INTERNACIONAL
26/11/2012 11:43 CET | Actualizado 26/11/2012 11:44 CET

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, anuncia que su retirada de la política

AFP

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, ha anunciado por sorpresa su retirada de la vida política tras las elecciones legislativas del próximo mes de enero, a las que no se presentará por ningún partido. Barak ha aclarado que permanecerá en el Gobierno hasta esos comicios.

El ministro, uno de los rostros más visibles del Ejecutivo de Benjamin Netanyahu, ha comparecido ante la prensa para confirmar que pasará a un segundo plano. "Hay muchas maneras de contribuir al país, la política no es la única", ha explicado.

"He tomado esta decisión no sin dudas, pero de corazón", ha dicho Barak, de 70 años, que seguirá siendo ministro de Defensa "hasta que se forme un nuevo Gobierno en tres meses". Ahora, quiere dedicar la vida a estudiar y escribir, así como a pasar "más tiempo" con su familia.

Barak ha matizado que no se trata de una decisión improvisada, sino que ya la tenía meditada desde hace tiempo. Sin embargo, según ha declarado, la operación 'Pilar de Defensa' sobre Gaza retrasó el anuncio público.

Barak, primer ministro entre 1999 y 2001 y antiguo jefe del Estado Mayor, ha oscilado entre distintos cargos y opciones políticas a lo largo de su dilatada carrera. El último de estos pasos lo dio en enero del año pasado, cuando se salió del Partido Laborista y fundó una nueva formación, Atzmaut (Independencia).

Las encuestas pronosticaban para este partido una drástica caída en las elecciones de 2013, en las que podrían tener que conformarse con un escaño. La visibilidad del ministro durante la reciente operación militar sobre la Franja de Gaza había elevado a cuatro los escaños que podría obtener en la Knesset (Parlamento), pero queda por ver ahora cómo afectará la salida de su líder a las aspiraciones de Atzmaut.

NETANYAHU LE DA LAS GRACIAS

La convocatoria de la rueda de prensa de Barak generó gran expectación y desató todo tipo de especulaciones. La mayoría de las que recogían los medios israelíes coincidían en situar al ministro como candidato de otro partido para las elecciones de enero.

Los rumores también sugerían presiones por parte del primer ministro, Benjamin Netanyahu, para que Barak abandonase el Gobierno si anunciaba una candidatura sorpresa. El Likud se ha visto obligado a salir el paso de las especulaciones y ha negado que hubiese presionado en este sentido.

En sus primeras palabras tras conocerse la decisión final, Netanyahu ha dicho "respetar" el paso atrás dado por Barak, a quien ha querido dar las "gracias" por su "cooperación en el Gobierno" y su "contribución a la seguridad del Estado", según un mensaje difundido a través de Twitter.