INTERNACIONAL
20/07/2012 13:27 CEST | Actualizado 27/03/2019 15:49 CET

Londres 2012: De las palabras prohibidas a la policía del márketing (FOTOS)

Eyesaw

Una vez empiecen los Juegos Olímpicos en Londres algunas palabras se convertirán en tabú. Aunque no para todos.

Con tal de proteger los derechos publicitarios de los patrocinadores oficiales, el Gobierno británico, a instancias del Comité Organizador, aprobó una regulación para evitar de cualquier manera que nadie saque provecho de los Juegos sin haber abonado su correspondiente pellizco.

Durante las Olimpiadas ningún comercio ni marca no autorizada podrá usar la palabra Olympic, Olympiad, o Olympian ni sus plurales. Tampoco el lema olímpico "Faster, Higher, Stronger" ni cualquier traducción o similar.

Las restricciones no acaban aquí. También está vetado el uso de las palabras de la llamada lista A: Games (juegos), 2012, Twenty twelve y Two thousand and twelve (dos mil doce). Cualquier uso de dos de estas palabras que se asocie a los juegos será objeto de infracción.

Tampoco se podrán usar las palabras de la lista B: Gold (oro), Silver (plata), Bronze (bronce), London, Medal (medalla), Sponsor (patrocinador) y Summer (verano), cuando vayan combinadas con alguna de la lista A.

El documento, de 24 páginas, también establece que para anunciarse cerca de sedes olímpicas o vender en espacios públicos se necesitará una autorización de la organización. Las infracciones serán objeto de sanciones civiles, si bien la venta de bienes no autorizados podrá ser objeto de sanciones penales.

"Los patrocinadores de las Olimpiadas proporcionan una fuente de financiación vital, sin la cual el Reino Unido no podría organizar los Juegos. Evidentemente que tienen derechos exclusivos para asociar sus marcas con los Juegos", comentan por correo electrónico desde la organización.

Se estima que los principales patrocinadores, entre los que se encuentran marcas como Coca Cola, Mc Donalds, Visa, Samsung, BP o Lloyds TSB, aportan 1.400 millones de libras a este evento, un 10% del presupuesto.

Para garantizar los derechos de estas multinacionales, la organización ha designado un equipo de 250 expertos en publicidad y márketing que patrullarán las inmediaciones de las sedes olímpicas para prevenir la venta ambulante de productos sin licencia o cualquier otra infracción.

INTERVENCIÓN DE LAS VALLAS PUBLICITARIAS

La normativa ha indignado a una buena parte de los británicos, que la consideran excesivamente estricta y protectora de las multinacionales.

A falta de una semana para que empiecen los Juegos, un grupo de street artists conocido como Brandalism ha intervenido hasta 30 vallas publicitarias cercanas a las sedes en señal de protesta.

El colectivo, formado por 25 artistas ocho países, tiene como objetivo reclamar el espacio ocupado por los anunciantes en las ciudades. En su página web recuerdan que, solo en Gran Bretaña, existen más de 100.000 vallas publicitarias.

Con su actividad, estos artistas pretenden generar un debate acerca de la ocupación del espacio público y la "polución visual" que genera el hecho de estar rodeado continuamente de publicidad. "Estamos cansados de ser reclamados por los anuncios en cada esquina, de manera que decidimos juntarnos y empezar a recuperar nuestro espacio", reza su statement.

ESPACIO ECO