POLÍTICA
23/07/2012 19:07 CEST | Actualizado 23/07/2012 19:07 CEST

Rajoy promete "trabajo, esfuerzo, dedicación y perseverancia" para salir de la crisis

EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha despedido hoy al equipo español que participará en los Juegos Olímpicos y, como hacen los deportistas lesionados, ha rechazado caer en el desánimo ante la crisis y ha prometido trabajar con sus mismos valores: "Trabajo, esfuerzo, dedicación y perseverancia".

Rajoy ha trasladado este mensaje a las decenas de deportistas y técnicos que han acudido a la Moncloa antes de ser recibidos por el rey en el Palacio del Pardo y de viajar a Londres para competir en los Juegos.

Ante ellos, en una jornada negra para los mercados y la deuda española, ha garantizado que el Gobierno está aplicando para superar la crisis "exactamente la misma receta y la medicina" de los deportistas, es decir, el trabajo y la perseverancia. Cuando un deportista esta lesionado, ha continuado, puede caer en el desánimo, pero lo supera rápidamente. "Nosotros vamos a trabajar, a esforzarnos, a dedicarnos y dar lo mejor de nosotros para superar esta situación", ha insistido antes de prometer hacer "lo posible y lo imposible".

A su juicio, "si la gente se esfuerza, trabaja, no hace trampas" y tiene "ilusión, espíritu y pundonor" le irá mucho mejor personalmente, pero también al conjunto de la economía y del país.

DEPORTISTAS ENVIDIADOS

El presidente del Gobierno ha deseado suerte y ha felicitado a los deportistas por participar en Londres 2012 al margen de los éxitos que consigan, ya que la sociedad tiene que ser consciente, ha dicho, de que no están ahí "por la cara", sino tras muchos sinsabores y después de renunciar a muchas cosas.

Los deportistas han elegido el atuendo más sencillo del polémico uniforme olímpico, un polo blanco con la palabra "España" en el pecho y pantalones vaqueros, aunque muchos calzaban las llamativas deportivas rojas y amarillas de la equipación oficial.

Rajoy ha vuelto a confesar su pasión por el deporte al recordar los Juegos de México de 1968, una época, ha dicho, en la que los españoles estaban lejos del nivel actual. A su juicio, ahora hay deportistas "excepcionales" que son "admirados e incluso envidiados", aunque a veces esa envidia en ocasiones parezca no ser "sana".

El presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, le ha agradecido su presencia en el acto en un día complicado, pero Rajoy le ha garantizado que resultará muy difícil que pueda participar como presidente en un acto más bonito.

Blanco, en representación de los 282 deportistas y los 187 técnicos que estarán en los Juegos, ha considerado que han sido precisamente los valores del deporte los que han llevado a Rajoy "a la Presidencia del Gobierno, a gobernar pensando siempre en el interés general, analizando el pasado, estudiando el presente y proyectando el futuro".

Ha felicitado además al Ejecutivo por la visibilidad que está dando al deporte, su implicación en la lucha contra el dopaje y por vincular el deporte y la educación.

Tras estimar que fueron los Juegos de Barcelona 92 los que hace veinte años dinamizaron y modernizaron la sociedad española, ha elogiado la apuesta del Gobierno por la candidatura de Madrid 2020 y ha agradecido que por primera vez se le haya concedido el carácter de excepcional interés.

Blanco ha asegurado que el deporte es hoy una de las garantías de la "marca España" y ha garantizado los deportistas están preparados para defender con orgullo al país.

"Todos juntos conseguiremos grandes éxitos deportivos, grandes éxitos sociales y, no lo dude presidente, grande éxitos económicos, la recuperación económica", ha concluido antes de entregar a Rajoy una bandera olímpica y ofrecerle la colaboración de todo el equipo "en todas las acciones que considere positivas para el futuro de España".

ESPACIO ECO