POLÍTICA
31/01/2013 21:57 CET | Actualizado 31/01/2013 23:36 CET

Los papeles de Bárcenas: Otro día negro para el Partido Popular (FOTOS, VÍDEOS, TUITS)

El jueves por la mañana era imposible encontrar un ejemplar del diario El País en los kioscos de los alrededores de la calle Génova. La información que desvelaba en su primera página, titulada Los papeles secretos de Bárcenas, era un torpedo más en la línea de flotación del partido que sustenta al Gobierno.

La exclusiva era demoledora: las anotaciones del que fue gerente del partido durante 20 años y apenas uno tesorero —nombrado por Mariano Rajoy— revelan que el actual presidente del Gobierno recibió sobresueldos por valor de 25.200 euros anuales durante 11 años. No fue el único: Cospedal, Arenas, Rato, Acebes y Álvarez Cascos también se llevaron su parte.

La información llega varios días después de que el juez hiciera público que Bárcenas tenía ocultos 22 millones de euros en una cuenta en Suiza y de que el diario El Mundo revelase el pago de esos sobresueldos, en negro, a la mayor parte de la cúpula del PP.

Tras varios días de relativa calma —sólo interrumpida ayer por la noticia de que, efectivamente y en contra de lo que había sostenido el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, el extesorero del PP se había beneficiado de la amnistía fiscal promovida por el Ejecutivo para blanquear casi 11 millones de euros— la información del diario El País volvía a encender todas las alarmas.

El PP publicaba a primera hora de la mañana un breve comunicado negando la existencia de una contabilidad oculta y defendiendo que todos los pagos dentro del partido se han realizado “siempre conforme a la legalidad y cumpliendo las obligaciones tributarias”.

Comunicado PP by ElHuffPost

Esa misma línea de defensa ha sido la que ha utilizado la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, la dirigente que desde el primer momento ha tenido que salir a defender la honradez de la formación conservadora.

DEMANDAS

Porque de Mariano Rajoy, líder del PP y presidente del Gobierno, apenas se ha sabido nada a lo largo de la jornada. La propia Cospedal apenas ha señalado que está “muy tranquilo” y que ha decidido, por primera vez en su carrera política, interponer una demanda contra todos aquellos medios que “pongan en cuestión la honorabilidad del PP, la transparencia o la legalidad de las cuentas", ha subrayado Cospedal.

No sólo él, también lo harán todos los miembros que consideren que se ha mancillado su honor. Y lo harán contra todos los medios que difundan o reproduzcan las informaciones de El País. Una rápida búsqueda en Google Noticias ofrecía a primera hora de la tarde más de 45.000 informaciones relativas a los papeles secretos de Bárcenas.

La comparecencia de Cospedal ha tenido un toque de déjà vu, a algo ya escuchado: el partido es inocente, todo lo que se le atribuye son infamias y las informaciones “sólo persiguen perjudicar al PP a sus dirigentes y al presidente". Por todo ello, Cospedal ha asegurado que en su partido se sienten "indignados, indignados, indignados" y ha salido al ataque disparando directamente al mensajero (El País) y acusando a este medio de comunicación de querer perjudicar al PP.

Cuando estalló el caso Gürtel el entonces líder de la oposición y todos los barones del PP defiendieron un estribillo similar: las investigaciones iniciadas entonces por el juez Baltasar Garzón sólo buscaban tumbar a la formación conservadora, inocente de todos los casos que se le imputaban.

Por el momento, el caso Gurtel se ha cobrado la dimisión de más de una decena de cargos políticos, algunos tan relevantes como el expresidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps por el caso de los trajes.

Rajoy, que hace diez días aseguró que no le temblará la mano ante las irregularidades (si se entera de alguna en el seno de su partido), se ha limitado este jueves a convocar para el sábado una reunión extraordinaria del Comité Ejecutivo nacional.

DE INDIGNADOS A INDIGNADOS

De la indignación del PP a la indignación de la oposición, empezando por el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha preguntado directamente a Rajoy: “¿Cobró esos sueldos, sí o no?”. En un tono mucho más agresivo que cuando estalló el escándalo, ha aseverado que “la situación es crítica” y que las informaciones de El País son “sencillamente escandalosas”. Además, ha pedido a Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, que dimita por las cuentas de Bárcenas.

Dimisiones también han pedido los portavoces de Izquierda Plural, Ciutadan’s y el BNG, que han exigido la marcha de del presidente del Gobierno. Cayo Lara, de Izquierda Unida, cree que la actual situación requiere “regenerar la democracia”.

INTERNET SE MUEVE

La cabeza de Rajoy no sólo la han pedido los políticos. En Internet, a través de la plataforma Change.org, más de 130.000 personas han reclamado no sólo que el presidente del Gobierno se vaya, sino que, con él, lo haga toda la cúpula del PP.

Esta petición está acompañada del hashtag #lospapelesdeBárcenas que durante toda la jornada de este jueves nefasto para el PP ha sido el tema del día en Twitter. En la red social del pájaro azul el caso Bárcenas ha sido lo más comentado del día no sólo a través de esa etiqueta, sino también a través de otras variantes como #QueHableRajoy, #RajoyDimisión y #pelisconbárcenas, entre otros.

El PP ha sufrido el escarnio público en Twitter y también en Facebook, donde los perfiles oficiales del partido y de los principales dirigentes conservadores han visto cómo sus muros se llenaban de pequeños sobres mensaje tras mensaje.

Photo gallery Sobres dedicados al PP See Gallery

Y de la protesta virtual, a la real. Decenas de personas se han concentrado desde las 20:00 horas de esta tarde ante la sede del PP en la calle Génova en Madrid en protesta por las últimas informaciones. “La voz del pueblo no es ilegal”, “los delincuentes están al otro lado”, “dimisión”, “basta ya”, “la Cospedal a Soto del Real”, “qué papelón, defender al ladrón”, son algunas de las consignas que se han escuchado.

El eco de las protestas resonará mañana en el Consejo de Ministros y en la rueda de prensa posterior, donde los periodistas tendrán la oportunidad de preguntar a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, sobre el escándalo que sacuden los cimientos de la formación conservadora. La 'número dos' de Rajoy volverá a enfrentarse al caso Bárcenastras su “ni vi, ni se me ofreció” con el que despachó el asunto cuando estalló la semana pasada.

Este viernes, más.

Photo gallery El caso Bárcenas, en la prensa internacional See Gallery

ESPACIO ECO