POLÍTICA
11/06/2012 19:24 CEST | Actualizado 11/08/2012 11:12 CEST

Luz Elena Sanín, senadora del PP, propone quitar el pasaporte a las marroquíes embarazadas cuando entren en Ceuta

SENADO

La senadora ceutí Luz Elena Sanín (PP) ha defendido este lunes la necesidad de adoptar "más pronto que tarde" medidas "policiales y sanitarias" para poner coto a la atención sanitaria que reciben los marroquíes en la ciudad autónoma, asistencia que según sus datos costó "siete millones de euros" al Estado entre 2004 y 2009. "A título personal", la parlamentaria ha propuesto que a las embarazadas del país vecino se les retire el pasaporte al entrar en Ceuta para, si dan a luz en el Hospital Universitario local, asegurar el cobro de la asistencia recibida cuando vayan a abandonar la ciudad.

Como idea alternativa, Sanín ha planteado que, si se constata la existencia de "mafias" dedicadas a acoger en la ciudad y posteriormente llevar al clínico del Instituto de Gestión Sanitaria (Ingesa) a embarazadas transfronterizas, se podría "obligar al acompañante a asumir el coste de la atención prestada con cargo al erario público".

En declaraciones a los periodistas en el marco de una comparecencia convocada dentro de la campaña LaVerdadDeLasReformas, la senadora ha querido dejar claro que "los lamentables y dolorosos ajustes" impulsados por el Gobierno de Rajoy en materia sanitaria persiguen "evitar el despilfarro y ahorrar en lo superfluo para mantener un Sistema Nacional de Salud público, universal y gratuito".

Sanín ha defendido la atención médica en España en casos "de emergencia", a menores de edad y al colectivo que ha denominado "enfermos sin fronteras", esto es, "los niños con enfermedades graves que no pueden ser atendidos en sus países de origen y a los que sí deberían dar cobertura, opino personalmente, los países europeos".

"A quienes residan en España, de forma legal o ilegal, se les va a atender, pero no es lo mismo quien venga de otro país para dar a luz salvo en situaciones de emergencia porque en Marruecos hay una asistencia sanitaria de calidad que da cobertura plena", ha ampliado sobre la necesidad de acabar con "el abuso de un supuesto derecho".

Según datos del Ingesa, de los casi 1.700 partos que se atendieron el año pasado en el Hospital Universitario de la ciudad, un tercio lo fue de madres extranjeras, en su inmensa mayoría del país vecino.