INTERNACIONAL
15/02/2013 08:34 CET | Actualizado 16/02/2013 01:25 CET

Un meteorito deja casi mil heridos al impactar en los montes Urales (VÍDEO)

La caída de algunas decenas de fragmentos de meteorito en la región de Cheliábinsk, en los montes Urales, ha dejado este viernes casi mil personas atendidas en los hospitales, según el Ministerio del Interior ruso. Es el meteorito más dañino de los últimos años.

"El estado de al menos cinco personas es grave por profundos cortes de cristal", ha precisado el jefe del Centro Nacional de Situaciones de Crisis del ministerio de Emergencias ruso, Vladímir Stepánov. Casi mil personas han requerido atención médica y 112 han sido hospitalizadas, ha informado un portavoz del ministerio. El número de afectados es el mayor causado por un objeto espacial, según expertos británicos.

El meteorito ha dañado unos 3.000 edificios en Cheliábinsk, entre ellos 34 centros médicos y 361 colegios, según fuentes gubernamentales.

"Hubo una luz irreal que iluminó todas las aulas situadas en la parte derecha del colegio. Este tipo de luz no pasa en la vida, sólo cuando se produce el fin del mundo", ha relatado a Life News la profesora Valentina Nikolayeva.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS DEL METEORITO

El meteorito ha caído a unos 80 kilómetros de la ciudad de Satka, capital del distrito del mismo nombre, sobre las 09:20 hora local (06:20 hora española) y ha impactado en seis ciudades de las regiones de Cheliabinsk, Sverdlovsk y Tyumen, así como en territorio de Kazajistán.

Su peso antes de entrar en la atmósfera era de 10 toneladas, su energía alcanzó varios kilotones y alcanzó una velocidad de hasta 30 kilómetros por segundo, según las primeras estimaciones de la Academia de Ciencias de Rusia.

La caída del meteorito ha roto ventanas en casi 300 edificios de la región por la onda expansiva, ha informado el Ministerio de Emergencias de Rusia.

UN METEORITO "BASTANTE GRANDE"

Según varios testigos citados por la radio Eco de Moscú, a la colisión le han seguido fuertes explosiones, lo que ha llevado a muchos a interpretar de forma errónea que un avión se había estallado en pleno vuelo. "Era una meteorito bastante grande, puede que de varias decenas de metros de longitud (...). Los cuerpos de menos de 50 metros se desintegran casi siempre en la atmósfera, y si no se queman en su totalidad, a la Tierra llegan pequeños fragmentos", ha detallado Nikolái Zheleznov, experto del Instituto de Astronomía Aplicada.

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha asegurado que el meteorito no tiene ninguna relación con el asteroide 2012 DA14, cuyo paso está previsto para este mismo día a unos 27.000 kilómetros de distancia de la Tierra.

"Espero que no haya consecuencias graves, sin embargo, eso (la caída del meteorito) es una prueba de que no sólo la economía es vulnerable, sino todo nuestro planeta", ha declarado el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev.

NO FUE UNA LLUVIA DE METEORITOS

Algunos medios informaron en un primer momento de que había caído sobre los Urales una lluvia de meteoritos. "No ha sido una lluvia de meteoritos, sino un meteorito que se desintegró en la capas bajas de la atmósfera", ha aclarado la portavoz del Ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia, Elena Smirnij.

Smirnij ha añadido que la onda expansiva provocada por la caída del cuerpo celeste hizo saltar los cristales "en algunas viviendas de la región". Las autoridades de Cheliábinsk han reforzado las medidas de seguridad en las infraestructuras e instalaciones vitales de la ciudad.

La caída del meteorito no ha influído en los niveles de radiación, que se mantienen dentro de los parámetros habituales para la región. Rosatom, la agencia rusa para la energía atómica, informó de que sus instalaciones en la zona no sufrieron daños a consecuencia del impacto.

¿EL METEORITO FUE DERRIBADO?

Varios medios de comunicación han barajado la posibilidad de que la Fuerza Aérea rusa haya derribado el meteorito que ha caído hoy en los Urales. Un representante del departamento militar ha negado esa posibilidad aduciendo que "los sistemas de alerta de misiles están diseñados para registrar el lanzamiento de objetos desde superficie o agua”.

La Agencia Espacial Federal rusa asegura que los actuales dispositivos terrestres de vigilancia espacial no han podido registrar el objeto por "las especiales características de su movimiento”.

Sin embargo, Alexander Perendzhiev, miembro de la asociación de analistas militares, sostiene que las Fuerzas de defensa antiaérea están capacitadas para interceptar un meteorito antes de que impacte contra la tierra. “No pueden derribar el objeto entero, pero es posible interceptar algunos fragmentos de un tamaño mediano", según apunta la cadena RT.