BLOGS

Los 'cuñados' y el referéndum

26/09/2017 07:32 CEST | Actualizado 26/09/2017 07:32 CEST
Getty Images

Solemos hacer referencia a parecer o comportarse como un cuñado cuando pretendemos destacar que alguien se las da de experto, e incluso utilizamos el término "cuñadismo" para referirnos al hecho de intentar parecer más listo de lo que en realidad se es.

Al igual que pasa durante las fiestas navideñas, en las que uno es cuñado o deja de serlo en función de si juega en casa o en campo contrario, muchos nos comportamos cómo cuñados en función de si se trata uno u otro tema.

Pues bien, uno de los temas que mas cuñados genera en la actualidad es el del referéndum del 1-O. De repente todos sabemos de leyes, hemos estudiado la constitución, conocemos la vida del President Companys e incluso quién es Rosa Parks.

Otra característica del "cuñadismo" es que es proporcional la verborrea emitida al tiempo en el que se pierde la capacidad de escuchar.

Estas son algunos de los argumentos que sostienen los cuñados según les interese argumentar a favor o en contra de lo que está ocurriendo en Barcelona:

  • Los que no quieren votar afirman que es ilegal y que la convocatoria en el Parlament fue bochornosa.
  • Los que sí quieren votar dicen que no se puede desoír a tres cuartas partes de la población de Cataluña.
  • Los que votarían SÍ sostienen que no se puede aguantar formar parte de quien no escucha tus demandas.
  • Los que votarían NO se muestran orgullosos de formar parte de España.

En psicología se conoce cómo abstracción selectiva a la manera de evaluar un hecho fijándonos únicamente en unos aspectos concretos al tiempo que obviamos el resto.

Sólo escuchando y haciendo un ejercicio de empatía es posible llegar a un acuerdo entre posturas enfrentadas.

¡Más orejas y menos cuñados!