INTERNACIONAL
12/02/2013 12:41 CET | Actualizado 14/04/2013 11:12 CEST

Corea del Norte advierte de nuevas acciones "más fuertes" si EEUU "continúa con su hostilidad"

EFE

Corea del Norte ha lanzado una advertencia tras la lluvia de condenas internacionales por la prueba nuclear efectuada esta madrugada, asegurando que esto es solo un "primer" paso.

"La prueba fue la primera acción llevada a cabo con la máxima moderación", ha asegurado el ministerio de Defensa norcoreano en un comunicado publicado por la afencia oficial KCNA.

"Si EEUU complica la situación con su hostilidad persistente, no tendremos más remedio que llevar a cabo respuestas más fuertes, en un segundo e incluso, una tercera etapa consecutivas", advirtió Defensa sin especificar cuáles serían estas acciones.

OBAMA: "ES UNA PROVOCACIÓN"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue uno de los primeros en expresar su condena al tercer ensayo nuclear de Corea del Norte -tras los de 2006 y 2009-, que calificó de un "acto altamente provocativo", que "amenaza la paz y la seguridad mundial".

En un comunicado, Obama consideró que este acto del gobierno de Pyongyang, constituye una "amenaza para la propia seguridad nacional de Estados Unidos", y para la "paz y seguridad mundiales".

Además, "viola las obligaciones que le imponen numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad" y aumenta el peligro de proliferación de armas nucleares.

Tras confirmarse la prueba nuclear, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y su homólogo surcoreano, Kim Sung Hwan, acordaron tomar medidas de manera "rápida y unificada".

EL DOBLE DE POTENCIA QUE EN 2009

La prueba nuclear efectuada por Corea del Norte esta madrugada tuvo un efecto el doble de potente que el test efectuado en 2009, según ha informado en Viena la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Pruebas Nucleares (CTBTO).

Aunque este organismo de la ONU aseguró no poder confirmar aún que se trató de una explosión nuclear, sí aseguró que el terremoto detectado tuvo una magnitud de 4,9 grados en la Escala de Richter.

Serán necesarias al menos 48 horas para comprobar si se ha producido liberación a la atmósfera de gases y radionucleidos que permitan apuntar a una explosión atómica como causa del terremoto.