INTERNACIONAL
04/10/2012 12:00 CEST | Actualizado 04/10/2012 18:44 CEST

Elecciones Venezuela 2012: Henrique Capriles, una oposición que ha aprendido de sus fracasos

REUTERS

Los fracasos acumulados durante una década por la oposición política de Venezuela son la clave de que en las elecciones del próximo domingo 7 de octubre, estén más cerca que nunca de terminar con el Gobierno del presidente Hugo Chávez.

El pasado 12 de febrero, unos 21 partidos políticos venezolanos agrupados en coalición, reconocieron como su candidato a Henrique Capriles. Este abogado de 40 años, del partido Primero Justicia de tendencia centro liberal, fue elegido en unas primarias en las que votaron 3 millones de venezolanos.

La participación fue histórica, ya que representó el 16% de todos los electores en el país sudamericano, y mostró a un conjunto de partidos en una alianza que aunque no es totalmente ideológica busca una democracia descentralizada.

“Voy a trabajar con todo mi esfuerzo para ganarme su confianza, porque quiero ganarme la confianza de todos los venezolanos, queremos inclusión sin exclusión. Los venezolanos están agotados de la confrontación, de la división”, expresó Capriles al ser designado como candidato de la oposición.

LA CONSTRUCCIÓN DE LA OPOSICIÓN

Que Capriles llegue a la papeleta electoral representando a más partidos políticos que Chávez (que es candidato de 12 formaciones políticas) y con probabilidades de ganar las elecciones, ha sido la culminación de un proceso que desde 2002 se venía cocinando con diversas alianzas de partidos políticos, incluso, entre posturas ideológicas totalmente contrarias.

Entonces, los partidos que se oponían a la plataforma bolivariana de Chávez se organizaron en la Coordinadora Democrática pero no lograron reunir un apoyo importante, mientras el líder bolivariano implementaba por todo el país programas de ayuda social con los que acumuló simpatizantes.

La oposición se debilitó significativamente en 2005, un año antes de la última reelección de Chávez, cuando en un intento por boicotear las elecciones parlamentarias de ese año, los partidos enfrentados al Gobierno no se presentaron y dejaron que la izquierda chavista se hiciera con el Poder Legislativo.

Desde este fracaso, la oposición creó la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que obtuvo mejores resultados en las elecciones parlamentarias de 2010 a partir de la difusión de un mensaje de reconciliación para ganar adeptos.

La carrera política de Capriles se ha desarrollado desde 1999, cuando Chávez tomó el puesto de presidente. Su juventud y poca relación con los Gobiernos anteriores a Chávez han sido argumentos a su favor para evitar ataques del presidente. Además, sus simpatizantes han optado por dejar de confrontar directamente a Chávez y han aprovechado el agotamiento de su discurso para estar más cerca del Palacio de Miraflores.

“El nuestro es un proyecto de auténtica Liberación Popular, que lucha contra cualquier forma abierta o disfrazada de dominación, sumisión y explotación. Que busca poner al pobre en el centro de la acción política, no de los discursos y de la retórica para acumular poder en su nombre”, ha escrito Ángel Oropeza, politólogo de la Universidad Simón Bolívar y simpatizante de Capriles en una columna en el diario venezolano El Universal.

LA PAPELETA ELECTORAL

ESPECIAL PUBLICIDAD