INTERNACIONAL
03/07/2012 17:02 CEST | Actualizado 02/09/2012 11:12 CEST

La policía registra el domicilio y las oficinas de Sarkozy

Getty Images

La policía francesa ha registrado este martes el domicilio del expresidente francés Nicholas Sarkozy. La operación se enmarca en la investigación de la supuesta financiación ilegal de la campaña electoral de las presidenciales de 2007, en las que Sarkozy fue elegido como jefe del Estado, informa el diario francés Le Monde.

Sarkozy, que se encuentra desde ayer en Canadá de vacaciones, disfrutó de la inmunidad presidencial hasta el pasado 16 de junio, un mes después de abandonar el Palacio del Eliseo tras la victoria del socialista François Hollande.

Las fuerzas de seguridad están recogiendo pruebas además de en la casa donde vive Sarkozy —propiedad de su mujer, Carla Bruni—, en las oficinas del bufete de abogados Arnaud, Claude y Asociados, donde Nicolas Sarkozy dispone de despacho, y las nuevas oficinas que tiene como exjefe de Estado.

Según informan varios medios franceses, el juez podría llamar a declarar a Sarkozy en las próximas horas para que explique la financiación de su campaña en 2007.

CASO L'OREAL

Los registros, al frente de los cuales está el juez Jean-Michel Gentil, forman parte de las investigaciones por la contribución supuestamente ilegal que realizó Liliane Bettencourt, la mujer más rica de Francia y dueña de L'Oreal, a la campaña de Sarkozy. Sarkozy está investigado en esta causa por haber recibido supuestamente 150.000 euros para su campaña en 2007, cuando salió elegido presidente, a través de su entonces tesorero, Éric Woerth.

El escándalo surgió cuando en 2010, la prensa francesa publicó el contenido de unas grabaciones tomadas por el exmayordomo de Bettencourt, quien pretendía probar que la familia de la anciana, de 89 años y ahora incapacitada legalmente, ejercía una influencia negativa sobre ella. Las conversaciones grabadas revelaron la existencia de posibles delitos de evasión fiscal, financiación ilegal de campañas electorales y tráfico de incluencias, algo mucho más grave de lo que hasta entonces habían sido meras riñas familiares.

La publicación de estas cintas, que ahora posee la justicia, provocaron la caída del ex ministro de Trabajo, Eric Woerth. Fue formalmente acusado en febrero de 2012 de haber recibido 50.000 euros de Lilianne Bettencourt para financiar la campaña electoral de la UMP, que llevó a Sarkozy a la presidencia de Francia en 2007. Woerth se enfrenta a una pena de diez años de cárcel y 150.000 euros de multa.

Según la investigación, el ex jefe de Estado francés se habría reunido en febrero de 2007 con André Bettencourt, el marido ya fallecido de Liliane Bettencourt. Sin embargo, Sarkozy no reconoció haber mantenido dicho encuentro, aunque aseguró que, de existir, se enmarcaría dentro de una visita política, ya que André fue senador y diputado.