POLÍTICA
18/06/2012 18:22 CEST | Actualizado 18/06/2012 19:23 CEST

El Gobierno reducirá de 100 a 90 Km/h la velocidad en carreteras nacionales

EFE

El Gobierno tiene "bastante claro" que reducirá la velocidad en las carreteras nacionales españolas desde los 100 kilómetros por hora actuales a los 90 km/h.

En declaraciones a la prensa tras participar en el Barcelona Tribuna, foro promovido por la Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País, la Asociación Española de Directivos (AED) y La Vanguardia, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado este lunes que, en su departamento, están "bastante convencidos" de que aplicar este nuevo límite contribuiría a mejorar la seguridad vial, ya que, a su juicio, este tipo de carreteras son las que registran más siniestralidad con consecuencia de lesiones y muertes. Fernández Díaz no ha concretado el mes a partir del cual se haría oficial este recorte de velocidad.

El titular del Interior también ha mencionado la posibilidad de aumentar el límite máximo de las autopistas y autovías a 130 km/h. La idea sólo se encuentra en fase de estudio y "no hay una decisión tomada".

"Hay un consenso social de que el diferencial entre las autopistas y autovías y las carreteras convencionales de 20 km/h no es razonable", ha reflexionado Fernández, para quien hay tres opciones de cambiarlo: subiendo la velocidad de autopistas y autovías, bajando la de las carreteras secundarias o un sistema mixto.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha eludido dar más datos sobre la medida, aunque ha asegurado que no se pondrá en marcha "mañana", ya que requiere un cambio en los reglamentos que fijan los límites de seguridad, así como la señalización. La dirección general asegura no contar con estudio o estimación alguna sobre el posible impacto en la siniestralidad como consecuencia de la medida.

MEJOR, VELOCIDAD VARIABLE

Ante el anuncio de la medida, Tomás Santa Cecilia, director de Seguridad Vial del RACE, explica a El HuffPost que solicitan “una revisión más global de los actuales límites de velocidad”, ya que los actuales datan de hace 30 años y las carreteras y los conductores “son diferentes”.

Desde la asociación, defienden que desde el Gobierno se tengan en cuenta “tres parámetros” para cambiar la señalización e implantar una “velocidad variable, como se viene haciendo en Francia”:

- Las condiciones de la vía y el índice de peligrosidad (puntos negros, etc)

- El tipo de vía, ya que “no todas las carreteras son iguales”.

- Las condiciones climáticas que influyen en la conducción

'NO' AL CAFÉ PARA TODOS

En la misma línea, Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) explica en declaraciones a El Huffington Post que esta medida es “café para todos”, cuando ni “todos los coches son iguales, ni todas las carreteras son iguales”.

Arnaldo afirma que desde AEA piden a Tráfico aplicar límites específicos para cada tramo de carretera y no generalizar ni al alza ni a la baja. “Hay que recuperar la confianza en la señalización por lo que es necesario que en cada tramo los límites de velocidad sean creíbles” ya que “habrá carreteras donde sea posible aplicar estos límites y otras que no”.

El presidente de AEA añade que cree que este planteamiento de reducción de la velocidad en las carreteras secundarias no obedece a razones de seguridad vial, sino que subyace “la simplificación del control por parte de la policía”.

Arnaldo concluye que cree que estas medidas son utilizadas por el Gobierno como “una válvula de escape para desviar la atención sobre otros problemas”.

LAS VÍCTIMAS: "UNA MEDIDA VALIENTE"

Por su parte, a través de un comunicado, el presidente de la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes de Trafico (DIA), Francisco Canes, considera "valiente" la decisión del Ministerio.

"Creemos que es una medida valiente tomada por Interior y por la DGT que no podía demorarse más", ha asegurado Canes, que se ha mostrado convencido de que circular más despacio en estas vías reducirá los accidentes y su gravedad, mejorará la calidad del medio ambiente y supondrá un ahorro en la factura energética.

"Ahora esperamos que las diferentes administraciones que son titulares de las vías las doten de elementos de seguridad que impidan muertes absurdas por salidas de la vía que con mínimas protecciones podría evitarse", ha añadido.

CAMBIOS EN LOS ÚLTIMOS MESES

El Gobierno de Rajoy no es el único en proponer una reducción en las carreteras. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero modificó el 7 de marzo de 2011 la velocidad máxima en autopistas y autovías de 120 kilómetros por hora a 110. Según explicó entonces el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, la medida se enmarcaba en un plan mayor de ahorro energético y, según los datos del Ejecutivo, permitirá un ahorro del 15% en el consumo de gasolina y de un 11% en el de diésel.

El 1 de julio, coincidiendo con el comienzo de la operación salida de verano, volvió a elevar la velocidad máxima hasta los 120 km/h.

PULEVA PARA EL HUFFPOST