POLÍTICA
25/10/2012 12:00 CEST | Actualizado 25/10/2012 12:11 CEST

Amnistía Internacional alerta del uso excesivo de la fuerza policial en las manifestaciones en Europa

REUTERS

Un policía de incógnito que recibió una dosis de porrazos en la manifestación del 25 de septiembre en Madrid debió pensar que era excesivo cuando pidió que parasen al grito de "que soy compañero, coño". Quedó testimonio grabado. Aquel día se produjo una de las últimas grandes polémicas en España sobre la actuación policial a la hora de disolver manifestaciones. Interior felicitó a los agentes mientras en redes sociales se denunciaba el uso excesivo de la fuerza en las cargas. Sobre esta situación vuelve a llamar la atención Amnistía internacional, en un informe especial a nivel europeo y con una campaña de recogida de firmas con el lema ¡No golpeen a manifestantes!.

El uso excesivo de la fuerza policial ya centró su informe de 2011 en España (las críticas a la gestión de las protestas de los indignados llegaron también de otras organizaciones), además de varias denuncias públicas en lo que va de año.

Lo que se ha presentado este mediodía en Madrid no es un informe cuantitativo sobre la evolución del uso o abuso de la fuerza policial, sino una recopilación de testimonios con los que recordar las "buenas prácticas" que figuran en el Código de Conducta de la ONU sobre empleo de fuerza y de armas de fuego por parte de funcionarios responsables de la seguridad ciudadana. Así, del documento de AI Actuación policial en las manifestaciones en la Unión Europea se desprenden varias tareas a mejorar por parte de los agentes -más aún cuando se pretende regular la toma de imágenes de agentes en el ejercicio de sus funciones- y se recogen varios testimonios de heridos en manifestaciones, que recopilamos en una galería más abajo:

  • 1. Evitar porrazos a manifestantes pacíficos. "No deben utilizarse porras ni instrumentos de impacto similares contra personas que no amenazan a nadie ni son agresivas", recoge AI, y, en caso de utilizarlas por ser invitable, nunca "en partes vitales del cuerpo". En caso de tener que recurrir a la fuerza ante la amenaza de una minoría, deben "proteger a los manifestantes pacíficos" y "no utilizar los actos violenctos de la minoría como pretexto para impedir el ejercicio de derechos fundamentales de la mayoría". Esta foto, que fue portada de muchos medios, es del 25S:

  • 2. Policías identificados. "Ha de poder identificarse a los funcionarios, por su nombre o su número de placa, durante las operaciones del orden público", recoge el informe. Esta es una crítica frecuente entre manifestantes. El 26 de septiembre, un joven fue golpeado por antidisturbios tras pedirle el número de identificación a un agente. Un día antes, en la protesta del 25S se producía este diálogo con un agente:

    -¿Me podría dar su número de placa?

    -Te voy a dar otra cosa

    Puedes verlo en el minuto 3:10 de este vídeo:

  • 3. Uso de "armas menores". AI recuerda que hay material como las pelotas de goma, el gas lacrimógeno y las granadas paralizantes que "pueden causar lesiones graves, e incluso la muerte". Uno de los testimonios que recoge es el de un ciudadano griego que quedó sordo tras el impacto de una granada paralizante. En el País Vasco el uso de lanzadores de pelotas quedará restringido a partir de 2013 tras la muerte de un joven de 28 años en incidentes tras un partido de fútbol en Bilbao. En Barcelona, en la última huelga general, una persona perdió la visión de un ojo por el impacto de una bola de goma. Estas fotos se tomaron esta semana en una protesta nacionalista en Pristina (Kosovo):
  • 4. Ante la disolución de manifestaciones. Amnistía Internacional recalca la importancia de la comunicación entre los responsables de seguridad pública y los manifestantes y en caso de tomar la decisión de disolver una "reunión", explican que "la orden ha de comunicarse y explicarse claramente" para conceder a los manifestantes suficiente tiempo para comprenderla y acatarla y poder tomar la opción de "dispersarse".

    Además, el informe recuerda que la labor de los funcionarios públicos "consiste en facilitar, no en restringir, la celebración de las reuniones pacíficas", que se "evitará recurrir a la fuerza en las operaciones de control de reuniones ilegales pero no violentas" y que la decisión de disolver una "reunión" debe tomarse "sólo si no hay otro medio de proteger el orden público ante un riesgo inminente de violencia". Este vídeo es de cargas dentro de la estación de Atocha tras las protestas del 25S en Madrid:

  • El informe reconoce que "la actuación policial de las manifestaciones puede resultar complicada" pero recalca que el adecuado uso de la fuerza policial es clave para no "intensificar la tensión" ni "aumentar el riesgo de que se genere más violencia". Estos son algunos casos de manifestantes heridos, recogidos por Amnistía Internacional en su informe sobre actuación policial en manifestaciones de la Unión Europea (en Twitter han lanzado el hashtag #stopviolenciapolicial):

    Aquí puedes ver algunos de los vídeos más polémicos de los antidisturbios: