POLÍTICA
22/06/2012 11:19 CEST | Actualizado 22/06/2012 11:20 CEST

Sortu pide la liberación de Otegi tras su legalización

EFE

El abogado y portavoz de Sortu, Iñigo Iruin, ha pedido al Tribunal Constitucional que corrija las condenas a los encarcelados por el caso Bateragune, entre ellos Arnaldo Otegi y Rafa Díez Usabiaga, al examinar "con los criterios que ha asentado" los recursos que se presentarán este jueves y este viernes.

Para el letrado, la resolución del TC "hace todavía más inexplicable la condena en el caso de Bateragune porque es un hecho notorio que los cinco condenados en el sumario están en el origen de todo el proceso de reflexión del que surge el nuevo proyecto político y organizativo de la izquierda abertzale, que se concretó en Sortu".

Además, ha explicado que Rafa Díez Usabiaga, que estuvo en libertad provisional, "fue un colaborador muy cercano y estrecho" suyo en la fase de la creación de los estatutos de Sortu, "labor que no pudieron desarrollar los otros cuatro porque se encontraban en prisión".

Asimismo, ha precisado que varios de los documentos que sustentan la condena de Bateragune "se han utilizado también en los procesos de legalización de Bildu y Sortu, sin que el Constitucional les haya dado valor suficiente para que se declare esa ilegalización". "Lo que es inválido, lo que carece de entidad para anular una candidatura o para ilegalizar un partido político, no puede sostener, en ningún caso, una condena penal por un delito de integración en organización terrorista", ha señalado.

Además, ha asegurado que la sentencia del alto Tribunal compromete a la izquierda abertzale en el camino "de no retorno" en su apuesta política, y ha rechazado la "legalización vigilada" a la que se han referido miembros del Gobierno, "con la pretensión de que pueda darse, en el futuro, una ilegalización sobrevenida". "Yo creo que la sentencia debe servir para que el Estado español cierre definitivamente una década de ilegalizaciones, de partidos y de estructuras políticas de la izquierda abertzale", ha destacado.

A su juicio, éste ha sido "un caso sin precedentes" porque era la primera vez que el Tribunal Constitucional se iba a pronunciar sobre el supuesto de un partido político al que se negaba la inscripción en el registro y, por tanto, el supuesto de un partido político que no había tenido actividad. "Era una ilegalización antes de tener actividad e ilegalización por la vía de impedir el nacimiento de ese partido político", ha destacado.

Según ha precisado, es la tercera ocasión en la que el Tribunal Constitucional corrige al Supremo "en supuestos de estas características". "Lo fue antes con Iniciativa Internacionalista, posteriormente con Bildu y ahora con Sortu", ha añadido.

Por ello, ha considerado que esto debe servir "para poner límite a una interpretación cada vez más forzada y expansiva" de la Ley de Partidos. De esta forma, ha considerado que debería producirse "su derogación definitiva, en el marco de un proceso de desactivación del conjunto de leyes excepcionales que hoy siguen vigentes y aplicándose en Euskal Herria".

Asimismo, ha indicado que "sería deseable" que la decisión del Constitucional "tenga su efecto, aunque sea indirecto, en la jurisdicción penal, y más concretamente en la Audiencia Nacional, que es la segunda vía del Estado español para la criminalización de la izquierda abertzale". "Hay que recordar que todavía hay dos procesos contra Batasuna, ANV y EHAK", ha añadido.

EL HUFFPOST PARA DR.OETKER