INTERNACIONAL
15/07/2012 20:55 CEST | Actualizado 15/07/2012 20:58 CEST

La canciller Angela Merkel advierte de que "las fuerzas de Alemania no son infinitas"

EFE

La canciller alemana, Angela Merkel, reclamó de sus socios un mayor compromiso con Europa y el respeto tajante a los acuerdos y reglas decididos conjuntamente para preservar la moneda única y afrontar con éxito la crisis financiera y presupuestaria.

"Debemos hacer una Europa más comprometida", declaró la canciller en la tradicional entrevista de verano a la cadena pública de la televisión alemana ZDF, en la que valoró como un importante avance la aprobación del pacto fiscal de la UE, aunque reclamó más poder de control y sancionador para las instituciones europeas.

CAMBIAR CON DUREZA

Según Merkel, "las fuerzas de Alemania no son infinitas y nosotros como Europa afrontamos una competencia mundial que debemos superar para mantener nuestro bienestar. Eso es lo que me guía y, por eso, a veces hay que cambiar algunas cosas con dureza en Europa".

"Solidaridad sin controles conmigo no", dijo seguidamente de manera tajante la canciller, quien recordó que en el caso de las ayudas a la banca española estas se conceden según las reglas de los fondos de rescate y con el Estado español como garante. "Si se tiene una moneda común eso significa también, naturalmente, que además de ventajas se tienen compromisos y que las propias decisiones políticas tienen sus efectos sobre los restantes países".

"Y esa moneda común nos ha traído tantas ventajas. Somos el mayor mercado interior del mundo. En un mundo en el que 500 millones de personas tampoco es tanta gente. En el que competimos con China, la India y otros. Soy de la opinión de que sin Europa no podríamos defender nuestros valores, nuestras ideas y nuestros ideales", destacó la canciller.

ALEMANES COMPRENSIVOS

Preguntada por la visión de la crisis en su propio país, Merkel expresó su convencimiento de que "los alemanes son comprensivos" tras haber tenido "la experiencia de haber atravesado juntos los comienzos de la crisis financiera internacional". "Entonces respondió ampliamente la economía social de mercado, la patronal, los trabajadores y la política trabajaron mano a mano. Y entonces pudo verse que se podía conseguir algo y que tenía efecto", añadió.