NOTICIAS
24/06/2012 22:03 CEST | Actualizado 24/06/2012 22:25 CEST

Muere Miki Roqué, jugador del Betis, a los 23 años

EFE

El jugador del Betis Miki Roqué ha fallecido a los 23 años como consecuencia de un tumor pélvico del que fue intervenido en mayo de 2011.

Roqué nació en la localidad de Tremp (Lleida) y llevaba en el Betis desde el año 2009. Formado en el Lleida, se marchó a las categorías inferiores del Liverpool, inglés, con cuyo primer equipo llegó a debutar en un partido de Liga de Campeones. Tras jugar como cedido en el Oldham Athletic, el Xerez y el Cartagena, el Betis acabó fichándole para su filial.

Tras la intervención a la que se sometió en mayo de 2011, Roqué había comenzado a recuperarse y, de hecho, en septiembre empezó a trabajar en el gimnasio en una fase de potenciación muscular y mejora de sus presentaciones físicas, según anunció el Betis.

El defensa llevaba a cabo su recuperación en las instalaciones deportivas del Barcelona y bajo la supervisión de sus médicos. Eso le permitió mantener relación con los jugadores del club azulgrana, que le mostraron su apoyo públicamente en varias ocasiones.

"Debo deciros que Miki tiene un tumor maligno en la pelvis y ha de ser operado. Somos optimistas, pero, de momento, tiene que dejar el fútbol", comunicó el médico del Betis a sus compañeros de vestuario el día que dio a conocer su enfermedad. "Es de grado uno-dos. Los médicos hablan de un buen pronóstico, pero necesita ser intervenido quirúrgicamente", dijo en el jugador aquella ocasión.

"El Betis está a su entera disposición para todo lo que necesiten tanto él como su familia", subrayó el presidente verdiblanco, Rafael Gordillo. Roqué Jugó su último partido el 12 de febrero de 2011 frente al Elche.

El HUFFPOST PARA EL ÁGUILA