INTERNACIONAL
29/07/2012 17:36 CEST | Actualizado 29/07/2012 17:36 CEST

El Frente Polisario pide al Gobierno que concrete cuál son las amenazas por las que retira a los cooperantes

ISRAEL SÁNCHEZ / EFE

El delegado del Frente Polisario en España, Bucharaya Beyun, ha pedido al Gobierno que concrete "esa amenaza inminente que pesa sobre los campamentos" por la que ha decidido repatriar a los cooperantes españoles, que, según considera, va a perjudicar política y humanitariamente al pueblo saharaui.

En declaraciones a Efe, el representante del Frente Polisario ha opinado que la repatriación de los cooperantes y "la forma en que se ha hecho, con muchas declaraciones y con el envío de un avión" perjudica la imagen de los saharahuis. "Es vender la imagen de que en los campamentos va a ocurrir algo gravísimo estos días; nadie nos ha informado de cuál es esa amenaza inminente que pesa sobre los campamentos, que va a dañar a los saharauis humanitaria y políticamente", lamenta.

Según Beyun, el Gobierno de la República Saharaui ha reforzado las medidas de seguridad y se muestra dispuesto a aumentarlas si el riesgo es mayor, aunque asegura ignorar "qué es lo nuevo que amenaza a los campamentos".

MEDIDAS DE SEGURIDAD

"Necesitamos saber qué va a ocurrir para poder afrontarlo y salvar a gente que está en nuestros campamentos", ha dicho el delegado del Polisario, quien ha opinado que "si el terrorismo no ha golpeado a los campamentos no es porque no ha querido, sino porque no ha podido, por las medidas de seguridad".

Para Beyun, "esta decisión precipitada" perjudica a la imagen de los saharauis, al plantear dudas sobre su capacidad para garantizar la seguridad, y les presenta como "un santuario terrorista".

El delegado del Polisario ha valorado la labor de los cooperantes españoles, en aspectos como la salud, la educación o la alimentación de los saharauis, y ha advertido de que si no regresan en septiembre, tras las vacaciones, "afectará seriamente a la situación de los campamentos". "Quieren abrir un nuevo frente, que es someternos al hambre mediante la presión del terrorismo, no vamos a claudicar, no nos vamos a rendir; por mucho que corten la cooperación, hemos pasado situaciones más difíciles y seguiremos resistiendo", ha concluido.

Este sábado, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, achacó la orden de regreso de los españoles a que el Gobierno tenía "indicios" que alertaban de un "severo incremento de la inseguridad" así como de posibles acciones terroristas contra ciudadanos extranjeros, sobre todo tras el secuestro en los campamentos de Tinduf de los cooperantes Enric Gonyalons, Ainhoa Fernandez y Rosella Urru, ya liberados.