POLÍTICA
28/09/2012 13:56 CEST | Actualizado 28/09/2012 13:56 CEST

Los restos del general Juan Prim serán sometidos a un análisis forense este fin de semana (VÍDEO)

EFE

¿Murió en el acto o tres días después? Muchas de las incógnitas que existen sobre el asesinato del general Juan Prim —conde de Reus, marqués de Castillejos y vizconde del Bruch y único progresista español que alcanzó la presidencia del Consejo de Ministros durante el siglo XIX—, deberían estar resueltas en apenas unos días.

Los restos del general serán sometidos a un análisis anatómico-forense a partir de este sábado para sacar conclusiones. La primera tarea es una de la más más complejas: separar el cuerpo del sarcófago. A ello se dedicarán siete profesionales de la Universidad Camilo José Cela y de la URV de Tarragona durante todo un día.

Está previsto que las primeras conclusiones se hagan públicas en la tarde del sábado.

INCÓGNITAS POR LOS RESTOS

El cuerpo se halla "dentro de un sarcófago de madera, que acoge otro de plomo", lo que dificulta la actuación, reconoce la directora del centro de restauración de Bienes Muebles de la Generalitat, Àngels Solé. "Tenemos claro el procedimiento, pero desconocemos el nivel de intervención y la complejidad", asume.

"Intentaremos no perjudicar el cuerpo, pero desconocemos en qué estado se encuentra la momia y la madera del ataúd, por lo que evitaremos cualquier vibración y, hasta que lo abramos, no podemos saber qué nos encontraremos", ha añadido.

No será la única tarea que tenga los restauradores. También deberán "reparar" pequeñas deficiencias que puedan presentar el cuerpo y el vestuario con el que fue enterrado, ambos embalsamados.

RECIBIMIENTO

Los restos del general Prim han llegado a las 09.00 horas de hoy al Hospital Sant Joan de Reus. Un coche fúnebre ha transportado el ataúd, envuelto en la bandera de Reus y con una cinta con la bandera española, desde el tanatorio hasta el centro sanitario, escoltado por cuatro motoristas de la Guardia Urbana.

A las puertas del edificio, el féretro era esperado por el alcalde de Reus, Carles Pellicer, por concejales de los grupos municipales de CiU, PPC, PSC y AraReus; por el delegado del Govern, Quim Nin; el comisario del Año Prim, Carles Tubella; y por el rector de la URV, Francesc Xavier Grau, entre otras autoridades.

Dos parejas de agentes de la Guardia Urbana con trajes de gala -una a caballo y la otra, a pie- han sido testigos de cómo los operarios extraían, con unos guantes azules, el féretro del coche fúnebre y lo colocaban en una camilla, mientras el alcalde de Reus aseguraba que el acto pretendía "rendirle homenaje en el 2014", cuando se celebrará el Año Prim coincidiendo con el bicentenario de su nacimiento.

Pellicer se ha referido a Prim como "personaje, mito, hombre, presidente y reusense", ha añadido que es "un referente" para la ciudad y "el máximo exponente de la voluntad del pueblo", además de exponer que es "Historia en el mundo" y que hoy "es un día para descubrir los secretos aún guardados alrededor de su muerte".

Posteriormente, el féretro y la comitiva han entrado en el Hospital, donde los técnicos del centro de restauración de Bienes Muebles de la Generalitat se han hecho cargo del ataúd para extraer el cuerpo y ponerlo a disposición del equipo de forenses, historiadores y criminólogos que llevarán a cabo mañana el estudio anatómico-forense.

NUEVOS TIEMPOS