POLÍTICA
11/10/2012 14:28 CEST | Actualizado 11/10/2012 17:56 CEST

Españolizar a los alumnos catalanes: del apoyo del Gobierno a la "tremenda burrada"

No ha sido una declaración más. Las palabras del ministro de Educación, José Ignacio Wert, de "españolizar a los alumnos catalanes" con la reforma educativaha abierto aún más unas heridas que en los últimos meses ya estaban de por sí abiertas.

Como era previsible, el Gobierno ha respaldado a Wert. La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, ha subrayado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que "el Gobierno está para garantizar los derechos individuales de todos".

"Lo que tenemos que garantizar son los derechos fundamentales y las libertades individuales, dentro de un derecho de elección del que forman parte indudablemente todas y cada una de las lenguas. Por ello, es importante que se atienda debidamente a la libertad que los padres tienen sobre la educación de sus hijos y que todos trabajemos en torno a un equilibrio", ha señalado.

La vicepresidenta, que ha sido preguntada por la cuestión varias veces, ha precisado que la educación debe "tender a colaborar en la formación individual" de la personal y en el ejercicio de su libertad "porque si anteponemos la educación para otro tipo de tareas, olvidamos lo que es más importante".

"TREMENDA BURRADA"

El presidente del EBB y candidato a lehendakari del PNV, Iñigo Urkullu, ha sido tajante. Lo dicho por el titular de Educación "una tremenda burrada, no sólo por el sentido que le da la reforma, sino porque, según dijo anteriormente, es una estrategia pensada con anterioridad". "Eso me da qué pensar sobre los propósitos que tiene el Gobierno español", ha apuntado.

UN PIRÓMANO

El diputado de Izquierda Unida por Asturias, Gaspar Llamazares, ha acusado al ministro de "echar gasolina al fuego". "No me extraña que sea el peor valorado de todas las encuestas y el peor valorado de toda la Democracia de España. Se ha reprobado el solo", ha señalado.

Utilizando un símil parecido, el portavoz económico del Partido Socialista de Madrid (PSM), Antonio Miguel Carmona, ha calificado a Wert de ser "un auténtico pirómano político". Y ha abundado: "Es como tirar un bote de gasolina sobre un pequeño incendio. Estamos en contra de la derecha periférica catalana independentista y estamos en contra de la derecha carpetobetónica centralista. Estamos en contra de los separatistas de allí y de los separadores de aquí. Nuestro proyecto es el título octavo de la Constitucion por parte de las comunidades autónomas en la que no debemos avivar ningún fuego".

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, ha acusado por su parte a la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, y a CiU de querer "catalanizar" la escuela, abordando cuestiones como que Cataluña es una nación sin Estado y que van a generar historia, y ha apostado por un modelo plural, bilingüe o trilingüe.

ERC ha querido dar las gracias al ministro por "abrir los ojos" a los catalanes con su deseo de españolizar la educación porque, con sus palabras, ayudan a la independencia de Catalunya. "Así nos iremos antes", ha dicho el diputado de la formación en el Congreso, Joan Tardà.

"Unos quieren catalanizar y otros españolizar y no creo que la cuestión sea esa. Hay que garantizar la libertad de adopción de lengua y que se puede educar a los niños en Cataluña o en cualquier parte de España en cualquiera de las dos lenguas oficiales en aquellas comunidades donde haya dos lenguas oficiales", ha apuntado la líder de UPyD, Rosa Díez.