Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Yolanda Domínguez Headshot

Los Nobel que no amaban a las mujeres

Publicado: Actualizado:
NOBEL
Imprimir

Tantos años a dieta, envolviéndonos en vendas frías, aplicándonos cremas adelgazantes, sometiéndonos a cirugías para quitar de aquí y poner allí y ahora resulta que las mujeres no damos la talla. Quedamos monísimas desfilando en las pasarelas pero nada de subir a recoger premios a un estrado. Nos visten de lentejuelas y purpurina pero como mentes brillantes tampoco destacamos. Entre las mujeres que nunca hicimos historia según Playmobil y las que no hacemos nada relevante para la humanidad según los Nobel, menudo añito llevamos.

De 881 premios en sus más de 100 años de historia tan sólo el 5,5% han sido concedidos a mujeres. Lo han leído bien: sólo el 5,5%. Si hiciéramos una ilustración con todos los galardonados, encontrar a estas mujeres sería tan difícil como encontrar a Wally en una batalla entre científicos, economistas y literatos. Y aún con gráficos y monigotes incluidos todavía hay personas que no ven el problema por ninguna parte. A día de hoy, en las universidades se matriculan más mujeres que hombres, nosotras obtenemos más títulos y sin embargo apenas llegamos a representar el 15% en los altos cargos. Las cifras son preocupantes pero lo es mucho más que nos desentendamos de la situación. Las mujeres desaparecen por el pasillo hacia los puestos directivos y en lugar de preguntarnos qué sucede, somos capaces de soltar topicazos del tipo "será que no lo merecen".

Pero estas personas que ni se despeinan porque sus jefes sean siempre hombres y los que reciben las medallas vistan de traje y corbata, sí llevan realmente mal que alguien lo cuestione. La desigualdad es bien; reclamar un mundo más justo, no. He recopilado una selección de los greatest hits que suelen utilizar para cortar la conversación de una forma elegante porque en realidad lo que no les apetece es que alguien les haga pensar demasiado:

"A ellas no les interesan las carreras científicas". No, no es una frase de Pablo Motos, es la cantinela que nos despacharon los primeros filósofos y que se ha venido repitiendo cual meme pegadizo a lo largo de la historia: los hombres son de la razón y las mujeres, de la emoción. Siento defraudaros: en las facultades de ciencias también hay más mujeres que hombres, graduadas, doctoras y haciendo el postdoctorado. Lo que pasa en los laboratorios sigue siendo un enigma, aunque algún aventurado Premio Nobel se atrevió a decir que las mujeres allí estorban porque lloran y se enamoran (tras la respuesta de miles de científicas en Twitter ¡vaya! perdió su trabajo).

"Se lo tendrán que dar a quien de verdad se lo merezca". Lo que equivale a afirmar que las mujeres no nos lo merecemos. Ala, carpetazo. Para qué nos vamos a poner ahora a analizar lo del "techo de cristal", la homofilia, los permisos de paternidad, la conciliación familiar, la diferencia de salarios, la falta de paridad en los jurados, la invisibilidad de las mujeres en el ámbito profesional... Una posible respuesta es ponerte a dar nombres a mansalva: Lise Meitner, Rosalind Franklin, Joyce Carol Oates, Hilary Mantel, Hawa Abdi, Susan Athey... ¿que no te suenan de nada? ¿de eso quién tiene culpa?

"Ellas dan menos valor a su carrera profesional". Si esto además lo acompañas de uno de esos artículos de algún pediatra (hombre) que asegura que una mujer no puede trabajar y tener hijos, otro sobre las teorías del apego, otro sobre la necesidad de la lactancia materna y algunas sesiones de hipnoterapia para eliminar de nuestra memoria todos los bebés de juguete a los que hemos limpiado las caquitas imaginarias... Ya lo bordamos. En este epígrafe también estarían los que apostillan que las mujeres "no dejan a sus maridos que se ocupen de los hijos".

"Olvidamos citar todas las áreas en las que la presencia femenina es mayor". Uyyy, pero qué buena observación. A mi se me ocurren dos: limpiando retretes y ofreciendo servicios sexuales. Podíamos abrir una petición en Change.org para que incluyan estas dos categorías en los premios del año que viene. "Y el Nobel al Uso Más Eficiente De La Escobilla De Water, goes to...." Esta sí sería una medida equitativa, no se cómo no han pillado a estos lumbreras para dirigir las áreas políticas de igualdad. Seguro que son de los que argumentan que la violencia de género también se ejerce hacia los hombres.

"Lo que vemos en el cine, la tele y la publicidad no influye". Ningún cambio es posible si nuestro imaginario sigue representando a las mujeres por su belleza física y a los hombres por sus logros profesionales. De esto también hay estadísticas: ellos copan los puestos de poder, empresa y deporte y ellas los de modelos, actrices y amas de casa. Todos sabemos que la aparición de las mujeres en los medios es inversamente proporcional a la cantidad de ropa que llevan.

Estas y otras muchas frases hechas son utilizadas como comodín para no ahondar en las verdaderas causas que generan que en unos premios tan relevantes no haya ninguna mujer protagonista. Las personas que las emplean no sólo demuestran una capacidad nula de empatía con el género femenino sino falta de información, de interés y una vangancia extrema.

Close
Mujeres ganadoras del Nobel de Literatura
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen