NOTICIAS
05/06/2012 10:54 CEST | Actualizado 02/10/2012 18:31 CEST

Bufones De Pría: alerta de conservación de los 'géiseres' de Asturias (VÍDEO)

Flickr: Ando_s

Las amenazas al litoral que aún permanece salvaje en España no son sólo las construcciones de hoteles. Basta la ausencia de control al turismo y la falta de planes de conservación y limpieza para poner en riesgo zonas delicadas. Es el caso de los Bufones de Pria (Llanes, Asturias), responsables de un espectáculo de la naturaleza gracias a la filtración del agua que permite observar, con marea alta, géiseres disparados desde las rocas cercanas al mar.

Es un paisaje singular, explica por teléfono la geóloga Luna Adrados, que se forma en zonas costeras de roca caliza y con fuertes mareas. Hace 18.000 años, explica, el mar bajó 120 metros. Eso, junto con movimientos tectónicos y la erosión de ríos subterráneos, entre otros factores, dan lugar a un fenómeno que casi es “un milagro”.

Vecinos de la zona se han manifestado en las últimas semanas para reclamar que los bufones sean monumento natural y se cierre de inmediato el acceso para vehículos particulares. En una jornada de limpieza llenaron de basura 12 sacos, unos 100 kilos de basura.

Según datos de 2010, 25 de las 34 cavidades existentes en la zona están obturadas o contienen basuras, tal y como recogía un estudio de Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio, difundido por el diario La Nueva España.

“De esos 25 obstruídos ya no sale ni agua, aunque aún se conservan los más importantes desde el punto de vista del tamaño”, explica por teléfono César Alonso, secretario de la Asociación de Vecinos de Llames de Pría. El paisaje de esta zona lo forman la zona del campo de bufones y los acantilados y la desembocadura del río Guadamía y la playa del mismo nombre, considerada playa natural por el Principado. Según este vecino, esto implicaría que debería de tener una franja de protección de 500 metros para acceso estrictamente peatonal. Ahora, dice, los coches llegan hasta el mismo arenal.

En 2010 los vecinos lograron que se instalara una cadena que impedía del acceso, que fue destrozada en un acto vandálico. Alonso denuncia además que el propio Ayuntamiento de Llanes amplió la calzada, que hace algo más de una década sólo era usada para labores agrícolas por tractores.

En la última década la zona se ha visto deteriorada por diferentes motivos. Tal y como recordaba hace días el canal autonómico TPA, en 1999 las vacas pastaban junto a los bufones pero ahora el cesped ha desaparecido y todo el mundo puede acceder en coche.

Estas chimeneas verticales por donde brota el agua a gran altura no tienen que ser aisladas del turismo para ser preservadas. “Poner barandillas preventivas y evitar que durante un tiempo no se pise en ciertas zonas y restringir el acceso de coches ya sería un punto muy bueno”, señala la geóloga. Los bufones de zonas cercanas, también en el Oriente asturiano, y de más difícil acceso se mantienen de momento en mejores condiciones.

Estos vídeos muestran cómo se comportan los bufones de Pría.

Foto: Flickr Ando_s