POLÍTICA
15/06/2012 13:13 CEST | Actualizado 15/06/2012 13:27 CEST

Roberto Manrique, víctima del atentado de Hipercor, se reúne con el etarra

efe

Roberto Manrique, uno de los heridos en el atentado contra el Hipercor de Barcelona perpetrado por ETA en 1987, se reunido este viernes en la cárcel alavesa de Zaballa con el preso de la banda Rafael Caride, uno de los condenados por esta acción terrorista que causó 21 víctimas mortales y 45 heridos.

Esta reunión, confirmada por el propio Manrique en su blog, se enmarca en un programa del Ministerio del Interior para organizar reuniones entre víctimas y reclusos de ETA arrepentidos, como los disidentes expulsados por la banda que se encuentran en esta prisión alavesa.

La víctima de la matanza de Hipercor viajó a Vitoria, siguiendo las instrucciones del Ministerio, para reunirse esta mañana (10.30) con el etarra. "Vengo a fomentar la división interna de ETA", ha declarado antes de entrar en la prisión. Además ha asegurado que para él "este encuentro no es necesario", aunque no ha tenido reparos en acudir. "Mi vida continúa si hablo o no hablo con Caride. Para mí, imprescindible no es, necesario tampoco, para él quizá sí".

Manrique tiene previsto regresar a Barcelona esta misma tarde.

EL ENCUENTRO

Roberto Manrique llevaba dos semanas esperando que el Gobierno le confirmase la cita con el etarra. Interior le aseguró que en cualquier momento del mes de junio le avisaría para que acudiera de forma inmediata al encuentro con Caride.

La víctima, ha acudido a la cita provisto de una pequeña mochila con una muda y varios documentos que atestiguan su lucha por las víctimas del terrorismo. " No tengo intención de darle la mano a alguien que ha matado a 24 personas, pero no tendré reparos en mirarle a los ojos", ha afirmado Manrique antes de entrar en el penitenciario.

Manrique aún no tienen claro sí aceptará las disculpas del etarra, " si es que me las pide personalmente". La víctima ha recordado que Caride le mandó una carta en la cual el etarra reconocía el dolor causado a las víctimas, comprometiéndose con ellas y trabajar para que esto no vuelva a ocurrir.

Uno de los aspectos que más interesó a Manrique de esta misiva fue que dentro de ETA era "un tabú" hablar de las víctimas.

El superviviente de la matanza de Hipercor -el mayor atentado de ETA-, que durante años presidióla Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), afronta el encuentro con el etarra con la tranquilidad de saber que tiene el "cien por cien de los argumentos" a su favor y con una larga lista de preguntas de toda índole, desde morales hasta políticas, que le han hecho llegar otras víctimas.

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST