POLÍTICA
25/11/2012 23:15 CET | Actualizado 25/03/2014 18:33 CET

Mas: "La situación no es fácil, pero saldremos adelante" (TUITS)

PANDELET

Con la cara larga pese a arrancar su declaración con bromas, el líder de CiU, Artur Mas, ha reconocido que el resultado electoral obtenido este 25-N no ha sido bueno. Pese a todo, el presidente de la Generalitat ha asegurado que no se arrepiente de haber adelantado las elecciones hasta dos años: "Ha sido una buena decisión" más allá de los resultados porque desvela "dónde estamos", ha comentado.

Dos son las lecturas que se extraen de su declaración después de que se formación se haya quedado en los 50 escaños, muy lejos de los 62 de las pasadas elecciones y a años luz de los 68 que representan esa "mayoría amplia" que requería para llevar a cabo su plan soberanista.

La primera, que la presidencia de la Generalitat no está en juego. Será de Mas o de Mas: "CIU debe liderar el próximo Gobierno, no hay alternativa a CiU", ha zanjado. No hay otra.

La segunda, que será necesaria iniciar una política de pactos: "No tenemos la fuerza suficiente para sacar adelante todo esto", ha subrayado.

SIGUE LA COBERTURA EN DIRECTO DE LAS ELECCIONES

"Es un resultado que, sin ser excepcional, sí es muy claro", ha abundado Mas para reconocer, entre aplausos de los congregados, que "la situación no es fácil, pero saldremos adelante".

Para Mas, la crisis económica y los brutales recortes que conlleva, con especial incidencia en Cataluña, junto con la apuesta soberanista planteada, han sido, a su juicio, los factores que han contribuido a la caída en número de escaños. En este sentido, ha sido claro respecto a sus pretensiones futuras: "El proceso por el derecho a decidir va adelante".