POLÍTICA
04/03/2013 21:42 CET | Actualizado 04/03/2013 21:43 CET

El PP sigue sin demandar a Luis Bárcenas un mes después de anunciar acciones legales (VÍDEOS)

Hace un mes de esta frase de la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal:

"La dirección nacional del Partido Popular ha decidido entablar las acciones judiciales que sean pertinentes de acuerdo con nuestra asesoría jurídica para desmentir tajantemente, porque no vamos a consentir que se afirme o que se insinúe ningún comportamiento que pueda ser no honorable de este partido. Y no vamos a consentir que se ponga en cuestión ni la honorabilidad de los dirigentes del Partido Popular, ni la transparencia del Partido Popular, ni la legalidad de las cuentas del Partido Popular. Estas acciones judiciales las vamos a interponer como organización, es decir, como partido político; y también se van a interponer acciones judiciales particulares por todos y cada uno de los afectados de esta información".

La número dos del PP comparecía ante los medios de comunicación después de que el diario El País publicase los apuntes contables del extesorero del partido, Luis Bárcenas, en los que se reflejaban pagos de sobresueldos a diversos dirigentes de la formación, entre los que se encontraban ella misma y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Días después, el 4 de marzo, el Vicesecretario General de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano, anunció esas mismas acciones legales del PP contra Bárcenas y contra el diario El País, así como contra cualquier medio que difundiera tales informaciones. "Todos los que han atribuido al PP o a su dirección conductas ilegales o irregulares, y cuando digo todos es a todos, como partido, a los que lo hayan podido filtrar y a los que lo hayan publicado", dijo Floriano.

Del dicho al hecho han pasado más de 30 días y aún no hay querella del PP contra nadie. Las únicas demandas las han presentado, eso sí, a título personal, la propia Cospedal, la exministra Ana de Palacio, y el expresidente del Gobierno José María Aznar. Cospedal presentó su demanda civil el día 15 de febrero. Antes lo habían hecho Palacio, contra Bárcenas por injurias; y Aznar, contra El País por violación del derecho al honor. La de Ana Palacio ha quedado en nada, al ser desestimada por el juez.

Hace siete días, preguntada por dónde está la famosa querella del PP contra Bárcenas, Cospedal aseguró que se presentaría esta semana. Pero nada. En el PP se siguen pensando el contenido de esas demandas. Según la Agencia EFE, la dirección del partido dice que las presentará cuando estén listas, pero no dan explicaciones. Hoy lunes, la habitual rueda de prensa tras la reunión del Comité Ejecutivo no se ha producido. En su lugar, silencio y periodistas esperando en la puerta de la sede del partido en Génova.

Según la Cadena SER, hay miembros del PP que dudan de que se vaya a presentar por miedo a una reacción vengativa de Bárcenas.

LAS DEMANDAS LAS PONE LUIS

Y mientras en el PP esperan, no saben o no contestan, las demandas que llegan son las de Bárcenas contra el partido. Primero, por despido improcedente; después, por robo. El extesorero acusa al PP de darle de baja de la Seguridad Social el pasado 31 de enero de 2013 sin su consentimiento. En su demanda, según publicó El País, Bárcenas aseguraba haber cobrado "21.300,08 euros brutos al mes, incluido el prorrateo de las pagas extraordinarias". El PP respondió a Bárcenas: "Nos vemos en los tribunales".

Pero a los tribunales lo que llegó fue una segunda demanda del extesorero del PP. Bárcenas denunció al partido por un posible delito contra la intimidad después de que, el pasado 18 de febrero, forzaran la puerta de su despacho en la sede del PP. También reclamaba a la gerente del PP, Carmen Navarro, que le devolviera todo el material requisado, incluidos dos ordenadores portátiles.

Quien seguro que no presentará ninguna demanda es el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que afirmó que no le temblaría la mano para luchar contra los corruptos. Sin embargo, su pulso no ha sido tan firme a la hora de demandar al exgerente y extesorero del PP. El pasado día 1 de marzo, se conocía que Rajoy no presentaría ninguna demanda individual sino que se adheriría a la demanda, aún inexistente, del PP como partido. Una demanda que todavía es una amenaza fantasma.