BLOGS
24/12/2016 09:51 CET | Actualizado 24/12/2016 09:51 CET

Papá Noel y los niños de las regiones productoras de café, té y cacao

papanoelEn esta temporada navideña, la mayoría de ustedes piensan en compartir con su familia y dar regalos a sus hijos y seres queridos, tal vez mientras disfrutan juntos de una bebida caliente, pero muy pocos de ustedes piensan en la triste realidad de los niños en las comunidades que producen el café, el té y el cacao para esas bebidas.

En esta temporada navideña, la mayoría de ustedes piensan en compartir con su familia y dar regalos a sus hijos y seres queridos, tal vez mientras disfrutan juntos de una bebida caliente, pero muy pocos de ustedes piensan en la triste realidad de los niños en las comunidades que producen el café, el té y el cacao para esas bebidas. La mayoría de estos niños no recibirán ni regalos ni comida de Santa Claus, porque la verdad es que Papá Noel no fue creado para ellos, y porque los consumidores, que jugamos a Santa Claus, somos indiferentes a su triste realidad. Hay más de 100 millones de niños en esas comunidades rurales, en su mayoría viviendo en la pobreza, decenas de millones en pobreza extrema, debido en parte a nuestra indiferencia, pero principalmente, como consecuencia del cruel y neocolonial modelo de negocio de las empresas multinacionales que controlan esas industrias mismas que apoyamos diariamente con nuestro poder de compra y como clientes leales.

De los inmensos beneficios económicos que obtienen con el café, el té y el cacao que bebemos todos los días, estas empresas comparten menos de un céntimo por taza con los productores, e incluso menos con los trabajadores agrícolas. Por otro lado, acumulan decenas de miles de millones de dólares en ganancias cada año. Algunas de estas utilidades terminan en cuentas bancarias en Suiza o en Luxemburgo, o benefician a grandes inversionistas en Wall Street. Es por esto, en gran parte, que decenas de millones de los hijos de estos agricultores y trabajadores agrícolas viven en extrema pobreza; no tienen tarea escolar que hacer, porque no hay escuelas en sus comunidades, y ellos, como sus padres, comen apenas lo suficiente y están desnutridos. Muchos de ellos trabajan, violando las leyes locales que prohíben el trabajo infantil y violando también la Convención de los Derechos del Niño. Esta cruel realidad es consecuencia de que compartimos menos de un céntimo por taza de café, té y chocolate que bebemos con las comunidades que los producen para nosotros.

Las principales empresas de café, té y cacao y los traders compran a los productores al precio más bajo que pueden y venden lo más alto posible. Muchas de estas mismas empresas presumen de ser justas, sostenibles y éticas, con la complicidad de cientos de ONG, de gobiernos y políticos de naciones desarrolladas, de organizaciones multilaterales, incluyendo la ONU, las mal llamadas "certificaciones éticas", e incluso las iglesias que se benefician de este modelo de negocios. La verdad, sin embargo, es que lo que todos estos se atreven a llamar "ético" o "comercio Justo" en el café, el té y el chocolate perpetúa la pobreza; proporciona un beneficio adicional insignificante de menos de 4 céntimos de dólar por día, por persona, a los pobres de estas comunidades rurales. Lamentablemente, el "comercio justo" no es justo y no fue creado o diseñado para ser justo. 

Millones de nosotros juntos, compartiendo unos pocos centavos por taza, podríamos invertir miles de millones de dólares anualmente para eliminar el trabajo infantil y crear una clase media rural donde actualmente reina la pobreza y el hambre.

La próxima vez que vea la comercialización del Espíritu de Navidad en Starbucks, McDonald's, Dunkin Donuts, Tim Hortons, Costa Coffee, Burger King, el Marriott, Hilton, Hyatt o casi cualquier café, hoteles o restaurantes, o beba un Nespresso , Nescafe, Dolce Gusto, Keurig, Senseo, Illy, Lavazza, Folgers, Maxwell House, etc. en su casa u oficina, puede estar casi seguro de que todas estas empresas comparten menos de un céntimo por taza de café en beneficios netos de lo que usted les paga con las familias que produjeron el grano. También puede estar seguro de que, según el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos y los informes de muchos periodistas independientes, hay trabajo infantil en el café, el té y el cacao. Esto se debe a que son industrias altamente explotadoras que se benefician económicamente de la pobreza extrema.

