INTERNACIONAL
28/07/2012 19:48 CEST | Actualizado 29/07/2012 10:16 CEST

Exteriores repatría a los cooperantes en el Sáhara por amenaza terrorista

JOSÉ JÁCOME / EFE

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha anunciado por sorpresa que el Gobierno repatriará a todos los cooperantes españoles de los campamentos de refugiados saharauis. Asegura que hay "indicios fundados" de posibles actuaciones contra ellos por parte de grupos terroristas del norte de Mali.

El Ejecutivo envió un avión de la Fuerza Aérea para repatriar a los cooperantes que regresó a España la madrugada del domingo. Este viernes ya habían vuelto por su cuenta dos cooperantes y quince más lo hicieron en este avión, entre ellos dos franceses y un italiano. En los campamentos sólo queda, por tanto, un cooperante, que ha decidido permanecer en la zona.

Según el ministro, el Gobierno tenía indicios de que el objetivo prioritario de las posibles acciones terroristas eran ciudadanos españoles. Margallo ha concretado que la operación de repatriación comenzó ya el viernes con el traslado de los cooperantes a un lugar seguro, una base militarizada en la que han esperado la llegada del avión de la Fuerza Aérea, que ha despegado al mediodía del sábado de la base de Torrejón de Ardoz (Madrid).

APOYO A UNA INTERVENCIÓN EN MALI

Margallo ha agradecido la colaboración de las autoridades argelinas y de los representantes del Frente Polisario en el proceso de reagrupamiento y traslado de los cooperantes, y ha hecho un llamamiento a las organizaciones no gubernamentales para que sean conscientes del peligro que entraña permanecer en estos momentos en la zona.

Los temores del Gobierno sobre los posibles ataques de grupos de terroristas en el norte de Mali se deben en buena parte a que el Ejecutivo español apoya una intervención en la zona que cuenta con el visto bueno de la ONU. "España se siente concernida y está con sus aliados en apoyo a esa operación militar”, ha asegurado Margallo.

En esa zona, ha recordado, es donde han permanecido los dos cooperantes españoles liberados la semana pasada tras haber estado secuestrados nueve meses por un grupo de asaltantes en la llamada capital administrativa de los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf. De hecho, ha explicado que hay analistas que vaticinan que el norte de Mali puede convertirse en un "nuevo Afganistán" como patria de terroristas. El objetivo de la intervención que apoya el Gobierno es desalojar de la zona al grupo salafista Ansar Al Din, que, según Margallo, "se han adueñado del norte del país".

COMPROMISO

Ante todo ello, ha señalado que España apoya los esfuerzos africanos, incluido el despliegue de una fuerza militar de estos países, y está dispuesta a estudiar con sus aliados europeos cómo prestar apoyo a dicha misión.

Margallo ha reiterado el compromiso de España con los campos de refugiados saharauis y ha confiado en que pronto pueda volver a desempeñarse esta labor humanitaria.

RECHAZO

Las principales asociaciones españolas con presencia en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf han manifestado su rechazo a retirar a los cooperantes, lo que supondría "ceder al chantaje" de los grupos violentos.

"La inseguridad que pueda existir en estas regiones del mundo, por muy real que sea, no puede ser la justificante para ceder al chantaje y dejar abandonadas a sus suerte a decenas de miles de refugiados que sus vidas dependen totalmente de la presencia y el sacrificado trabajo de los cooperantes y gente solidaria con y para ellos", indican las asociaciones firmantes en el comunicado.