POLÍTICA
06/10/2012 15:18 CEST | Actualizado 06/10/2012 15:19 CEST

Felipe González: "No habrá independencia en ningún territorio de España"

EFE

El expresidente del Gobierno Felipe González ha asegurado este sábado que "no habrá independencia en ningún territorio de España", y que quien plantee que se llegará a ese escenario estará llevando a la ciudadanía a una 'frustración peligrosa.

Durante su intervención en un acto del PSE en la localidad vizcaína de Barakaldo, González se ha referido en varias ocasiones a los proyectos independentistas en España, a los que ha considerado un "desastre" y una "regresión" histórica, y ha criticado que haya un "nacionalismo centralizador" que se oponga a otro "secesionista".

"No habrá independencia en ningún territorio de España", ha afirmado González, quien ha añadido que quien diga que un proyecto de ese tipo sí es posible "llevará a los ciudadanos a una frustración peligrosa". "Quien crea que esa breva está madura, no es verdad", ha añadido. Ha dicho que cree en "la autodeterminación del pueblo español para decidir su futuro", y que cualquier cambio de la Constitución en este sentido debe hacerse "con las reglas de juego previstas".

"FRACASADO"

González, que ha participado en un acto en apoyo del lehendakari y candidato del Partido Socialista a la reelección, Patxi López, ha lanzado un "reto" a Rajoy: si antes de fin de año no cumple su "único objetivo", el de controlar el déficit público, debe "reconocer que en eso también ha fracasado". Para Felipe González "el problema no son los recortes", sino que "con la excusa de los recortes se está desmantelando la cohesión social".

Ha opinado que España "no necesita un rescate como Portugal" ya que sus fundamentos económicos son "sólidos y fuertes", aunque el problema es que "no hay liquidez para funcionar". El expresidente ha reprochado que en la actual crisis económica "el sacrificio es desigual y no hay horizonte de salida" y ha urgido a "recomponer el crédito para que no se mueran empresas viables".

Sobre el fin de ETA, ha opinado que la "gran paradoja" es que "parece que se lo debemos a Bildu", cuando "la derrota de los violentos ha llegado desde la democracia". "¿Qué mérito tiene dejar de matar?, ¿qué mérito hay que darles?", se ha preguntado el expresidente del Gobierno.

ESPACIO ECO