Desafortunadamente, cientos de millones de consumidores no podemos cambiar radicalmente sus vidas a través de corporaciones, organizaciones caritativas o ayuda al desarrollo. Un sistema transparente de valor compartido, con una compensación de por lo menos 10CtvsPorTaza de café, té y cacao (chocolate) consumido en los países desarrollados, puede cambiar el mundo para más de 100 millones de niños, y en total, para 400 millones de personas en las comunidades rurales que producen las materias primas indispensables para estas bebidas que son disfrutadas en casi todo el mundo. Es por eso que estoy trabajando para crear We Share/Compartimos, un sistema transparente de valor compartido basado en la compensación directa de los consumidores a las comunidades productoras.

El Foro Económico Mundial de Davos ha sido indudablemente a lo largo de la historia de la humanidad la organización que más ha desperdiciado una concentración única de poder para cambiar el mundo. Allí los empresarios más influyentes del mundo, los académicos y los políticos hablan de Mejorar el Estado del Mundo, sobre el Valor Compartido (En el WEF, el CEO de Nestlé habla -en el minuto 7: 50- sobre Valor Compartido), pero no lo practican hacia cientos de millones de personas pobres que suministran la foro del WEF en Davos, sus industrias, sus universidades o sus gobiernos. El WEF nunca ha compartido ni siquiera 1 centavo por taza de café para mejorar el estado del mundo.

Si Klaus Schwab (78), fundador del WEF, pensara en esta etapa de su vida como un emprendedor social comprometido con "cambiar el mundo", como una especie de "Santa Klaus empresarial" con fines de lucro, Schwab podría crear un "Task Force" (Fuerza de Tarea) en el WEF -una APP- para erradicar la pobreza que sufren cientos de millones de personas en todo el mundo con un sistema transparente de valor compartido basado en compensación pagada por los consumidores, sin costo para las empresas. Esto tendría grandes y casi inmediatos beneficios para las marcas de las empresas miembros del WEF, cumpliendo finalmente la promesa del WEF de Mejorar el Estado del Mundo. Eso sería casi un milagro, porque la erradicación de la pobreza nunca ha sido un propósito prioritario en la vida de Schwab o la razón de ser del WEF.

Todos nosotros debemos tener el coraje de decir la verdad a nuestros propios hijos: para cientos de millones de niños pobres Santa Claus no existe, ellos no son parte del modelo comercial de Navidad. Ellos no tienen educación, atención médica o buena nutrición, principalmente porque ni las empresas ni nosotros los consumidores compartimos con sus padres ni siquiera un céntimo como compensación por lo que ellos, y algunos de los niños con su propio trabajo infantil, producen para nosotros. Una falta similar de valor compartido transparente existe en la mayor parte de lo que comemos, bebemos, consumimos y utilizamos producido en países "en desarrollo" o menos desarrollados. Espero que usted, amigo lector esté de acuerdo conmigo en que, si compartimos lo suficiente con otros, si compensamos adecuadamente a los que producen para nosotros, podemos cambiar el mundo para ellos.

Cuando compartamos 10CtvsPorTaza de café, chai y cacao, o por barra de chocolate, podremos decir a nuestros hijos que nadie necesita ser un Súper Héroe, o el líder más influyente en Davos, para luchar contra la injusticia social y mejorar el Estado del Mundo. Millones de nosotros juntos, compartiendo unos pocos centavos por taza, podríamos invertir miles de millones de dólares anualmente para eliminar el trabajo infantil y crear una clase media rural donde actualmente reina la pobreza y el hambre (http://bit.ly/1mKiapn) es una triste realidad.

Espero sus comentarios o preguntas y sus 10CtvsPorTaza

ESPECIAL PUBLICIDAD