Comisión Europea, que permite que las fintech presten sus servicios en todo el Espacio Económico Europeo. También ha influido en su proliferación el gran desarrollo tecnológico que ha tenido lugar en los últimos años, además de la pérdida de popularidad de la banca tradicional.

Los bancos convencionales están cada vez más pendientes del desarrollo de estas nuevas empresas de financiación, para poder ofrecer una competencia a la altura, a la hora de financiar empresas. Incluso algunos de ellos comienzan a utilizar las nuevas tecnologías de forma similar a como lo hacen las fintech, ofreciendo créditos online.

Son muchas las ventajas que las entidades fintech suponen para las empresas que desean conseguir financiación, frente a la banca convencional. Entre ellas, destacan especialmente la rapidez con la que conceden sus préstamos, además de la facilidad que supone conseguir financiación con estas empresas. También cabe mencionar la diversidad de formas que las empresas tienen para conseguir financiación a través de las fintech, ya que puede hacerse a través de otras empresas y a través de particulares, entre otras modalidades. Por otro lado, estas empresas cubren un nivel de riesgo mucho mayor, exigiendo muchos menos requisitos que los bancos a la hora de conceder créditos.

Pero estos no son los únicos motivos por los que las fintech están alcanzando un éxito notable de forma muy rápida. Desde que aparecieron, en los orígenes de la crisis económica, estas entidades están logrando ganar terreno al sector financiero tradicional también por las siguientes razones:

  • El proceso es muy barato, ya que no existen intermediarios. Las fintech suponen un contacto inmediato con los clientes, y por eso tienen un coste menor en todas sus gestiones en comparación a la banca tradicional.

  • Son empresas especialmente cómodas. Se puede acceder a ellas desde cualquier sitio o dispositivo, ya que ofrecen financiación online.

  • Tienen un funcionamiento muy rápido, dado que el contacto entre los clientes y las fintech es directo. Esto es gracias a las nuevas tecnologías que utilizan.

  • También las nuevas tecnologías son un plus para la fintechs ya que permiten una mayor facilidad de gestión de su dinero. La accesibilidad es muy grande en estas entidades, debido a su carácter digital.

  • Ofrecen una alta seguridad a sus usuarios, gracias a la disponibilidad de seguimiento y control de sus productos financieros.

OFRECIDO POR NISSAN