POLÍTICA
03/08/2012 16:08 CEST | Actualizado 03/08/2012 16:19 CEST

Huelga de trenes: Los sindicatos cifran el seguimiento en un 90%; Fomento, en un 20%

EFE

La huelga convocada este viernes por Renfe, Adif y Feve en protesta por el proceso de la liberalización aprobado por el Gobierno ha desatado la habitual guerra de cifras. Mientras que el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, ha cifrado en el 20 % el seguimiento de la huelga y ha destacado el "funcionamiento razonable de los servicios ferroviarios", los sindicatos han asegurado que el seguimiento es masivo y supera el 90 %.

"Prácticamente la totalidad de trabajadores y trabajadoras con opción a hacer la huelga han secundado el paro contra la liberalización y privatización de Renfe, Adif y Feve", han señalado en un comunicado conjunto CC.OO., UGT, CGT, SCF, Semaf, Confederación Intersindical y TCM, que han acusado al Gobierno de imponer unos servicios "abusivos y desconocidos" y de "desplegar un ejército de policía anti-disturbio" a pesar de la actitud "correcta" y la responsabilidad de los trabajadores.

Pese a todo, agentes de la policía y trabajadores ferroviarios se han enfrentado en la madrileña estación de Atocha cuando los manifestantes han tratado de entrar en la zona de Cercanías. Fuentes policiales han apuntado a Efe que los efectivos de la policía han procedido a desplegarse cuando un grupo de personas quería impedir el acceso a los tornos.

“PEQUEÑAS INCIDENCIAS”

Catalá ha confirmado que se han registrado "pequeñas incidencias" en algunos trenes, entre ellos uno de cercanías en Cataluña y un tren hotel Madrid-París, pero ha destacado "la normalidad" y el "funcionamiento razonable de los servicios ferroviarios, tal y como se había diseñado".

"En un día normal circulan en España entorno a 1.700 trenes. Hoy van a circular en torno a 1.100", ha dicho Catalá, que ha insistido en lo "impropio" de convocar una huelga en un contexto de negociación y en el inicio de fin de semana, a principios de agosto, lo que causa "un daño importante", a su juicio, en la economía y la imagen de España, en el turismo y en las propias empresas.

Renfe perderá entre 3 y 4 millones de euros sólo por los billetes anulados o que no se venden.

MÁS PROTESTAS

Los portavoces de los sindicatos convocantes han reafirmado su deseo de no detenerse hasta que "el ferrocarril público, de toda la ciudadanía, esté a salvo de quienes quieren rapiñarlo a costa del esfuerzo y los impuestos de dicha ciudadanía".

Por ello, según señalan en el comunicado, la huelga de este viernes y las concentraciones "no hace más que consolidar la creencia de los representantes de los trabajadores en la necesidad de luchar para que el patrimonio de toda la ciudadanía y los puestos de trabajo directos e indirectos que mantienen las empresas ferroviarias no se vean amenazados por una política ultraliberal y deshumanizada".

Los sindicatos han subrayado que han querido hacer aportaciones a la necesaria evolución del ferrocarril, si bien Fomento y las empresas han practicado "la burla", al prometer no tomar decisiones sin diálogo con los sindicatos, pero aprobando Reales Decretos-ley "sin una sola consulta".

Por ello, han condenado "las prisas, la falta de rigor y de transparencia" con que se quiere llevar a cabo este proceso, que, a su juicio, "esconde una clara intención privatizadora, y tal vez con plusvalías no para la ciudadanía, propietaria del ferrocarril, sino para empresarios próximos".

Asimismo, han denunciado que el Secretario de Estado de Infraestructuras y Transportes, Rafael Catalá, manipule la información hablando de que hay "contexto de diálogo", cuando lo único que hay son "hechos consumados" que se comunican a los sindicatos.