BLOGS

¿Por qué a mí? Una reflexión sobre el 'mobbing'

13/12/2015 09:57 CET | Actualizado 13/12/2016 11:12 CET
iStock

Esta es posiblemente la primera pregunta que suelen hacerse las personas que están sufriendo Mobbing. Y aunque no todos los casos son iguales, sí suele haber algunas coincidencias.

El acosador laboral no escoge al azar a su 'víctima', de equivocarse en la elección difícilmente contaría con la complicidad de sus compañeros, elemento clave para su propósito.

Deben asegurarse de que, en contra de lo que pueda parecer, se trate de una persona que no genere lástima. Alguien entusiasta, con ganas de trabajar y talento puede ser su candidato ideal. Quiere ser cruel sin parecerlo. Si se metiese con un defecto físico o con una persona que pasa por un momento complicado, su conducta sería reprobada por el resto de personas de la organización.

Es posible que justamente tus ganas de trabajar y talento, despierten en el acosador inseguridades. Puede ser que te vea como un rival o considere que tus comportamientos pueden hacer evidentes su falta de capacidad, compromiso, etc...

Es muy posible que no se trate de tu jefe/a -aunque puede serlo- suele bastar con que crea tener más autoridad 'moral': ser más mayor que tú, más antiguo en la empresa, que tenga una relación de amistad o sentimental con tu jefe/a  y, en el caso de algunas empresas anacrónicas, ser hombre, heterosexual... Cualquiera de estas tonterías puede servirle.

Tu predisposición hacia el trabajo y ganas de colaborar las aprovechará para pedirte tareas que no estén a tu alcance o asegurarse de que no dispongas de los medios necesarios:

 

- No hacerte llegar los datos que necesitas

- Avisarte sobre la tarea con menos tiempo del que hace falta para realizarla correctamente

- No ponerte en copia en los mails que tratan sobre el tema

- No citarte a las reuniones

- Comentar públicamente cualquier equivocación que puedas cometer...

Las personas como tú, comprometidas con su trabajo, estáis más pendientes de no perjudicar con esta situación al resto de compañeros y a la organización que de perder el tiempo desenmascarando al acosador.

Esta situación te genera:

Ansiedad: al intentar realizar una tarea fuera de tu alcance (por la falta de recursos, información...)

Frustración: al ver que no dispones de los medios necesarios y que no cuentas con el apoyo del resto de tus compañeros.

Para salir de una situación como esta es necesario, sin dejarse llevar por las emociones, hacer evidente el comportamiento de acosador. Basta con repetir en voz alta de manera tranquila lo que está sucediendo, no quieres discutir ni pelear, seguramente él o ella esta más cómodo que tú con el conflicto.

Mark Twain dijo: "Nunca discutas con un estúpido, te hará descender a su nivel y ahí te vencerá por experiencia".